Desmantelada una de las mayores redes de falsificación de dinero de la Dark Web

La Dark Web es el punto de intercambio de todo tipo de productos y mercancías ilegales, donde se incluyen armas, drogas, malware y falsificaciones. El dinero falso es uno de esos bienes, y la Europol ha desarticulado la que es la segunda mayor banda de falsificación de dinero que han visto operando en la Dark Web, donde parte de su actividad se llevaba a cabo desde España.

26.000 billetes falsos vendidos en la Dark Web por esta banda

La Europol estima que la organización llegó a vender 26.000 billetes falsos en al menos ocho países. La imprenta ilegal estaba situada en Portugal, y una vez imprimían los billetes, los distribuían por la propia Portugal, además de a España, Austria, Alemania, Francia, Irlanda, Grecia y Luxemburgo.

billetes falsos policia

La operación, llamada Deep Money, se ha saldado con la detención de 11 personas, 5 de los cuales eran españoles que han sido detenidos en La Coruña, Pontevedra, Alicante y Santa Cruz de Tenerife. En esas detenciones se han incautado 1.260 euros falsos dispuestos en billetes de 50 y 20 euros, y los detenidos se enfrentan a entre 8 y 12 años de cárcel por delitos de falsificación de moneda.

Las compras se realizaban con bitcoins en la Dark Web, y la banda también tenía drogas, armas, medicamentos ilegales, sustancias de dopaje y documentos obtenidos de forma ilegal, por lo que probablemente comerciaban con muchos de estos elementos. La documentación ilegal se imprimía ilegalmente en Alemania, por lo que la banda estaba muy especializada.

Enviaban el dinero por mensajería como cualquier otro paquete

Las primeras investigaciones empezaron a tener lugar por la policía de Portugal tras haber detectado la presencia de billetes falsos. Cuando desmantelaron la imprenta falsa, encontraron un listado que pertenecía a supuestos clientes de la organización. A partir de ahí, se coordinaron con la Europol para hacer una detención conjunta entre los miembros para que no tuvieran tiempo de alertarse entre sí. Con ello, han detenido a todos los implicados: el líder, el que imprimía los billetes, los que los distribuían, y los que los compraban.

Los agentes de la Policía Nacional han comentado que la calidad de los billetes era bastante baja, a diferencia de otras bandas que imprimían billetes de más calidad. El envío que hacían de los billetes se hacía a través de mensajería normal y corriente como si fuese cualquier otro tipo de producto legal.

Los precios de estos billetes falsificados en la Dark Web suele ser de en torno de la mitad del valor que se está intentando falsificar. Por ejemplo, 500 euros en billetes falsos pueden costar unos 310 euros en dinero «real» que hay que pasar previamente a bitcoins. 1.500 dólares falsos cuestan unos 725 dólares «reales». Cuanto más dinero falso compres, más «barato» te sale.