¿Merece la pena instalar placas solares? Qué tener en cuenta

¿Merece la pena instalar placas solares? Qué tener en cuenta

Rocío GR

La instalación de placas solares o la energía solar nos hace conseguir aprovechar hasta la más mínima energía del sol para convertirla en electricidad y así conseguir un autoconsumo que tiene poco impacto en el medioambiente. Aunque, también nos permite ahorrar a corto y largo plazo reduciendo lo que pagamos en la factura de electricidad.

La mayoría de empresas encargadas de la instalación de placas solares cuentan con información o un estudio previo en el que recibiremos consejo, análisis o asesoramiento sobre qué nos conviene más según el consumo que hagamos o el tipo de casa o vivienda que tenemos, relacionado con el número de placas y sistema que deberemos instalar. Aunque, también conviene esto mismo para puedas hacerte una idea previa sobre cuánto costará o qué tendremos que hacer.

Qué tener en cuenta

No podemos instalar placas solares cuando lo decidamos, sin más. Al menos en España. No basta con comprarlas y colocarlas en el tejado cuando queramos para empezar a beneficiarnos de sus ventajas, principalmente ahorrar en la factura de la luz, sino que tenemos que tener una serie de permisos y autorizaciones para que podamos confirmar que podemos instalar las placas. Los permisos se diferencian en dos partes: los que debemos tener antes de la instalación y los trámites que debemos hacer después de la misma. Por tanto, os explicaremos con todo detalle en qué consisten este tipo de permisos.

Normativa y permisos

Hay una serie de permisos que son fundamentales. Lo primero, necesitamos un diseño del sistema de la instalación: un instalador autorizado debe realizar el diseño de la instalación que vas a tener y debe realizar una memoria técnica que tenga en cuenta la normativa vigente. Una vez que tengas el diseño del sistema necesitas solicitar los permisos de acceso y conexión a la empresa distribuidora. Y el tercero de los “grandes” pasos es tener una licencia de obra que dependerá del tamaño de la instalación y no siempre será necesaria pero sí habrá que hacer una comunicación.

Como recogen desde la empresa Otovo, otros permisos son:

  • Autorización ambiental o de utilidad pública

No es necesaria generalmente para instalaciones de menos de 100 kWp (pico de kilovatios) aunque debes consultarlo según la Comunidad Autónoma en la que vivas o el lugar en el que vayas a instalar las placas solares por si se trata de un territorio protegido, por ejemplo.

  • Autorización administrativa y de construcción

Solo es necesaria en caso de grandes instalaciones. Las menores de 100 kWp no necesitan tener autorización administrativa, aunque conviene consultarlo.

  • Certificado de fin de obra

Como su propio nombre indica, certifica que la obra se ha realizado de forma correcta. Dependerá del tamaño de la instalación que lo haga un electricista o un técnico de grado superior. Dependerá de si es de más de 10 kWp o menos.

  • Inspección inicial e inspecciones periódicas

Tampoco será necesaria en caso de instalaciones de menos de 10 kWp o, al menos, no obligatorias. Por tanto, habrá que realizar una inspección inicial y periódica realizada por un organismo autorizado en el caso de que, allí dónde se vaya a instalar, sean lugares de pública concurrencia o locales húmedos.

  • Otros procesos y autorizaciones
    • Registro de instalación de autoconsumo si es industria.
    • Contrato de acceso para la instalación de autoconsumo.
    • Contrato de suministro de energía para los servicios auxiliares.
    • Contrato de representación.
    • Contrato de compensación por excedentes.

Ten en cuenta que para la legalización de la instalación fotovoltaica necesitamos un instalador autorizado. No puedes instalarla sin más. Por eso es aconsejable que te informes con la empresa a la que vas a comprar las placas o con un experto o instalador que te diga paso a paso qué debemos hacer o cuál es el proceso. Algunas empresas te ofrecen asesoramiento técnico y un instalador nos informa de todo.

