Guía Deep Web 2022: todo lo que debes saber

Guía Deep Web 2022: todo lo que debes saber

Redacción

El interés que despiertan las palabras Deep Web es sorprendente. El hecho de pensar en un Internet oculto y lleno de misterios destapa la curiosidad de cualquiera, pero lo cierto es que existen muchos falsos mitos y cualquiera puede acceder a la Deep Web / Dark Web (o cualquiera de las otras darknets) de forma sencilla. En este artículo os resolvemos todo lo relativo a la Deep Web, qué es, diferencias con otras darknets, mitos y verdades y finalmente, cómo entrar en la Deep Web.

Si estás aquí es porque navegas por Internet, evidentemente, porque ADSLZone solo existe online. Y seguro que conoces WhatsApp, Facebook, Google y un largo etcétera. Pero ¿sabías que ‘debajo’ de todo eso está otra parte de Internet? Solo accedes a una parte si usas Chrome, Firefox, Safari o similares. Pero algo de lo que existe en Internet está oculto para ti, y una parte de ello es accesible únicamente con navegadores web especiales. Te contamos qué es la Deep web, cómo entrar, en qué se diferencia de la Dark web y por qué links empezar.

Qué es la Deep Web

La Deep Web se traduce al español como ‘Internet profunda’. Y se denomina así por la sencilla razón de que está compuesta por todo aquel contenido de Internet que, por diversos motivos, no está indexado por motores de búsqueda como Bing, Yahoo o el propio Google –entre muchos otros-. Lo que todos los usuarios utilizamos de forma diaria, sin embargo, se denomina ‘Internet superficial’.

El nacimiento de la Deep Web no tiene nada de misterioso. Lo cierto es que todo se debe a la llegada de motor de búsqueda, como los de Google, Yahoo o Bing) que indexan gran parte de la información existente en Internet. De hecho, si estos navegadores indexaran más páginas, el “Internet profundo” reduciría su tamaño.

Además, hay webs privadas que pertenecen a la Deep Web sin que muchos lo sepan. Por ejemplo, el área privada de una empresa, la zona de usuario de una operadora o la web privada de una universidad, tienen información que no está indexada en ningún buscador. Sin embargo, todo el mundo atribuye el término Deep Web a cosas ilegales y lo cierto es que todo contenido sin indexar entra en la categoría.

Deep Web vs Dark Web vs Darknet vs Clearnet

El concepto de Deep Web se debería utilizar para definir todas las páginas web que no están indexadas por buscadores tradicionales. Sin embargo, se suele utilizar también el término Dark Net para referirse a la parte ilegal, oscura y poco recomendable. La realidad es que con lo de Dark Web o Internet oscura, nos deberíamos referir a las diferentes darknets, redes que se superponen a la internet pública y requieren de software específico y configuraciones o autorización para acceder.

Todos conocemos Tor como una de las darknets, pero lo cierto es que existen otras como Freenet o I2P con recursos muy valiosos. Se puede decir que la red oscura es una colección de redes y tecnologías usadas para compartir información y contenidos digitales. Estas utilizan protocolos y puertos «no estándares» sobre la red subyacente. La definición varía según los autores, ya que otros creen que deben también ocultar la identidad misma de los miembros de la red.

Se puede dar como ejemplo de redes Darknet las redes Freenet, i2p, GNUnet, Entropy, ANts P2P, y Tor, por lo que no debemos quedarnos únicamente con Tor como máximo exponente de la Deep Web o Dark Web. Tenemos dos tipos, las de tipo P2P o peer-to-peer como Freenet, i2p, GNUnet, Entropy, ANts P2P y las no P2P como Tor. Las primeras destacan por su anonimato frente a las segundas.

¿Qué tener en cuenta?

Hay una serie de aspectos que tenemos que tener en cuenta cuando vamos a navegar a través de la Deep Web. Nos hablan mucho de ella, de la Dark Web, de la Internet profunda, pero… ¿qué pasa y por qué no aparece en Google?

Por qué la Deep Web está ‘oculta’

Para prácticamente cualquier contenido de la deep web (Tor) lo que se utilizan son dominios con extensión .onion; además, los propios nombres de dominio están codificados con una trama HASH. No hay registro de estos dominios por parte de un servidor DNS, sino que los dominios .onion, con un servicio específico, se encargan de hacer las veces de este DNS. En una red P2P, las bases de datos correspondientes a la resolución de los nombres de dominios HASH se replican para que estén disponibles para todos los usuarios. En lugar de emplear el protocolo UDP/IP para la identificación de páginas web, como en la Internet superficial, en la deep web se repiten por un ramal.

Aunque es popularmente creído que la deep web es peligrosa o ilegal, en ella se ocultan avances tecnológicos y científicos, por ejemplo, en lo que se denomina la Academic Invisible Web. Por otro lado, se cree también que la deep web es más ‘pequeña’ que la Internet superficial y, sin embargo, las últimas estimaciones apuntan a una dimensión entre 400 y 550 veces superior que la Internet superficial. En torno a 550 billones de documentos individuales, frente a 1 billón en la Internet superficial.

