Google contesta a Microsoft burlándose de su campaña de desprestigio Scroogled

Apenas unas horas después del último episodio de la campaña Scroogled de Microsoft que busca empañar la imagen de uno de sus grandes rivales, Google, ésta ha contestado con ironía. Su respuesta es toda una crítica a la falta de innovación de los de Redmond en el sector tecnológico.

"Mantén la calma mientras nosotros robamos tus datos", reza una de las camisetas que forman parte del merchandising de Microsoft en su última campaña de desprestigio contra Google. Como vimos hace apenas un día, en este nuevo capítulo de Scroogled, la firma responsable de Windows ha optado por vender tazas y camisetas en su tienda para convencer a los usuarios de los peligros de utilizar los servicios de su rival.

El objetivo de Microsoft es ambicioso, ya que pretende explotar las debilidades de la compañía de Mountain View y ensuciar el poder de su marca. Sin embargo, la contestación de esta última a esta particular forma de criticar sus servicios también ha sido de lo más original, certera y sarcástica.

"La última apuesta de Microsoft no es ninguna sorpresa. La competencia en el mercado de los wearables está que arde", ha afirmado Google en su respuesta a la venta de estos polémicos productos. Se trata de un dardo envenenado rumbo a Redmond, burlándose de la incapacidad de innovación que ha demostrado el gigante estadounidense en el ámbito tecnológico.

El buscador se refiere a los nuevos dispositivos que están aterrizando en el mercado, la denominada gama wearable que el usuario lleva puesta en forma de relojes inteligentes o las próximas gafas inteligentes. Mientras que la firma californiana competirá e innovará a través de las Google Glass, Microsoft se limita a ofrecer camisetas, sombreros y sudaderas, se ha venido a decir desde Mountain View.

Así pues no se ve rastro de intimidación en Google con este nuevo episodio de Scroogled. En cualquier caso, estas noticias no dejan de sorprender en España, donde las compañías no tienen permitidas estas agresivas campañas de publicidad para atacar a sus rivales. ¿Creéis que son sanas para la competencia?