Investigan una tecnología para cargar el móvil a través de las redes WiFi que lo rodean

Un nuevo sistema podría revolucionar la forma en que los usuarios cargan sus dispositivos móviles. Se trata de una tecnología que recargaría la batería de los gadgets sin necesidad de conectarlos a dispositivos, ya que se aprovecharía de las ondas de las redes WiFi alrededor de éstos.

Las baterías del futuro podrían depender únicamente de las ondas electromagnéticas para recargarse. En esta idea han trabajado unos investigadores de la Universidad de Duke que han realizado un proyecto mediante el cual han dado con un circuito capaz de aprovechar la energía de las distintas redes inalámbricas a su alrededor.

Para este interesante proyecto han utilizado conductores de cobre y fibra de vidrio. El dispositivo creado es capaz de aprovechar la energía de las redes WiFi, de telefonía móvil e incluso de las emisoras de radio y televisión. Igualmente, aunque la potencia de éstas es muy baja, logran captar las señales emitidas por los satélites. En total han logrado una tensión continua de 7,3 voltios (un cargador USB logra 5 voltios) y han mejorado otros sistemas con este mismo concepto, ya que han logrado una eficiencia del 37% al convertir las ondas en energía.

Un principio parecido al de los paneles solares

Su funcionamiento es muy similar al de los paneles solares, con la salvedad de que en este caso son las ondas las que se convierten en energía eléctrica. De hecho, según declaran sus desarrolladores, "la eficiencia conseguida es comparable con la que logran las placas solares".

"Es posible usar este diseño para muchas frecuencias y tipos de energía, incluida la recolección de energía de la vibración y del sonido", explican acerca de las posibilidades de su sistema. No en vano, además de servir para recargar baterías de dispositivos electrónicos también puede utilizarse para absorber la energía de las redes WiFi y, por ejemplo, impedir que esta señal acceda a través de determinadas paredes o techos.

Aunque todavía es pronto para encontrarle una aplicación comercial a este sistema, la noticia es cuando menos esperanzadora. Dada la cantidad de señales que podría aprovechar el sistema, podría independizarnos por completo de los cargadores y permitir que nuestros móviles, tabletas, etc. se puedan ir cargando de forma automática, lo que supone un gran avance.