El Gobierno advierte de la pérdida de calidad en la telefonía móvil

El Gobierno advierte de la pérdida de calidad en la telefonía móvil

Redacción

El servicio de telefonía móvil va a peor. Así lo ha señalado el último informe del Ministerio de Industria que evalúa la calidad basándose en 18 parámetros. El informe refleja que la saturación de las redes empieza a afectar a la calidad de las llamadas y la atención al cliente de los operadores sigue siendo deficiente.

De estos citados 18 parámetros, un total de 15 presentan un "empeoramiento significativo" según este informe que se viene actualizando desde 2007 cada trimestre. Analiza el comportamiento de cinco operadores (Movistar, Vodafone, Orange, Yoigo y Euskaltel) y las conclusiones que podemos extraer apuntan a una bajada en la calidad a casi todos los niveles en comparación con años anteriores.

Por ejemplo, la calidad de la conexión de voz entre llamadas de móviles es "baja", siendo mejor la calidad entre móviles a fijos. Por otro lado, aumenta el número de llamadas fallidas que son motivadas por un empeoramiento entre las conexiones tanto en tráfico nacioonal como internacional. También se señala que en tiempo de establecimiento de llamadas se produce una mayor demora desde el móvil a destinos fijos.

Otros aspectos donde los operadores siguen fallando es en el aumento de los problemas para las portabilidades. Por otra parte se ha reducido el número de llamadas a servicios de atención al cliente que son atendidas en menos de 20 segundos pasando de ser de un 79% en 2009 a un 70% ese año. Además casi se dobló el tiempo de consulta efectiva en dichas llamadas (de 24,54 segundos un año atrás a los actuales 46,12 segundos).

Asimismo, se alargó el tiempo de solución en las reclamaciones. De los 3 días y medio de 2008 se ha pasado a casi 13 en 2010, mientras que las reclamaciones por correción de facturas también se incrementaron. El mínimo empeoramiento se situó en las reclamaciones sobre el saldo de prepago.

Estos datos coinciden con el último revuelo organizado tras los anuncios por parte de los operadores de eliminar las tarifas planas en banda ancha móvil por el colapso de las redes ya que, aseguran, las actuales no están optimizadas para soportar el aumento en el tráfico de datos. En nuestro país las tarifas son segmentadas por tráfico y proceden a ralentizar las conexiones de los usuarios una vez éstos superen el límite contratado.