Qué hay en la Deep Web: mitos y verdades

En la Deep Web hay de todo ya que, como hemos explicado, es la parte sin indexar de Internet. Además, en cada una de las darknets, los contenidos pueden ser muy variados. Al intentar colocar el anonimato por encima de todo, algo que no siempre se consigue, suelen utilizarse para actividades ilegales, pero también podemos encontrar mucho de trabajos académicos e investigaciones. De hecho, esto se conoce como Academic Invisible Web y engloba las bases de datos que contienen avances tecnológicos, publicaciones científicas, y material académico en general a los cuales no se pueden acceder fácilmente.

En la Deep Web también se esconden sites de venta de drogas, dinero falso, documentación falsa, armas, explosivos, mercenarios, órganos, hackers, información personal, libros clasificados, pornografía y otro tipo de contenido similar. Además, no es muy complicado llegar a este contenido en unos pocos minutos, aunque el nivel de confianza para comprar, por ejemplo, billetes falsos o documentos falsos, deja mucho que desear.

Entre los mitos de la Deep Web encontramos los relativos a su tamaño. Aunque algunos estudios, como el que hemos destacado antes, indican que es más grande que el Internet superficial, uno reciente lo desmiente. La compañía Recorded Future confirma que la Dark Web es realmente diminuta en comparación con la web visible que utilizamos a diario los usuarios y las empresas. De los 55.828 dominios Onion diferentes, vieron que sólo 8.416 dominios estaban activos en la red anónima Tor, lo que hace que el porcentaje que representa la Dark Web sea del 0,005% de la web visible, es decir, insignificante.

«Entrar en la Deep Web es ilegal, puedes ir a la cárcel» – Falso, navegar por la Deep Web no es ilegal, pero ciertas acciones en la Deep Web sí pueden llevarte a tener problemas legales.

«En la Deep Web sólo hay drogas, armas, pornografía infantil…» – Falso, en la Deep Web hay contenido de todos los tipos, tanto productos como servicios y documentación. No sólo accederemos a productos, servicios y documentación ilegal, sino de todos los tipos.

Ya tenemos dos aspectos fundamentales desmentidos y, conociendo lo que la Deep Web no es, ¿qué es en realidad? No es más que un «Internet paralelo» protegido por sistemas de protección del tráfico que están ideadas para maximizar la privacidad y el anonimato. Por lo tanto, en la Deep Web podremos encontrar absolutamente todo lo que podamos imaginar, y especialmente cosas que en el Internet superficial no tienen cabida.

Riesgos de la Deep Web

Ahora bien, que no sean ciertos todos los rumores sobre la Deep Web no quiere decir que esté exento de riesgos. Deberás tener mucha precaución y evitar acceder a webs sospechosas. Por otro lado, como decíamos anteriormente, es posible que te encuentres con material sensible que pueda comprometer tu bienestar emocional. A continuación te explicamos cuáles son los principales riesgos de acceder a la Deep Web:

  • Malware en tu PC: Por supuesto, uno de los principales riesgos al entrar en la red profundad es que, al encontrarte en tierra de nadie, infectes tu ordenador de malware. Es por ello que si tienes pensando acceder a la Deep Web lo primero que deberás hacer es instalar un buen antivirus. De esta forma, no podrás en riesgo la integridad de tu dispositivo ni comprometerás tu información personal.
  • Delincuentes en lo más profundo: Si bien es cierto que en la Deep Web hay muchos curiosos o investigadores en delitos digitales, lo cierto es que también podrías encontrarte con algún hacker que, en cuestión de segundos, vacíe todas tus cuentas o acceda a tus datos. Por tanto, deberías tomar precauciones como utilizar un proxy y tapar tu cámara web (sobre todo si no quieres que te espíen desde cualquier parte del mundo sin que te des cuenta).
  • Contenido vulnerable o comprometedor: Como decíamos al principio, en la Deep Web encontrarás contenido de todo tipo, entre los que se incluyen mutilaciones, pedofilia e inclusive asesinatos. Acceder a este tipo de contenido podría resultar realmente comprometedor para ti, ya que las autoridades suelen rastrear a los usuarios que acceden a este tipo de contenido ilícito (y que por tanto son cómplices del delito que se comete). No solo pondrás en riesgo tu salud mental, sino que podrías verte envuelto en un problema legal.
  • Alertas gubernamentales: Muchos gobiernos y autoridades policiales en todo el mundo tienen la mira puesta en la Deep Web. Por lo que existe un claro peligro de convertirnos en objetivo del gobierno simplemente por visitar un sitio dentro de ella. Los mercados de drogas ilegales suelen tener vigilancia policial mediante un software personalizado para infiltrarse y analizar la actividad. Esto permite descubrir las identidades de los usuarios y conocer sus hábitos de consumo. También podría ser parte de una prueba incriminatoria en un delito posterior.