Modalidades de autoconsumo

También debemos tener en cuenta la normativa vigente sobre las instalaciones de placas solares cuando el usuario realiza un autoconsumo. En ese caso, se diferencia entre autoconsumo sin excedentes o autoconsumos con excedentes. Según el Real Decreto aprobado en abril de 2019, existen estos dos tipos de autoconsumo. El autoconsumo con excedentes acogido a compensación no se limita a suministrar energía eléctrica para el autoconsumo, sino que, además, vierte el excedente en las redes de distribución y transporte.

Y sin excedentes, como su propio nombre indica, es un equipo o instalación que no vierte energía a la red y que impide trasladar los excedentes a la red de distribución. Es decir, no recibes compensación económica, sino que el titular es el único responsable tanto para las “ventajas” como para posibles inconvenientes. El gran beneficio del autoconsumo sin excedentes es que la tramitación es mucho más sencilla que en el caso anterior y algunos de los requisitos del anterior apartado no son necesarios, como los permisos de acceso y conexiones, por ejemplo. En general, el este caso es el más recomendable, puesto que agiliza mucho todos los trámites administrativos para poder realizar la instalación.

Ventajas e inconvenientes

Como cualquier tipo de sistema de energía, este tienes sus pros y sus contras. Por esto mismo, vamos a pasar a ver qué nos dará este tipo de sistema de energía, además de los inconvenientes que nos podrá proporcionar el hecho de querer instalar una placa solar en la vivienda, un local o una nave. Por tanto, si vas a querer hacer uso de él, tendrás que tener antes en cuenta cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles, así que aquí te dejamos los más importantes.

Solar Roof

Ventajas

Para empezar, un menor impacto medioambiental gracias a que la energía solar, y todas las energías renovables en general, no son perjudiciales para el medioambiente. Al contrario que pasa con las fuentes energéticas tradicionales como el petróleo, carbón, o gas natural, causantes del efecto invernadero y otros residuos que contaminan nuestro aire, agua y tierra. Las placas solares te aportan un sistema que es renovable y abundante. La tierra recibe 120 mil terawatts de radiación solar, 20 mil veces de energía que la energía que se necesita en el mundo entero. También es amigable con el ambiente, realmente la energía del Sol no causa contaminación.

Huelga decir que los combustibles fósiles anteriormente comentados, cada vez son más escasos, por lo que es un motivo más de peso para que demos el salto de una vez por todas a la energía solar ahora que se ha incrementado la popularidad de las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo, que ya podemos ver gestionadas en muchas comunidades de propietarios, y en empresas con certificado de eficiencia.

Por otro lado, reduce los costos de electricidad. Tal vez esta sea la ventaja que más llame tu atención, ya que la energía solar por medio de placas solares supone un ahorro sustancial en la factura de electricidad, tanto si el sistema instalado suple total o parcialmente el suministro de la red eléctrica. Además, la inversión inicial se recupera en tan solo un período de amortización de 4 a 6 años.

Con los nuevos medidores bidireccionales es posible que si un hogar produce más energía de la que consume, esta pueda regresar a la red eléctrica de CFE con lo que el usuario obtiene crédito a favor. También se configuran como sistemas compartidos. No todas las casas o edificios tienen espacio para ubicar decenas o centenas de paneles solares, es por ello que se están creando los jardines solares comunitarios, de tal manera que la gente se puede suscribir a estos parques y ahorrar electricidad.

Es importante resaltar que en el caso de España, si sigues conectado a la red convencional, el ahorro se aplica directamente al consumo, llegando hasta a un 70% de reducción. Por el contrario, del modo pasivo se va a incluir la potencia contratada, tarifa de acceso, peajes, etc.

Por último, la instalación de placas solares es silenciosa. Cuando lo hagas, después no tendrás ningún ruido asociado. Y, además, se constituye como una tarea de bajo mantenimiento. Apenas se necesita limpieza de los paneles, los cuales llegan a tener hasta 20 años de garantía o más. Todo dependerá de la empresa a la que vayamos a comprar los paneles solares y, por supuesto, la instalación del sistema de energía.

