Los operadores de telefonía móvil rebajan sus precios para contener el número de bajas

La caída del consumo y sobre todo las bajas masivas están obligando a los operadores tradicionales (Movistar, Orange y Vodafone) a rebajar sus tarifas y lanzar planes especiales. ¿Sucederá lo mismo en el mercado de ADSL?

Yoigo y los nuevos virtuales, que en febrero han llegado a captar hasta el 41% de las nuevas altas han obligado a los tradicionales a rebajar sus tarifas para frenar la pérdida de clientes. Hace dos años, los operadores afirmaban que "era más rentable perder clientes que rebajar sus precios", lógicamente era muy diferente la situación económica y los usuarios llamaban más por teléfono.

Según datos de la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), los operadores españoles gastaron el año pasado 1.637 millones de euros en subvencionar teléfonos móviles, a través de los programas de puntos o bien ofreciendo nuevos terminales para captar clientes de sus competidores. Sin embargo, esta estrategia, además de cara, no ha dado los resultados esperados: ni siquiera el lanzamiento estrella del año pasado, el iPhone que logró en exclusiva para España Telefónica, logró aumentar la cartera de clientes.

Telefónica ha sido la primera en rebajar sus tarifas un 50% aproximadamente, y rápidamente Vodafone y Orange han respondido con nuevas tarifas planas. Es evidente que los efectos de la crisis están fomentando la competencia en telefonía móvil y pronto podríamos asistir a un fenómeno similar en banda ancha.

Jazztel ha decidido regalar el ADSL durante tres meses, Orange está ofreciendo cuotas rebajadas y Vodafone está realizando descuentos a los clientes que además contratan una tarifa plana de móvil. Esta situación podría obligar a Telefónica a rebajar sus precios finales para no perder el 56% de la cuota de mercado que mantiene actualmente.