Desde Tor Browser

Para acceder a la Deep web, como concepto más amplio y refiriéndonos a TOR, basta con un navegador web especial. Podemos servirnos de Tor Browser, que es el navegador web más conocido en este ámbito, pero hay muchas alternativas a Tor Browser para acceder a la deep web. Tomando como referencia Tor Browser, lo que tendríamos que hacer para entrar a la deep web es lo siguiente:

Con el navegador web recién instalado, tendríamos que abrirlo y pulsar sobre Open Settings para modificar los parámetros que correspondan si, por ejemplo, nuestro operador aplica restricciones especiales, si utilizamos una conexión a través de un servidor proxy, o en caso de que tengamos configurado en nuestro ordenador –o en nuestra red- un cortafuegos. Después solo hay que seguir el proceso guiado de configuración el navegador web y, de forma automática, se abrirá como si se tratase del propio Google Chrome o cualquiera de sus similares.

tor browser

Tor Browser está basado en Firefox y, de hecho, se puede utilizar como el navegador web de Mozilla. Es decir, que nos sirve sin ningún tipo de problema para navegar por la Internet superficial. Ahora bien, si queremos acceder a la Deep Web, entonces deberíamos conseguir los enlaces .onion correspondientes a la página web que queramos visitar. Pero en tanto que no existe un motor de búsqueda que lo tenga todo indexado de la misma manera a como ocurre en la Internet superficial, siempre nos podemos servir de las varias réplicas de The Hidden Wiki, y otros directorios de enlaces de la deep web.

Además, también puedes descargar Tor Browser para Android desde la tienda de aplicaciones oficial Google Play Store. El funcionamiento es similar al de la versión de escritorio. Las versiones para Windows y Android no son las únicas ya que en su web oficial ofrecen versiones del navegador para macOS y Linux.

Tor Browser, como decíamos, es el navegador web más conocido para entrar en la deep web. Está basado en Firefox, pero cuanta con la preinstalación del proxy Tor, además de versiones modificadas de las extensiones HTTPS Everywhere y NoScript. Está disponible para Windows, macOS, Linux y Android, y tiene un diseño ‘especial’ para navegar por la deep web que le lleva a, por ejemplo, eliminar cookies e historial de navegación, entre otra información importante, tan pronto como cerramos sesión después de haber estado navegando por la deep web.

Otros navegadores

Tor Browser es la alternativa más sencilla para acceder a la Deep Web, pero no es la única. Para acceder a otras darknets, podemos utilizar también herramientas como ZeroNet, Freenet e I2P, aunque las recomendamos para usuarios más avanzados. Lo mejor es que revises la siguiente información de navegadores para la deep web, donde te explicamos con todo lujo de detalle.

Invisible Internet Project

Invisible Internet Project está disponible también para Windows, macOS, Linux y Android, exactamente igual que Tor Browser. Además de poder acceder a la Deep web, también lo podemos utilizar como un navegador web normal. En este caso, no se basa en la red Tor –que también se puede utilizar-, sino que se utiliza una red propia para conseguir que naveguemos de forma anónima. Todas las conexiones son cifradas, incluyendo las claves públicas y privadas, y el tráfico se ‘enruta’, como en Tor Browser, para impedir el seguimiento. Por otro lado, ofrece como particularidad el almacenamiento de archivos de forma descentralizada. Pero es mucho más complicado de configurar.

Más conocido con I2P, es una alternativa gratis para conectarte a la red profunda que protege tu ubicación y actividad y que está impulsada por personas, por lo que no depende de redes centralizadas. Se preocupa por mejorar constantemente su cifrado de extremo a extremo. Solo necesitas descargar el instalador de tu sistema operativo y se iniciará la descarga. Al iniciar la app, tendrás que elegir idioma, dar a siguiente y elegir si instalar la base o añadir Windows Service. Llega con la base. Al iniciar la app tendrás que hacer una configuración inicial, aunque puedes evitarla si no quieres personalizarlo. Esperarás a que se establezca conexión y podrás usarla. También puedes conectar un proxy para conexiones más rápidas. Tiene APIs fáciles de usar.

Firefox

El navegador web de Mozilla, Firefox, suele ser la alternativa favorita a Google Chrome. Y es muy parecido, sí, pero va más allá de la opción de Google ofreciéndonos posibilidades de entrar a la deep web. Está disponible en Windows, macOS, Linux y Android, como los anteriores, pero además también se puede utilizar en dispositivos iOS, y sin duda alguna es más sencillo de utilizar que los comentados anteriormente.

