La Ley de Propiedad Intelectual actuará contra los que suban contenido ilícito de forma masiva

El nuevo borrador de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual indica que los portales responsables de difundir contenido protegido con derechos de autor no serán el único blanco. La LPI también pretende actuar contra los particulares que suban contenido ilícito de forma masivo a la Red. Se podrá juzgar a estos usuarios en virtud de una modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El Mundo informa sobre el nuevo borrador de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que ampliará a los particulares la vigilancia sobre las páginas web. Ahora se actuará tanto contra las páginas responsables de difundir obras protegidas como contra los particulares que suban contenido de forma masiva a Internet. El borrador de la Ley incluye también una modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Esta modificación va a permitir juzgar a los usuarios sobre los que se tengan indicios razonables de que están poniendo a disposición o realizando una distribución a gran escala, de cualquier forma posible, contenidos u obras que no cumplan con los requisitos que se han establecido en la Ley de Propiedad Intelectual. También se modifica el artículo 138 de la LPI sobre las acciones y las medidas cautelares urgentes.

Varias entidades de gestión y titulares de derechos de autor han pedido la eliminación del carácter subsidiario de lucha contra los enlaces por parte de la Comisión de Propiedad Intelectual. Esto viene a decir que esta comisión gubernamental perseguirá los enlaces de las páginas web. También han solicitado que el voto de los socios de cada entidad de gestión tenga el mismo peso.

El anterior borrador contemplaba un periodo de 10 años para reclamar a las entidades de gestión de derechos los pagos de cantidades asignadas en el reparto a un titular. El nuevo borrador que se ha publicado reduce este plazo a 5 años. Además, cuando pasen 3 años, las entidades podrán disponer cada año de forma anticipada de la mitad del dinero pendiente de prescripción.

Por último, el nuevo borrador introduce el concepto de Obra Huérfana. Se define como la obra cuyos titulares de derechos no están correctamente identificados o no son localizables a pesar de haberse realizado una búsqueda inteligente. Los centros de educación, las bibliotecas y los museos podrán reproducir y poner a disposición de su público estas obras siempre que no exista ánimo de lucro.

Pese a los cambios introducidos, aún es posible que veamos un nuevo texto de este anteproyecto de ley para reformar la LPI. Los trámites para su aprobación podrían comenzar después del verano, según ha informado José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte.