La competencia en el mercado móvil podría venirse abajo en 2013

La competencia en el mercado móvil podría venirse abajo en 2013

Redacción

El año 2012 ha sido uno de los más sanos en lo que se refiere a la competencia entre operadores en el mercado de la telefonía móvil. Sin embargo, el panorama para el inminente 2013 podría no ser tan positivo por la regulación acerca de los OMV y la posible compra de Yoigo.

La competencia en el mercado móvil español se ha disparado en el presente 2012. Mes tras mes hemos asistido a la elevada ganancia de líneas por parte de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) y Yoigo principalmente. Estos operadores han sabido jugar sus bazas de una forma adecuada en el contexto de crisis económica actual. Gracias a la maltrecha situación de la economía de millones de familias en España han sabido ofrecer lo que demandaban: precios mucho más baratos a los de los grandes operadores.

El inmovilismo de las compañías que dominan el mercado -y que lo siguen haciendo en menor medida- también ha servido para la expansión de estas compañías de modo que ya superan el 14,41% del mercado (según la nota mensual de la CMT fechada en septiembre). Este alto porcentaje indica unos niveles de competencia que han sido destacados incluso por la Comisión Europea. No obstante, la reacción de los grandes se ha producido en 2012, con el lanzamiento de las tarifas planas (Amena y RED) en respuesta a la Infinita de Yoigo, así como lanzando ofertas convergentes como Movistar Fusión de lo más atractivas para los usuarios.

Pero este panorama de fuerte competencia entre operadores podría sufrir un vuelco en cuestión de meses. Como podemos ver en un artículo publicado por el periodista especializado en telecomunicaciones Ignacio del Castillo en su blog de Expansión, dos motivos podrían variar el marco actual y tienen que ver precisamente con los agitadores del sector, Yoigo y los OMV.

La venta de Yoigo podría ser una realidad en cuestión de muy poco tiempo. Orange y Vodafone son los principales candidatos para su adquisición y esto provocaría que el número de operadores con red propia en nuestro país se redujese de cuatro a tres, con las obvias consecuencias para los niveles de competencia que ello entraña. No obstante, la posible salida del actual CEO de TeliaSonera (matriz de Yoigo) del grupo podría ser uno de los factores que provocase que la compañía se quedase con el operador español. En los próximos meses esta incertidumbre quedará resuelta.

Lo mismo sucede con la nueva regulación sobre los OMV que trata la CMT. La supervivencia en un futuro de este grupo de operadores pasa por el acceso a las comercialización de conexiones móviles de alta velocidad. En la propuesta presentada a finales del mes pasado por el regulador no se garantizaba esta posibilidad y se suavizaban las condiciones impuestas a los operadores con red propia para sus servicios mayoristas. Esto podría desembocar a largo plazo en la falta de opciones para que estos operadores low cost acaben compitiendo con los grandes. Todo esto tiene visos de resolverse en 2013, cuando se apruebe una regulación de la que depende en gran medida que el mercado español móvil siga gozando del nivel de competencia del que han disfrutado los usuarios en 2012.