Ahora bien, para acceder a la deep web con Firefox hay que cambiar un ajuste: accedemos a about:config dentro de la barra de direcciones, y tendremos que localizar la opción network.dns.blockDotOnion para marcarla como ‘False’ para, en último lugar, reiniciar. Así de sencillo te será aprovechar las ventajas de un navegador que ya puede que tengas instalado para acceder a donde antes no podías.

Whonix

Esta opción tiene una disponibilidad ligeramente más limitada, porque solo lo podemos descargar e instalar en Windows, macOS y Linux, nada de dispositivos móviles. Está basado en el mismo código fuente de Tor Browser, así que si estamos acostumbrados a él nos parecerá sencillo el cambio. A nivel más interno, sin embargo, hay cambios importantes como un sistema para evitar que en cualquier tipo de actividad se descubra la dirección IP del usuario. Para ello se usa una máquina virtual, con una LAN virtual interna, que se comunica en exclusiva con el router.

Ni siquiera un sofisticado malware, según sus desarrolladores, sería capaz de descubrir la dirección IP del ordenador incluso teniendo privilegios como administrador sobre el sistema. Pero no es un navegador web convencional, sino parte del sistema operativo Whonix, que se ejecuta dentro de una máquina virtual y tiene más herramientas útiles como, por ejemplo, utilidades de ofimática.

Subgraph OS

Esta última opción, de nuevo, no es un navegador web convencional, sino que se trata de un sistema operativo completo. Así que, de nuevo, lo podemos utilizar en cualquier ordenador. Del mismo modo que Whonix, el código fuente sobre el que parte el sistema operativo es el de Tor Browser.

Pero también cuenta con un sofisticado sistema de múltiples capas para la protección de la seguridad del usuario y su identidad. Cifrado de meta-proxy, por ejemplo, o el cifrado del sistema de archivos entre muchos otros, y con aislamiento en sandbox para aplicaciones. Ha sido pensado para combinar usabilidad con seguridad. Puedes descargar la versión alfa cuando quieras desde su web.

Tails OS

Si tienes que trabajar con la Deep Web de forma segura, Tails es sin duda un sistema hecho a medida para este propósito. Se trata de un sistema operativo basado en Linux que está completamente blindado. Tanto, que incluso Edward Snowden lo ha alabado en alguna que otra ocasión.

Tails está diseñado para ser grabado en un pendrive. El sistema puede usarse en una máquina virtual, pero lo ideal es grabarlo en modo Live CD. Solo es necesario un pendrive de 8 GB. Para utilizarlo, simplemente conectaremos el dispositivo al ordenador y arrancaremos desde él.

Al ejecutarse en modo Live, solo utilizaremos la RAM de nuestro ordenador. Esto significa que una vez que apaguemos, toda la información que hemos generado desaparecerá, y, de hecho, será imposible rastrearla. Por otro lado, esto también nos beneficia en caso de que nuestro ordenador haya sido infectado por un malware como un virus o un keylogger. Tails viene con todas las herramientas necesarias para conectarse a la Deep Web. El navegador por defecto es TOR Browser. Por último, Tails está preparado para reiniciar la máquina si retiramos el pendrive. Es un método de seguridad que pidieron implementar sus propios usuarios.

Usar la Deep Web

Una vez que hemos entrado, ¿cómo usamos la Deep Web o qué páginas visitamos? Te comentamos cómo son los primeros pasos para acceder a sus contenidos y que no te pierdas en el camino, aunque es mucho más fácil de lo que puedas imaginar.

Buscar en la Deep Web

Cómo hemos indicado anteriormente, la Deep Web o Web Profunda hace referencia a todos esos sitios que un buscador común, como el propio Google, no puede o no quiere indexar. En definitiva, un lugar específico de Internet que se distingue por el anonimato y dónde muchos se preguntarán cómo se realizan las búsquedas de estos sitios que no están indexados en los principales motores de búsqueda. Aquí es donde entra en juego el potencial de las bases de datos utilizadas en la web profunda y los sistemas utilizados para encontrar los recursos de la Deep Web en los diferentes servidores de Internet. De esta manera, es posible detectar automáticamente los recursos que no están vinculados a la web de superficie.

A grandes rasgos el sistema de búsqueda de la web profunda de Google pre-calcula las entregas de cada formulario HTML y agrega a las páginas resultantes en el índice del motor de búsqueda de Google. Los resultados arrojan miles de consultas por segundo al contenido de la Deep Web utilizando tres algoritmos claves:

  • La selección de valores de entrada: para que las entradas de búsqueda de texto acepten palabras clave.
  • La identificación de los insumos que permite aceptar valores específicos como la fecha.
  • La selección de un pequeño número de combinaciones que generan las URL adecuadas para añadir en el índice de búsqueda.

Cuando se accede a un buscador y se realiza una consulta, éste no recorre la totalidad de Internet en busca de los resultados, sino que únicamente busca en su propia base de datos. Una base de datos que previamente ha sido generada e indexada y que se conoce con el nombre de crawler.

