Cosas que solemos publicar en Navidad en redes sociales y que deberíamos evitar

Software

En los tiempos que corren en los que publicamos y compartimos todo tipo de contenidos en diversas plataformas sociales como Facebook, Twitter o Instagram, es más fácil que nunca entusiasmarse con algo nuevo que nos ha pasado, que vamos a hacer, o que hemos recibido, y publicarlo on-line para que esté al alcance de todo el que quiera disfrutar con nuestra alegría, especialmente en fechas señaladas como la Navidad.

En ocasiones esto lo ven amigos y familiares, aunque en muchas otras estas publicaciones le podrían llegar a todo el mundo, por lo que, llegados a este punto, convendría saber que hay ciertos elementos que nunca deberíamos hacer públicos, o al menos tomar ciertas precauciones antes de hacerlo, algo que veremos a continuación en estas líneas

Y es que hay que tener en cuenta que a las puertas del año 2019 como estamos, muchos internautas pasan buena parte de su tiempo compartiendo experiencias del día a día con el resto de sus seguidores o contactos, lo que en determinados momentos puede representar ciertos peligros.

Entradas a eventos

Muchas veces, cuando vamos a acudir a algún concierto o un evento deportivo de algún tipo, por lo general nos puede parecer una gran idea publicar una foto de la entrada en nuestras cuentas de redes sociales, lo que puede ser un error. Hay que tener en cuenta que esto se debe a que en la actualidad casi todas las entradas utilizan un código de barras que se escanea en la puerta para permitir la entrada al sitio, por lo que podría ser más fácil de lo que pensamos copiar estos códigos de barras a través de una foto y utilizarlos para crear una entrada duplicada, por ejemplo, lo que sería un gran disgusto.

Tarjetas de crédito y débito

Esto es algo que parece más que obvio, nunca publicar tarjetas bancarias, pero con todo y con ello, es algo que se hace más de lo que cabría esperar, algo que se ha podido ver en muchas ocasiones en el pasado. Y es que muchos consideran que es bueno compartir una foto de su nueva tarjeta de crédito, pero obviamente cualquiera puede usar los números de esa tarjeta para comprar on-line, o dar paso a un robo de identidad.

tarjetas-de-crédito

Por tanto, si nos decantamos por hacer algo como eso, de entrada en absoluto recomendable, es preferible tomarnos un tiempo para cubrir todos los números que aparecen en la propia tarjeta.

Tarjetas de embarque

Ha llegado el momento de las ansiadas vacaciones navideñas, por lo que hacer públicos elemento tales como la tarjeta de embarque de nuestro esperado viaje, es algo cada vez más habitual y así compartir con el resto esa alegría. Esto puede parecer bastante inocente, pero esos códigos de barras que aparecen, junto a varios números adjuntos, pueden contar una historia más grande de lo que parece a simple vista. Por tanto debemos pensarnos dos veces publicar una foto de estas tarjetas de embarque.

Y es que esta contiene mucha información de la que parece, no sólo en el vuelo en sí, por lo que al usar parte de esa información, alguien podría acceder a una cuenta de viajero frecuente, mientras que con el apellido y el número de localizador es posible acceder a información adicional como el número de teléfono de alguien, o cualquier vuelo futuro que hayamos reservado. Al mismo tiempo permite que alguien cambie nuestros asientos o cancelar cualquier vuelo más adelante.

bloqueo-tablets-dispositivos-electronicos-vuelos-estados-unidos-europa

Así, en el caso de que deseemos compartir con el resto ese viaje navideño, antes de publicar la tarjeta de embarque en plataformas sociales es recomendable tapar los códigos de barras y números que aparecen.

Fotos de escritorio

Estos días son fechas de reuniones con amigos y familiares que vemos de cuando en cuando en algunos casos, por lo que en ocasiones solemos publicar una foto del escritorio de la cena de Navidad, por ejemplo, o alguna fiesta que hayamos hecho. Sin embargo, dependiendo del tipo de información que tengamos en el escritorio del PC, podríamos estar exponiendo parte de esta información confidencial de nuestra empresa. Así podemos estar exponiendo, sin querer, post-it personales pegados en la pantalla, contraseñas, números de cuentas bancarias, facturas que tenemos en el escritorio, datos que por supuesto no deseamos que salgan a la luz para que cualquiera tenga acceso a los mismos.

La dirección postal de casa

Para muchos una de las informaciones más confidenciales que hay es precisamente la dirección de su casa, aunque claro, seguro que buena parte de nuestros amigos y familiares saben dónde vivimos, pero al mismo tiempo no deseamos que todo el mundo lo sepa.

Por desgracia esa esos son unos datos que podemos dejar entrever accidentalmente de manera más sencilla de la que podemos pensar. Y es que es un hecho más que común que la gente publique fotos de sus casas en redes sociales, ya sea para invitar a los amigos en estas fiestas navideñas, para enseñar unas obras, o la decoración que hemos hecho en un momento dado. Así, tanto el número como la calle es fácilmente visible, lo que puede suponer un riesgo, sobre todo para alguien que esté haciendo un seguimiento de nuestra persona, algo que desgraciadamente sucede hoy en día de manera más habitual de lo que nos gustaría.

Es por ello que, tanto en estas fechas navideñas tan señaladas, como a lo largo del resto del año, sencillamente en muchas ocasiones deberíamos tener algo más de sentido común a la hora de publicar ciertos contenidos en las redes sociales. Y es que hay que tener en cuenta que si no tenemos nuestra cuenta bien configurada en cuanto a la privacidad, muchos de estos podrían estar disponibles para cualquier usuario con conexión a Internet.

Escrito por David Onieva

Fuente > ADSLZone