El ADSL revendido de Telefónica no es rentable para los operadores alternativos

El 40% del territorio nacional no tiene ofertas de acceso directo por parte de los operadores alternativos. Los internautas que desean contratar banda ancha están obligados a hacerlo directamente con Telefónica, o con ofertas revendidas por parte de los rivales del ex monopolio. El problema es que este tipo de acceso no es rentable para los alternativos ya que los márgenes son muy estrechos, incurren en gastos adicionales para conseguir las altas y además, Telefónica recapta a clientes que pierde ofreciendo mejores ofertas.

Por este motivo, Jazztel va a dejar de comercializar las ofertas de acceso indirecto en los canales de distribución tradicionales. Igual que Orange, ofrece 7 megas de bajada y 640 Kbps de subida, pero cuando cuando capta un cliente, automáticamente Telefónica intenta recuperarlo ofreciendo una oferta especial, por ejemplo el Dúo 6 megas desde 26,95 euros.

Ante esta situación, los alternativos incurren en gastos de distribución, marketing y por tanto dejan de ser rentables estas ofertas.

¿Telefónica puede recaptar un cliente que ha perdido?

Según informa la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), la operadora no puede realizar prácticas de recuperación de abonado desde el momento de inicio de la tramitación de solicitud del servicio por parte de otro operador, y hasta transcurridos dos meses contados desde la fecha de entrega del servicio de prolongación del par. Esto significa que en principio estas prácticas son anticompetitivas.

ADSLzone.net ha comprobado como al solicitar 7 Mb con Jazztel siendo clientes de Telefónica, automáticamente el ex monopolio nos ofrece una rebaja en la cuota mensual para que no cambiemos de compañía.

El 40% del territorio sin competencia

Esta situación lleva a que prácticamente la mitad del país esté supeditada a la contratación de ADSL con el ex monopolio. De hecho, según los últimos datos del regulador presentados en el tercer trimestre de 2008, el ADSL indirecto perdió un 12,3% de abonados con respecto a 2007. En total, hay 450.000 accesos indirectos en España.