Los resultados mostrados en la web profunda no suelen mostrarse en los motores de búsqueda convencionales de la web de superficie, puesto que los crawlers no rastrean bases de datos ni extraen información de ellas. Además, tampoco son capaces de mostrar páginas que protegidas con contraseña ni aquellas que no estén creadas en lenguaje HTML, aunque poco a poco están incorporando otro tipo de páginas algunos buscadores de la Deep Web.

Enlaces, links y sites para la Deep Web

The Hidden Wiki es el ‘punto de partida’ para navegar por la Dark web; pero el original es prácticamente desconocido. Así que podemos recurrir a directorios de links de la deep web que son parecidos y que, a fin de cuentas, cumplen exactamente con la misma función. De hecho, existe una versión de la Hidden Wiki dentro de la Internet superficial, e indexada por Google. La tienes en el siguiente enlace:

A partir de aquí podemos encontrar, como en The Hidden Wiki en sus versiones de la deep web, un directorio de enlaces de la dark web con diferentes categorías y secciones. Una de ellas de listas de servicios ocultos y buscadores, otra para servicios financieros, otra de servicios comerciales, mercados de diferentes sustancias, servicios de alojamiento, blogs, foros, servicios de mensajería y comunicación instantánea, política…

deep web

Si accedemos a este directorio que sugerimos desde Tor Browser, entonces es tan sencillo como tomar cualquiera de los enlaces de la deep web, copiarlo y pegarlo en la barra de direcciones del navegador web, o bien pulsar sobre el mismo. Los enlaces de algunos de estos servicios online van cambiando de forma periódica así que, aunque este directorio se actualiza casi de forma constante, es posible que alguno de ellos no funcione. Además, en ocasiones hacen falta medidas adicionales de protección de la conexión y el tráfico para acceder a determinados sites de la dark web.

Otros buscadores de la Deep Web

Además del anterior, tenemos una serie de buscadores de la Deep Web que nos permitirán encontrar el contenido que andamos buscando. Algunos de los más destacados son:

  • Torch
  • Candle
  • Tor Links
  • NotEvil
  • Grams

Candle, por ejemplo, es un buscador idéntico a Google, pero con resultados .onion que solo encontramos en esta parte de Internet. Torch, por ejemplo, busca cualquier cosa que necesitas y es uno de los grandes clásicos de la Deep Web con millones de opciones disponibles y páginas indexadas. Grams está enfocado al mercado negro y está pensado para los que quieren comprar algo…

Otra alternativa muy interesante como motor de búsqueda es Wayback Machine, al que no tenemos que acceder obligatoriamente desde Tor Browser. Además, Wayback te permite, como su nombre ya adelanta, encontrar páginas con su aspecto antiguo de hace unos meses e incluso años, pudiendo elegir el día al que queramos volver atrás en el tiempo. Gracias a este motor, podemos encontrar capturas de pantalla del sitio que queramos en cualquier momento de la historia.

Es una herramienta muy útil a la que podemos acceder desde cualquier navegador y no tiene ninguna «vinculación» con sitio webs peligrosos ni nada por el estilo, sino que es algo realmente interesante si queremos ver una página hace semanas. Por ejemplo, cómo era la portada de un periódico hace seis o siete años un día concreto. Qué noticias había aquel día, qué era lo más relevante.

Siguiendo en esta misma línea, otra opción es la Biblioteca Virtual WWW, que te permite acceder a todo tipo de archivos de Internet de todos los ámbitos y todas las materias, de sociedad o de derecho o educación o agricultura. Puedes navegar por las distintas categorías o hacer una búsqueda para encontrar algo que quieras. Se trata de un directorio completo que lleva años funcionando y en el que encontrarás prácticamente todo lo que se te ocurra.

El uso es muy sencillo y solo debemos ir a la página o sección que nos interese. Dentro de cada sección encontraremos todo tipo de estudios y recursos. En cada una de las fichas veremos el idioma en el que está, la temática y un breve resumen de lo que encontraremos.

Otro buscador muy especializado es The Labyrinth, que ofrece, de forma gratuita y organizada, acceso a muchos recursos e información sobre estudios medievales. Sus enlaces ofrecen conexión a bases de datos, servicios, textos y estudios de todo el mundo sobre el medievo y cada usuario podrá encontrar lo que busca en un ámbito en el que hay mucha información y en el que encontrar lo que queremos de forma específica es como encontrar una aguja en un pajar. Es menos conocido o puede llegar a ser menos útil en nuestra vida o día a día (puede que no te interesen los estudios medievales para nada) pero es muy recomendable si estudias algo relacionado o simplemente si eres un amante de la historia y quieres conocer algo más.

Otra mención muy digna es Pipl, uno de los mejores buscadores en la Deep Web si buscas perfiles de personas en la web o datos de contacto. Es un buscador bastante específico que tiene como fin encontrar a personas de todo el mundo con correos, nombres, números de teléfono, datos de contacto… Presume de poder encontrar a millones de personas gracias a la información compartida en algún momento.

