El éxito inicial de Chromecast lleva al equipo de Google a agotarse en pocas horas

Esta vez sí, Google parece haber dado en el clavo con su último dispositivo. Junto al Nexus 7, la compañía estadounidense presentó Chromecast, un pequeño gadget diseñado para poder llevar contenidos desde la pantalla del teléfono móvil, de la tablet y de Internet directamente al televisor.

El pasado martes la compañía de Mountain View presentó sus últimas novedades. Al igual que hiciese el año pasado con la fallida Nexus Q, a la par que enseñó su tableta de 7 pulgadas optó por presentar un nuevo equipo cuyo uso está centrado en el hogar del usuario. En este caso se trató del denominado Chromecast, un pequeño dispositivo USB que se conecta al televisor y que permite reproducir en él tanto los contenidos del móvil y de las tabletas como de los portales de Internet YouTube y Netflix.

Su funcionamiento, muy sencillo, y su precio realmente económico (35 dólares en su estreno), la acogida por parte de los usuarios ha sido muy buena. Así lo demuestra el hecho de haber agotado todas las unidades en cuestión de muy pocas horas en dos de las tres tiendas donde se comercializa (de momento solo en EEUU), Amazon y Best Buy. También se puede adquirir en la tienda de Google, pero sus unidades también escasean.

Los primeros compradores del equipo disfrutan de tres meses gratis de suscripción a Netflix, lo que ha supuesto un gancho muy atractivo para las ventas de un equipo que es visto como la vuelta de tuerca al estancado Google TV. Chromecast apunta a ser la incursión con mayor seriedad del gigante tecnológico en el sector de la televisión para plantar cara al resto de Smart TV y a Apple TV, el servicio de su gran rival.

Precisamente uno de los puntos fuertes de este equipo es que no solo es compatible con dispositivos Android, sino que también lo es con el iPhone y el iPad. De este modo, Google busca acaparar la mayor cantidad de usuarios potenciales dada la elevada cuota de mercado que tienen los productos de Apple en el país norteamericano.

No obstante, la rapidez con la que se ha agotado Chromecast hace pensar no solo en el éxito del producto. Existe un temor a un nuevo fallo de previsiones en las ventas del dispositivo como ya sucediese con el Nexus 4 y Nexus 10, lo que podría complicar en exceso adquirirlo. Esperemos que Google haya aprendido del error y aproveche el tirón de un equipo con el que parece haber acertado de lleno.