Una década de estudios científicos confirman lo que ya sabíamos: el móvil NO da cáncer

Durante las últimas décadas se han hecho miles de estudios que han intentado encontrar evidencias entre el uso de los teléfonos móviles y el cáncer. Por ello, la FDA ha revisado los últimos 11 años de estudios que han intentado encontrar una relación, y han confirmado lo que ya sabíamos: que no hay ninguna evidencia de que el móvil dé cáncer.

La Food and Drug Administration (FDA) se encarga de regular productos como alimentos o medicamentos en Estados Unidos, determinando así cuáles son seguros para su venta, uso y consumo. Por ello, han decidido analizar todos los estudios relacionados con telefonía móvil entre 2008 y 2019.

movil 5g señal

El móvil es seguro: 11 años de estudios lo respaldan

Tras analizarlos, afirman que “no hay efectos adversos cuantificables para la salud en humanos causados por exposiciones iguales o inferiores a los límites actuales de exposición a móviles”. Esos límites se refieren a la radiación SAR que emiten los móviles, y por tanto no van a modificar los límites establecidos por la FCC porque son “aceptables para proteger la salud pública”.

Y es que muchos de los estudios que se suelen usar para intentar asociar el móvil al cáncer usa radiaciones que son decenas, cientos o miles de veces superiores a las que estamos expuestos normalmente. La FCC comunicó recientemente que el 5G es seguro debido a las dudas que habían empezado a generar grupos de personas mal informadas al respecto. Estos grupos afirmaban que las ondas milimétricas podían afectar negativamente a los seres humanos, pero siguen siendo radiación no ionizante y no tienen ningún efecto adverso en el cuerpo al no poder generar cambios en el ADN.

Previamente, la FCC también había pedido a la FDA opinión sobre los niveles de radiofrecuencia seguros para el 5G. En uno de los estudios que analizaron en aquel entonces, se habían encontrado efectos adversos en ratones al usar 3G. El problema es que la metodología usada en aquel estudio no se aplica a la forma en la que usamos los móviles, ya que como decíamos la radiación era hasta 75 veces superior a la que estamos expuestos a diario, además de hacerlo en todo el cuerpo y durante 9 horas al día.

Aunque las evidencias actuales demuestran que las redes móviles no generan cáncer y que el 5G es seguro porque usa frecuencias cuya seguridad ha sido demostrada en los estudios analizados, la FDA va a seguir monitoreando el posible impacto que el 5G tenga en la salud conforme vayan publicándose nuevos estudios.

Hace casi un mes, el Ayuntamiento de Barcelona publicó un bochornoso artículo que acabaron retirando a las pocas horas en el que decían que “el 5G no era inocuo”, afirmando que había países que lo estaban bloqueando y que había estudios que afirmaban que era peligroso, a pesar de que la radiación no es ionizante y a poco que entendieran cómo funciona el espectro radioeléctrico sabrían que no existe ningún problema. De hecho, si el móvil causase cáncer, toda la población lo tendría porque hay decenas de millones de terminales en nuestro país, además de estar rodeados de ondas electromagnéticas de televisión, radio, WiFi, etc.