Pero también tenemos otros buscadores como DuckDuckGo, el cual podemos definirlo como un buscador independiente, cuya principal seña de identidad es su completo anonimato: no recopila información sobre sus usuarios. Por lo que podemos decir que su filosofía se centra en la privacidad de los internautas. Debes saber que este buscador también existe en la web habitual que todos conocemos. Tanto es así que si quieres proteger tu privacidad y seguridad a la hora de navegar por la web estándar, te recomendamos usar DuckDuckGo. Esto se debe a que es uno de los más populares.

Además, un elemento que le diferencia de otros motores de búsqueda es que no se basa en las búsquedas anteriores, las preferencias o la ubicación del usuario. Ya decimos que mantiene todos los datos a salvo y, en la gran mayoría de resultados, obtendremos los mismos que con un buscador convencional, pero protegido con la privacidad que ofrece la red Tor.

Lo más probable es que en algún momento hayas puesto cosas como el tiempo o restaurantes y Google te ofrece resultados según tu ubicación. O incluso, también pueden salir resultados según otras cosas que has buscado anteriormente. Esto se debe a que ya han recopilado ciertos datos, como por ejemplo dónde te encuentras.

Cómo acceder a otras darknets

Como hemos dicho, Tor no es la única darknet del mundo y existen otras que podemos probar, tanto por curiosidad como para encontrar algo que estamos buscando. A continuación, os contamos cómo navegar por cada una de ellas.

ZeroNet

La primera de las darknets alternativas a Tor que vamos a conocer es ZeroNet, una red abierta, gratuita y sin censura que utiliza la criptografía Bitcoin y la red BitTorrent. Debemos tener claro que el contenido es distribuido directamente a otros visitantes sin ningún servidor central y que todo funciona con dominios .bit. Para empezar con ella, debemos descargar el ejecutable de ZeroNet para Windows, macOS o Linux. En este caso, os contamos paso a paso el proceso de uso en Windows.

Una vez tengamos la descarga en el PC, bastará descomprimir el contenido del .zip para ejecutar el fichero ZeroNet.exe. Esto abrirá una nueva pestaña en nuestro navegador habitual con una dirección que comienza por http://127.0.0.1:43110/, además veremos el icono de ZeroNet en la barra de tareas. Un buen sitio para conseguir enlaces es 0list a la que los usuarios envían las webs creadas dentro de esta Darknet.

zeronet

Freenet

Freenet es un software gratuito que le permite compartir, navegar y publicar archivos de forma anónima páginas, además de chatear y olvidarnos de la censura. Se trata de una red P2P o descentralizada que nació en el año 2000. Todos sus nodos están cifrados y hacen tremendamente difícil identificar a la persona que demanda un contenido. Los usuarios contribuyen a la red dando ancho de banda y una parte de su disco duro.

Empezaremos descargando el instalador de Freenet desde su web oficial. Este lo tenemos disponible para Windows, macOS y Linux. El proceso de instalación es muy sencillo y, una vez finalizado, se abrirá Freenet con nuestro navegador habitual. En el caso de Windows, el que nos ocupa, debemos tener Windows XP o una versión más moderna. Freenet necesita Java.

Una vez finalizado el proceso de instalación podremos ejecutar Freenet. De nuevo, tendremos un icono en la barra inferior indicando que estamos conectados a esta red. La primera vez, tendremos que definir el nivel de seguridad que queremos utilizar (para el más alto debemos tener un “amigo” en la red). Además, deberemos responder unas preguntas sobre nuestra conexión.

freenet

Para empezar, podemos hacerlo a través de The Filtered Index , un directorio con acceso a mucho contenido. Cada vez que pulsamos en un enlace, la web en cuestión comenzará a cargarse y en unos pocos segundos deberíamos tener acceso a ella, aunque todo depende de nuestra conexión a Internet. Otras alternativas pasan por usar Enzo’s Index, Nerdageddon o JFniki Index.

I2P

Terminamos el repaso de las darknets con I2P. I2P es una red anónima construida sobre Internet. Permite a los usuarios crear y acceder a contenido y crear comunidades en línea en una red distribuida y dinámica. Su objetivo es proteger la comunicación y resistir el monitoreo por parte de terceros, como los ISP.

Acceder también requiere de la instalación de un software especial. I2P está disponible para Windows, macOS, Linux y Android, siendo necesario contar con Java. El primer paso es descargar I2P. Después de ejecutar el instalador en Windows simplemente pulsaremos en el botón «Iniciar I2P» que abrirá la consola del router I2P, donde encontraremos más instrucciones.

i2p

Ahora es momento de configurar el idioma y otras cosas más. En muy poco estaremos en la página de inicio de I2P con acceso a diversas aplicaciones o páginas web. Deberemos esperar unos minutos a que I2P arranque y encuentre otros pares para conectarse.