Inconvenientes

Como ya has visto, usar energía de origen solar tiene muchas cosas positivas, pero como en todos los casos también tiene su parte negativa. Por un lado, ya sabes que se necesita hacer una inversión inicial elevada, lo que suele disuadir a muchos de los hogares que poseen menos recursos económicos. No obstante, en muchas ocasiones podremos pagar de forma mensual. Aunque, queda claro que el precio será también elevado o se alargará mucho en el tiempo.

Por otro lado, realmente un panel solar tiene una potencia limitada. Por eso, en muchas ocasiones, este tipo de energía no es suficiente para satisfacer todas las necesidades que requiere una vivienda. Para que veas un ejemplo, una casa pequeña en una zona templada no suele gastar menos de 7 Kw diarios y un panel estándar genera 250 Kw.

Por último, si quieres hacerte con algunas placas solares para su uso, deberás tener en cuenta que estas dependen mucho del clima. Sin duda, es algo que hay que relativizar porque puedes hacer una media de horas de sol anuales o diarias. Sin embargo, si el tiempo en tu zona suele cambiar bastante y no posees mucha capacidad para almacenar energía, tal vez esta no sea la mejor opción para ti. Y claro, si tampoco tienes mucho sol en tu zona, no será la mejor opción tampoco. De todas maneras, todo depende de cada caso concreto y las circunstancias generales que se tengan.

Cómo funcionan

Al respecto, y más allá de todo lo que podemos tener con estas placas solares que ya se ven por un buen un número de lugares, viviendas y establecimientos, cabe mencionar su funcionamiento. Porque, pese a lo simple que pueda parecer en un momento, también tiene su intríngulis, como todo.

Como tal, diremos que un panel solar genera electricidad siempre y cuando las partículas de luz solar, o fotones, golpeen a los electrones para liberarlos de los átomos y los ponen en movimiento. Este flujo de electrones es electricidad y las placas solares están diseñadas para capturar este flujo, convirtiéndolo en una corriente eléctrica utilizable.

Cabe decir, también, que estas células, que suelen ser de silicio cristalino o arseniuro de galio, se mezclan con otros componentes como el fósforo o el boro que hacen por modifican¡r las propiedades conductoras. De esta forma se crean dos partes: una de carga negativa y otra de carga positiva.

Es ahí cuando, al exponerse al sol, se genera energía de corriente continua (CC) que mediante un inversor se convierte en corriente alterna (CA). Esto da como el fin el que todos conocemos y que da lugar al resultado: que la energía de corriente alterna fluya luego a través del panel eléctrico de la casa y se termine distribuyendo.

Algo importante a tener en cuenta, también, es que la cantidad de electricidad que tenemos en la celda dependerá del tamaño de la celda. Así, cuanto más pequeña sea la celda, menor será la electricidad, y cuanto más grande sea, más electricidad será.

Tipos de placas solares

Independientemente del tipo que instales debes tener en cuenta que hay una serie de permisos que debemos tener en cuenta antes de la instalación, pero también una serie de trámites que debemos llevar a cabo después de la misma. Hay muchos tipos de placas solares en el mercado y lo primero que debes tener en cuenta es cuáles quieres instalar. No son todas iguales, aunque su finalidad sí lo sea. Es por esto mismo por lo que hay que conocer bien las distintas placas que se podremos llegar a encontrar. Pero, por lo general, solemos diferenciar entre fotovoltaicos, térmicos e híbridos.

Las placas solares fotovoltaicas utilizan la energía solar para convertirla en electricidad. Por su parte, el panel solar térmico convierte la energía procedente del sol en energía térmica o calor como puede ser climatización o agua caliente. Por último, las híbridas que nos permiten utilizar las dos tecnologías anteriores en los mismos paneles y nos permiten producir electricidad y calor con una misma instalación.

