La piratería mata según el presidente de la Academia de Cine

La piratería mata según el presidente de la Academia de Cine

Redacción

Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine, ha vuelto a atacar con dureza a la llamada "piratería" y lo que denomina "el todo gratis" en Internet y pide al Gobierno medidas drásticas para que las webs de enlaces dejen de "campar por sus fueros" en nuestro país.

El último artículo de González Macho vuelve a estar cargado de críticas y duras palabras contra la "piratería" en la Red, a quien acusa como único culpable de la crisis por la que atraviesa el sector audiovisual en nuestro país. En la línea de los enemigos de las descargas como Alejandro Sanz, Enrique Cerezo, Pau Donés o la familia Bardem, no duda en calificar de "expolio" la actividad que producen las páginas de Internet que enlazan a películas y series aunque no las alberguen en sus servidores.

"Esta práctica está acabando de una forma impune con todo potencial creativo", afirma el productor, quien insiste en la necesidad de "medidas legislativas" que clarifiquen que en el acceso a Internet se debe respetar los derechos de autor y que "no se puede disponer de las obras audiovisuales sin su permiso y/o mediante la debida compensación económica". Como viene siendo habitual en los últimos meses, denuesta a la Ley Sinde porque no la ha considerado una medida efectiva.

González Macho anima a "poner orden y coto a todo ello y lo antes posible" dejando entrever que su mensaje va dirigido al Gobierno hasta el punto de amenazar con una intervención exterior que pasaría por encima de la soberanía del pueblo español a la hora de legislar. "Si no lo hacemos nosotros vendrán de fuera para imponerlo y sería muy triste que una vez más demostremos la incapacidad de solucionar en casa nuestros propios problemas", concluye su artículo.

Sus palabras forman parte de la última campaña de presión emprendida por la Coalición de Creadores, el lobby del sector cultural y del entretenimiento en España, que viene a pedir un endurecimiento de las medidas para atacar a las webs de enlaces. El grupo ha aprovechado la posición de la Fiscalía a favor de considerar un delito castigado con penas de prisión para relanzar su discurso público con el ánimo de condicionar las próximas reformas del Gobierno en materia de propiedad intelectual.

En definitiva, una nueva ofensiva contra las descargas que ignora por completo la nula alternativa propuesta desde la propia industria. Su prometida oferta legal para acceder a contenidos audiovisuales sigue brillando por ser escasa, cara y pobre en catálogo y resulta difícil de creer que con nuevas leyes antipiratería la situación vaya a ser tan paradisiaca como prometen.