Problemas en la Dark Web o Deep Web

Algunos de los problemas que podemos encontrarnos son los siguientes

Desinformación

Uno de los principales problemas de la Deep Web o la Dark web es la desinformación, los rumores y mitos que la envuelven. Puede que encuentres mercado negro de cuentas robadas o de tarjetas de crédito, pero vivimos en una burbuja continua de rumores y mitos sobre la peligrosidad de la Dark Web.

Hay muchos problemas que puedes tener en ella, pero basta con hacer uso del sentido común para echar un vistazo a algunas páginas e incluso aprovechar la cantidad de datos e información que hay en la Deep Web, por ejemplo.

No poder acceder

Acceder era un problema hace tiempo, pero ahora es bastante sencillo gracias al navegador Tor Browser. Uno de los “problemas” que pueden encontrar muchos usuarios es que no pueden acceder desde Google Chrome o desde Mozilla Firefox, pero instalar Tor Browser nos llevará unos minutos y es un navegador muy fácil de manejar por lo que esto no es un problema en la actualidad, sí hace años. Simplemente debes seguir estos pasos:

  • Ve a la página web del navegador, Tor Browser
  • Elige el sistema operativo que tengas (Windows, Mac, Linux, Android)
  • Toca para descargar el archivo en tu móvil, tablet o tu ordenador
  • Elige la carpeta de destino en el que guardarlo
  • Sigue el proceso de instalación
  • Ejecuta y abre Tor Browser para empezar a navegar

Es un navegador basado en Firefox por lo que usarlo es sencillo. Automáticamente se abrirá DuckDuckGo como motor de búsqueda predeterminado y simplemente debes darle a “Conectar” para navegar.

Un caos

Puede que no sea un problema grave, pero es uno de los grandes inconvenientes de cualquier usuario que entra por primera vez en la Deep Web o en la Dark Web: no es tan fácil navegar como cuando entras en Google y busca todo por ti. Encontrar sitios aquí es algo más complicado que como lo haces en tu día a día, pero hay buscadores especializados que nos ayudan a poner algo de orden a la hora de navegar.

Lo más útil para solventar uno de los problemas más frecuentes de la Dark Web o Deep Web es utilizar The Hidden Wiki. Se trata de una especie de directorio con enlaces desde el que nos podemos volver a cualquier sitio o web que nos interese según lo que estemos buscando. Aquí encontrarás de todo y no tienes por qué visitar todo lo que dice (desde mercado negro de drogas hasta cuentas robadas) pero sí puede serte útil si buscas un índice, una guía para empezar a moverte o para encontrar información.

deep web

Demasiado lenta

Uno de los problemas más habituales y las quejas es que Tor funciona lento. ¿Por qué ocurre esto? Cuando utilizamos la Internet superficial de una forma regular, cliente y servidor conectan de la forma más directa posible, lo que supone mayor velocidad en el intercambio de datos. Ahora bien, esto ocurre cuando el intercambio es directo y sin cifrado, por lo que una simple capa SSL/TLS ya reduce mínimamente el intercambio, por el procesamiento del certificado para aplicar la capa de seguridad

En el caso de Tor, las distancias se amplían entre cliente y servidor, los nodos intermediarios, como su propio nombre indica, se sitúan dentro del intercambio de datos recibiendo y transmitiendo la información del extremo de entrada al de salida, todo esto con un cifrado en capas para el archivo, así como para las instrucciones hasta el nodo de salida. Por lo tanto, ya no estamos dependiendo de la respuesta y velocidad del servidor, sino también de los diferentes nodos hasta el extremo.

Entendiendo esto, es evidente que la lentitud está en los nodos. La cuestión es que, por defecto los nodos se asignan automáticamente para nuestra ruta de intercambio, y este es uno de los factores de los que depende la seguridad en las comunicaciones, y por tanto el hecho de mantenernos anónimos durante la navegación.

Malware y anuncios

Puede que encuentres gran cantidad de malware en la Deep Web o la Dark Web. Aunque utilices una VPN, que es lo más recomendable, puede que veas anuncios continuos o que te registres en apartados que estén llenos de virus. Hay descargas de archivos con menos control que en las páginas que visitas habitualmente, pero basta con tener cuidado y no descargar todo lo que ves.

Uno de los problemas habituales en la Dark Web es que no es apta para sensibles: puedes navegar y encontrarte todo tipo de anuncios y videos que no pueden gustar a los más delicados. Vídeos de sexo explícito, anuncios de armas, de drogas, contenidos racistas… Encontrarás todo esto y puede que no te guste “cruzártelo” cuando estés navegando por Internet. Aunque mucho de lo que veas son imágenes falsas, conviene que lo tengas en cuenta.