En general, te interesará contar con placas solares híbridas, puesto que te soluciona todos los problemas energéticos que suele tener una casa. Si no optas por las híbridas, tendrás que optar por las fotovoltaicas y, después, utilizar esa energía para calentar el agua. Es decir, es dar más vueltas para conseguir lo mismo.

También la archiconocida Tesla cuenta con un sistema que no incluye una instalación de placas solares como tal, sino que sustituye tu techo para “producir energía limpia”. Tesla presume de “energía solar elegante sin concesiones” con un diseño elegante y con un sistema de energía solar completamente integrado con el hogar. Además, prometen que la tejas duran tres veces más que las tradicionales y soportan cualquier clima además de vincularse con el Powerwall que almacena el excedente para cuando lo necesites y nos permite un control total desde la aplicación Tesla.

Beneficios carga coche eléctrico placas solares

Costes, ahorro y amortización

Después de conocer esa serie de ventajas e inconvenientes que nos puede llegar a dar el uso de este tipo de sistemas de almacenamiento de energía, otro de los puntos más importantes será la inversión inicial que deberemos llevar a cabo. Es decir, cuánto va a costarnos. Y no solo esto, sino que también nos interesará conocer cuánto vamos a tardar en recuperar el dinero que hemos invertido en esta instalación de placas solares o cuánto vamos a conseguir ahorrar en las próximas décadas si decidimos apostar por el autoconsumo.

Precio de la instalación

¿Cuánto cuesta hacer una instalación de placas solares? Depende. No es como comprar un ventilador, sino que dependerá de muchos factores. Los tres más importantes son: el tamaño de la instalación o la potencia pico, la calidad de los componentes fotovoltaicos o la dificultad de hacer la instalación.  Dependerá del tamaño que nos cueste más pero también que consigamos un mayor retorno ahorrando mes a mes durante los próximos años. Dependerá de la energía que necesites que elijas poner más o menos placas, del consumo que hagas. No será lo mismo vivir solo que ser una familia con seis personas que hace uso frecuente de electrodomésticos o aire acondicionado, por ejemplo.

En general, para una familia con un consumo normal de electricidad, el precio de los paneles será de unos 8000 euros. A esto hay que sumar el coste de la instalación, por lo que el precio final puede subir a unos 12.000 euros. En general, se puede asumir que la amortización de las placas solares se lleva a cabo en unos siete años de media. Es decir, que, a muy malas, en 10 años habrás recuperado la inversión.

La gran empresa de muebles Ikea cuenta con su propio sistema de energía solar, por ejemplo. Lo que nos ofrece Ikea son dos sistemas, SOLSTRALE o su versión PLUS más eficiente, en diferentes tamaños dependiendo de tu vivienda o el consumo. La opción más asequible es de cuatro paneles fotovoltaicos de 340W o 390W “para casa o vivienda pequeña con consumo limitado durante el día” por unos 4.100 euros con IVA incluido en su versión normal o unos 5.000 euros IVA incluido en su versión PLUS. En el caso de los 12 paneles que oferta en su opción más completa para “casa o vivienda más grande, bien equipada o con consumo importante durante el día” nos incluye doce paneles de 340W o 390W por 6.633 euros o la versión Plus por unos 7.800 euros con IVA incluido.

ikeaLa empresa Solarplus nos permite hacer un breve test donde nos indicará cuáles son los paneles más adecuados según tu tejado, si hay o no sombra o según otros factores como cuánto pagas de electricidad mensualmente. En esta web, además, puedes hacer una comparativa entre las diferentes marcas atendiendo a criterios como calidad-precio, fiabilidad, eficiencia…

test

Ahorro y amortización

Lo que vas a tardar en amortizar las placas solares dependerá de muchos factores. Como es lógico, dependerá del tiempo y las condiciones del lugar en el que vives. No será similar vivir en zonas del norte con clima lluvioso que en zonas mediterráneas donde prácticamente todos los días del año luce el sol. Es uno de los factores que debemos tener en cuenta para sacar partido a la instalación. También debemos tener en cuenta la orientación… No tiene sentido hacer una instalación de placas solares con orientación a la que nunca le da el sol, por ejemplo.

Para entender la amortización hay que tener en cuenta la TIR o Tasa Interna de Retorno. Para ello hay dos factores fundamentales que nos ayudan a calcular la rentabilidad: el precio de la instalación y el ahorro energético anual. Calcular el precio de la instalación es muy sencillo pero la dificultad llega con el cálculo de la estimación de ahorro anual. Dependerá de cada casa, cada rutina, cada lugar.

Por eso, para conseguir un cálculo de la estimación de ahorro anual debemos tener en cuenta el precio de la luz y la evolución de dicho precio, el consumo que hace cada usuario o cada casa y la capacidad de producción de los paneles solares que hemos instalado.

Según explican desde la empresa especializada SotySolar, el retorno o amortización se sitúa entre los cinco y los diez años, pero depende del tamaño de la instalación y la forma de pago. Además, esta empresa (y otras muchas) ofrecen la posibilidad de hacer un estudio según tu situación concreta o según la instalación que quieras poner ya que amortizar la instalación de placas solares es algo muy concreto. En Sotysolar también indican que “lo más habitual es ahorrar entre el 50% y el 60% de la factura de la luz con soluciones de autoconsumo de placas fotovoltaicas y que recuperes la inversión en menos de siete años”. En la mayoría de los casos.

Es un gasto considerable en un primer momento, pero, una vez realizas la instalación, lo normal es recuperar la inversión en menos de 10 años. Y, si cuidas bien tus placas solares, estas pueden aguantar más de 15 años. Además, estamos viendo cómo cada día la factura de la luz sube más y más, y es algo que es probable que se mantenga en el tiempo (habrá que ver qué cambia desde que España y Portugal fueron catalogadas como isla energética por la Unión Europea).

Por lo tanto, cada día que pasa merece más la pena la instalación de placas solares híbridas en tu casa, tanto para conseguir agua caliente y calefacción como para conseguir electricidad. Por esto mismo, es importante tener en cuenta una serie de consejos para mejorar la rentabilidad:

  • Elegir buenos materiales y de gran calidad.
  • Calcular y estudiar las horas de luz.
  • Estudiar y calcular el precio de la energía.
  • Conocer los consumos de los usuarios.
  • Estudiar y conocer los hábitos horarios.
  • Tratar de hacer una estimación o prever cómo será en el futuro.

Más allá del ahorro energético

El ahorro en la factura de la luz se produce en la mayoría de casos por lo que, haciendo algunos cálculos y análisis de la situación, puede que te hayas dado cuenta de que te compensa económicamente y recuperarás tu inversión en pocos años, lo que hace que los siguientes años no hagas más que ahorrar. Pero este no es el único beneficio que percibirás, ya que estás contribuyendo al medio ambiente.

Uno de los principales beneficios de las placas solares es el medioambiental, algo que no solo te beneficia a ti sino también al resto de personas. En estas estás aprovechando una energía renovable, que es la solar. Esta es gratis, ilimitada y limpia. Evitarás usar otras fuentes de energía que se agotan y tienen un coste. Además, ayudarás a evitar y reducir las emisiones de CO2 y otras sustancias presentes en la atmósfera.

El sol es una fuente de energía que se puede aprovechar mucho más de lo que se hace, y esta es tu oportunidad. Las instalaciones fotovoltaicas son una manera sostenible y limpia de conseguir energía, además es una inversión que se compensa con creces. Además, si no cuentas con dinero para hacer esta inversión, algunas empresas energéticas, financieras y de otro tipo te dan facilidades para que no hagas este desembolso económico completo al momento.

1 Comentario