Movistar y Vodafone, expedientados por apropiarse del saldo no gastado de los usuarios

Las autoridades de Consumo de Madrid y Andalucía han abierto expedientes sancionadores a los operadores Movistar y Vodafone respectivamente por apropiarse del saldo de los usuarios de prepago si éstos no lo recargaban en unos plazos establecidos por las propias compañías. La asociación de usuarios FACUA-Consumidores en Acción fue quien denunció estas prácticas.

Tal y como podemos leer en la propia web de la asociación de consumidores, los principales operadores estarían vulnerando el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. En uno de sus artículos se considera abusivas "las estipulaciones que impongan la pérdida de las cantidades abonadas por adelantado y el abono de cantidades por servicios no prestados efectivamente".

Esto motivó a la asociación a denunciar estos habituales métodos ante el Instituto Nacional de Consumo (INC) hace más de un año (octubre de 2009). Sin embargo, los procedimientos abiertos por las autoridades de Consumo están siendo tramitados con una "enorme lentitud" como, según la asociación ha expresado, es "lamentablemente habitual" para perjuicio de los intereses de los consumidores, ya que continúan "sufriendo las mismas irregularidades por parte de las compañías de telefonía móvil".

El INC se desentendió de este caso y sólo administraciones locales como en el caso de la de Málaga (Vodafone) y la de la Comunidad de Madrid (Movistar) han decidido abrir un expediente sancionador a las compañías. Desde FACUA se ha criticado esta dejadez por parte de las administraciones supuestamente interesadas en velar por el interés de los usuarios. La organización también ha animado a los usuarios afectados a que reclamen a las compañías para que las cantidades de las que se apropiaron les sean devueltas.

Prácticas abusivas justificando supuestos costes de mantenimiento

Desde la organización se ha advertido que los operadores no pueden justificar que los usuarios que no realizan recargas les supongan costes de mantenimiento. En cambio, Movistar se queda con el saldo del cliente si en 7 meses no ha efectuado una recarga. Después de 6 meses restringe el tráfico saliente y al séptimo sólo permite recibir SMS durante dos semanas. Transcurrido este periodo se le anula todo el tráfico al usuario. En el caso de Vodafone el plazo es de 10 meses y acaba con la pérdida de saldo y el número, mientras que Orange alarga los plazos hasta los 13 meses.