Páginas fake y estafas

Ventas de todo tipo… y estafas. Pueden aprovecharse de tu desconocimiento para hacerte caer en compras falsas, en estafas, en páginas fake. Cuida tus datos personales, nunca introduzcas información confidencial ni personal ni tampoco aportes ningún tipo de dato bancario en la Dark Web o la Deep Web. Lo más recomendable es que no uses tu email habitual ni ningún tipo de información que pueda comprometerte. Son consejos generales en Internet pero que debes tener aún más en cuenta al navegar por esta parte de la red.

Usa siempre una VPN, gratis o de pago, para acceder. Una VPN menos permite cambiar la dirección IP, desbloquear páginas u omitir filtros geográficos o conseguir mayor seguridad en todo lo que mandemos utilizándola.

Private VPN - Mejores VPN

Cuidado desde dónde accedes

En España no es ilegal acceder a la Deep Web o la Dark Web, pero sí puede serlo en algunos países así que esto puede convertirse en un problema que debes tener en cuenta si no quieres meterte en problemas. China es uno de los mejores ejemplos para este caso. Además, tiene todo tipo de herramientas para impedir que su población acceda.

Otras preguntas frecuentes

Hay otras dudas que pueden surgir a la hora de enfrentarnos a la Dark Web o a la Deep Web. Más allá de todo lo explicado en párrafos anteriores hay usuarios que consideran esto como un riesgo… Entre las preguntas frecuentes encontramos respuesta a por qué parece tan antigua, por qué va más lento de lo habitual o si podemos o no comprar. Pueden ser preguntas absurdas que no te harás si ya te manejas en Internet, pero sí hay muchos principiantes que desconocen las respuestas.

  • ¿Por qué las webs tienen un diseño tan antiguo?

Los complementos, las hojas de estilos y otras «modernidades» del Internet superficial no han sido adoptados por la Deep Web, simplemente, porque no son necesarios. Lo que se pretende es una navegación libre y anónima, no el tráfico masivo que premia a los sitios web en la Internet superficial con la publicidad y otros sistemas de monetización. También podría deberse a la época en la que surgió, cuando todo era bastante básico. Quién sabe si en un futuro, la Deep Web podría adaptarse a nuevas generaciones.

  • ¿Por qué cargan todo tan lento en la Deep Web?

Tor Browser es un navegador web basado en Firefox, pero con extensiones y complementos para evitar el rastreo del tráfico. Nuestro tráfico es «enrutado» para impedir el seguimiento, lo que provoca tiempos de carga mayores, dado que las conexiones a los servidores son indirectas. Lo mismo sucede con otros navegadores y métodos que nos permiten acceder a ella. Además, si tenemos contratado un servicio de banda ancha con baja velocidad, la carga de cualquier web será muy lenta.

  • ¿Puedo comprar en la Deep Web?

Sí, y en cientos de páginas web, pero la mayoría requieren de Bitcoins para ello. En la propia Deep Web encontrarás guías sobre carteras de Bitcoins y servicios de compra de moneda virtual. No podremos comprar con tus datos bancarios o con tu tarjeta de crédito y no te recomendamos que lo hagas porque tus datos pueden estar en peligro o pueden robar tus cuentas. Aunque parezca un sitio seguro, no sabemos quién está detrás de la web. Podría tratarse de una estafa y acabar dando tus datos personales para suplantar identidades.

  • ¿Por qué algunos enlaces no se abren?

La Deep Web es todo un mundo con diferentes estratos, accesibles algunos tan solo con sistemas avanzados de protección de tráfico, otros con invitación privada… Por lo tanto, para acceder a toda la Deep Web tendrás que buscarte algunos métodos más avanzados. Habrá incluso ciertos contenidos a los que no llegarás ni aunque quieras porque tienen una capa de protección extra para que no llegue cualquiera a ellos, pero lo más probable es que no llegues ni a verlos. Hay países que tienen limitaciones bastante extremas, que impiden que los usuarios puedan acceder a ellas. Un claro ejemplo podría ser China.

  • ¿Por qué no puedo registrarme en sitios web con un email normal?

Hay muchos sitios dentro de la Deep Web que requieren un registro para que podamos utilizarlas. Sin embargo, si has intentado hacerlo con una cuenta Gmail o de Outlook, es posible que no hayas podido completar el proceso. Esto se debe a que muchos servicios dentro de esta red quieren estar cubiertos por otros servicios ocultos y descentralizados. De ahí que no quieran que la información que ambos compartís salga a la capa de Internet visible. Por ese motivo, te tocará utilizar una alternativa.

Existen varios servicios que proveen de un email seguro para ser utilizado en la Deep Web. El más famoso es TOR Mail, que es gratuito. Existen otras opciones más avanzadas, pero requieren de un pago en criptomonedas para poder registrar una cuenta. Una vez tengas tu dirección @tormail.org, podrás registrarte en cualquier sitio. Para acceder a TOR Mail, busca la dirección actualizada dentro de The Onion Wiki, ya que el dominio cambia de vez en cuando por motivos de seguridad.

10 Comentarios