Si vives en un municipio de más de 10.000 habitantes deberías tener fibra óptica

La cobertura de fibra óptica cada vez llega a más hogares. Las últimas cifras oficiales hablan de 9,7 millones de líneas FTTH y 2,3 millones de líneas HFC en septiembre de 2019. Esto es lo que se considera como redes de nueva generación. Entre las dos representan el 80% de las líneas activas en estos momentos. Además, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acaba de informar que los municipios españoles de más de 10.000 habitantes ya se conectan a Internet, principalmente, a través de fibra óptica. Os contamos esta y otras afirmaciones a continuación.

España es uno de los referentes mundiales si hablamos de fibra óptica. Si hacemos un ranking, sería el país más destacado de Europa y el quinto a nivel mundial, algo impensable cuando sufríamos el ADSL de forma masiva. La tecnología de cobre está quedando cada vez más en el pasado y la fibra va llegando a todos los rincones. Con la asignatura de las grandes capitales y ciudades superada, ahora conocemos que los municipios de más de 10.000 habitantes se conectan principalmente con fibra óptica. De hecho, el 2020 se había marcado como fecha para ofrecer esta tecnología en todos los de más de 1.000 habitantes.

La fibra óptica hasta el hogar (FTTH) sigue expandiéndose

Llega con fibra hasta el máximo número de hogares es la principal obsesión de muchos operadores. Por ejemplo, Movistar quiere tener cobertura total de fibra en España en máximo 4 años, algo que anunció en 2018, por lo que se fija la fecha en finales del año 2022. Los azules tienen actualmente 22,7 millones de hogares pasados por su fibra según cifras de finales del año pasado, por lo que todavía tienen por delante tiempo para lograr el objetivo.

Hay que dejar claro que cobertura total no significa lo mismo para nosotros que para las operadoras. Estas se refieren a llevar la fibra a todos los hogares y empresas quitando alguna zona residual. Antes de ese anuncio, habían confirmado que querían ofrecer fibra en todas las localidades de más de 1.000 habitantes antes de 2020, en línea con las palabras de “dónde hay un cobre, habrá una fibra”.

¿Y eso en qué se traduce? Pues según los últimos datos estadísticos sobre los servicios de banda ancha fija y despliegue de redes de nueva generación (NGA) con detalle geográfico en base a datos de diciembre de 2018 (aunque suene a chiste, los últimos publicados por la CNMC), la cifra de líneas activas de fibra alcanzó en 2018 los 8,6 millones. El 82% de los nuevos accesos se instalaron en los municipios de más de 10.000 habitantes.

Por operadores, los alternativos lideraron las contrataciones seguidos de Movistar en segundo lugar. Los operadores alternativos captaron el 74% de las nuevas contrataciones de accesos de FTTH, siendo los municipios con una población de entre 10.000 y 50.000 habitantes donde más crecieron las altas con esta tecnología.

Sin embargo, Barcelona y Madrid lideran la penetración con 36,3 y 32,9 accesos por cada 100 habitantes respectivamente. Por desgracia, en los de menos de 10.000 habitantes, el ADSL sigue siendo la forma de acceso a la banda ancha. Al ser datos de 2018, entendemos que la situación ha mejorado notablemente.