El FBI espiará las comunicaciones de servicios en la nube como Gmail o Dropbox

Las autoridades federales de Estados Unidos pretenden monitorizar en tiempo real toda la información que se maneja en los llamados servicios en la nube. De este modo, busca tener acceso a, por ejemplo, lo almacenado por los usuarios en cuentas de Dropbox, información en correos de Gmail e incluso vigilar conversaciones en juegos online.

El consejero general del servicio secreto estadounidense, Andrew Weissmann, reconoció los planes para reforzar la seguridad nacional en la Red. Según éste, el auge de las redes sociales, del correo electrónico y de servicios en la nube complican que el FBI pueda controlar la información que se mueve en Internet, lo que a su parcer es un riesgo para la seguridad del país norteamericano y sus habitantes.

La intención de la oficina federal pasa por tomar medidas urgentes en 2013 con el fin de tener un mejor acceso a dicha información. Weissmann aseguró que la actual legislación estadounidense da potestad al FBI para establecer herramientas de vigilancia en la Red y su objetivo es que éstas cubran a tiempo real todo tipo de contenidos en Internet, desde los incluidos en correos electrónicos o mensajes en redes sociales a los que se almacenan en servicios virtuales como Dropbox y los que se transmiten a través de plataformas como Skype.

Desde Google admiten que esta posibilidad está presente. La compañía ha explicado que por el momento su servicio Gmail solo proporciona comunicación entre el usuario y los servidores de Google a través de un cifrado SSL, por lo que si el FBI quiere interceptar esta comunicación es la firma de Mountain View la que tiene que dar su consentimiento. Google señala a Wiretap Act, una ley sobre comunicaciones, como la llave que abre legalmente esta opción.

Por si fuera poco, Weissmann señala a los videojuegos online como otro de sus objetivos principales. «Sus comunicaciones se están utilizando para conversaciones criminales«, afirmó. No en vano, hace un año ya nos hicimos eco del acuerdo entre el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU con Obscure Technologies para que ésta se introdujese en las redes de las videoconsola y sus juegos para acceder a información cifrada con la supuesta intención de interceptar comunicaciones de «pedófilos y terroristas«.

Así pues, un nuevo golpe al derecho a la intimidad y la privacidad por parte de las autoridades federales estadounidenses, cada vez más convencidas del «todo vale» en su teórica lucha contra el terrorismo. ¿Hasta dónde llegará el FBI con el fin de controlar toda comunicación en Internet?