Las cartas de la piratería empiezan a llegar a usuarios de toda España

Las cartas de la piratería empiezan a llegar a usuarios de toda España

Redacción

Todos recordaréis el caso de Dallas Buyers Club. Cientos de usuarios de Euskaltel recibieron una carta en las que se les reclamaba dinero por haber descargado la película Dallas Buyers Club por torrent. Hubo dos juicios, y en uno el juez absolvió a los acusados, y en el otro les condenó a pagar 150 euros, demostrando que todavía no hay una idea clara de si la piratería por parte de los usuarios es delito Ahora, un nuevo caso se extiende por toda España, donde los usuarios están empezando a recibir esta carta.

Usuarios de Madrid, Cádiz, Badajoz y Valladolid empiezan a recibir la temible carta

El caso añadió un nuevo capítulo en abril de 2019, donde la productora SheFighter reclamaba hasta 1.000 euros a los usuarios que descargaron determinados capítulos y películas. En concreto, se pedía 150 euros por película y 100 euros por capítulo, con títulos como la mencionada película Dallas Buyers Club, a las que se añaden Lady Bloodfight y Man on Fire, así como la serie Ash vs. Evil Dead.

pirateria carta españa

El juez determinó en el juicio celebrado en San Sebastián que no se puede determinar que el titular de la línea es quien descargó el contenido usando sólo la dirección IP, por lo que desestimó la demanda hace año y medio. Sin embargo, el de Bilbao sí obligó a los afectados a pagar la multa, y la productora se había centrado hasta ahora en esos usuarios debido a la sentencia favorable que recibió allí.

En este caso eran usuarios de Euskaltel, pero tal y como ha revelado hoy nuevamente David Bravo, abogado especialista en propiedad intelectual y derecho informático, junto con la plataforma de afectados de Euskaltel, usuarios de toda España están recibiendo la carta por las descargas P2P en sus domicilios.

De momento, además de Bilbao, hay usuarios de Madrid, Valladolid, Cádiz y Badajoz que están recibiendo las cartas, y en este caso parecen ser usuarios de Movistar. La obra que habrían compartido sería Ash vs. Evil Dead, y la demanda ha sido interpuesta por Lucentum.

En el caso de los usuarios de Bilbao se llegó a interponer una demanda para que pagasen, pero en este caso volvemos a lo mismo que ocurrió hace dos años: los usuarios están recibiendo cartas en las que se les pide una cantidad de dinero para llegar a un acuerdo extrajudicial para no tener que ir a juicio. Este es un método de extorsión que se usa en Alemania, donde los usuarios reciben tres avisos antes de obligarles a pagar. La dirección IP la obtienen a través de las redes P2P, donde se muestra la dirección de cada usuario que está compartiendo el archivo.

Este tipo de demandas buscan generar miedo entre los usuarios, u obligar al uso de un VPN para asegurarse de que las conexiones sean seguras. Lo grave de este nuevo caso es que ahora cualquier usuario de España se ve expuesto a recibir las correspondientes cartas. Veremos cómo va avanzando el caso.