Reino Unido descarta el impuesto de 50 peniques para financiar redes de fibra

Reino Unido descarta el impuesto de 50 peniques para financiar redes de fibra

Javier Sanz

El modelo que planeaba el ejecutivo británico para llevar las redes ultrarrapidas a todo el territorio ha fracasado. Por el momento no entrará en vigor el famoso impuesto que gravaba con 50 peniques al mes a cada usuario de banda ancha.

Los conservadores se han opuesto a la reforma fiscal y han tumbado la tasa que iba a permitir que las zonas rurales tuvieran fibra óptica hasta el hogar. El impuesto de banda ancha estaba previsto que se aplicara en todos los hogares con línea telefónica fija. El Gobierno tenía previsto recaudar más de 170 millones de libras al año para financiar redes de nueva generación en todo el territorio.

Los conservadores que también se han opuesto a otros dos impuestos más han señalado que "es necesario dejar al mercado que madure". No han sido los únicos en criticar la tasa, los distintos partidos de Empresas de Innovación también criticaron el polémico impuesto "porque no iba a beneficiar a los contribuyentes, sólo a las zonas donde precisamente no se iba a pagar".

Otras fuentes de financiación

Malcolm Corbett, director ejecutivo de la red de agencias independientes Asociación Cooperativa ha dicho en la BBC que "el gobierno tendrá que recaudar dinero por otros medios, tal vez obteniendo el sector privado y las propias comunidades involucradas. Con este panorama. parece que la brecha digital seguirá presente no sólo en España, en Reino Unido también.

Sigue el debate que planteamos: ¿Pagarías 50 céntimos al mes para financiar el despliegue de redes de fibra más rápidas?