Telefónica, multada por acusar de moroso a un cliente sin motivo

Telefónica, multada por acusar de moroso a un cliente sin motivo

Redacción

Tirón de orejas de la Agencia Española de Protección de Datos a Telefónica. La compañía presidida por César Alierta ha sido multada con 60.101 euros por facilitar los datos de un cliente a varios ficheros de morosos a sabiendas de que éste no les debía cantidad económica alguna.

Tal y como podemos leer en ElDiarioMontañés.es, Froilán Gutiérrez ha ganado en su batalla contra Telefónica. Todo comenzó cuando el operador ofreció al usuario un servicio especial de ADSL que éste no quiso aceptar hasta que no viese la oferta por escrito. Lejos de acceder a ello, la compañía procedió al envío de un equipo al domicilio del cliente, cosa que en ningún momento éste solicitó.

Al mismo tiempo, Telefónica comenzó a facturar al usuario la cuota mensual en la que figuraba dicho servicio ADSL, algo que, además, el cliente no disponía, lo que añade un plus de alevosía al caso. Por ello, Gutiérrez devolvió la factura y declaró por carta certificada su intención de pagar a la compañía los servicios prestados siempre y cuando las facturas fuesen adecuadas a lo firmado entre las partes.

Abuso de poderío por parte del operador

La petición del cliente llevó a un intercambio de cartas entre él y la compañía y finalmente un Arbitraje de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Cantabria dio la razón a Gutiérrez. Telefónica aceptó de cara a la galería, pero en un movimiento que ahora se califica de "abuso de su poderío económico", procedió a cortar el servicio telefónico y de Internet del usuario. Esto motivó que el cliente no tuviese más salida que acudir a los tribunales.

Finalmente, ha sido un juez quien ha dado la razón a Gutiérrez y ha optado por solicitar a la Agencia de Protección de Datos la multa de 60.101 euros hacia la compañía. Además, Telefónica ha tenido que indemnizar al usuario con 2.027 euros, aunque los costes del juicio han sido compartidos entre ambas partes, algo que es injusto a todas luces.

En definitiva, un nuevo caso de abuso de una compañía de telecomunicaciones ante sus clientes. Conviene recordar que son este tipo de empresas las que acaparan gran parte de las quejas y reclamaciones de los usuarios por este tipo de irregularidades a la hora de imponer sanciones a los clientes, las numerosas trabas para admitir las solicitudes de baja de los usuarios o la publicidad engañosa entre otras acciones.