Razones por las que el almacenamiento en la Nube no siempre es la mejor opción

Software

A lo largo de estos últimos años hemos podido ir viendo una constante evolución de los sistemas de almacenamiento de toda la vida, hacia la Nube, más desde que Internet se ha convertido en un elemento indispensable para la mayoría, tanto en su vida profesional como personal.

Así, los servicios relacionados con la Red no han parado de crecer y evolucionar estos años, donde han entrado en juego las plataformas que nos ofrecen un espacio on-line en sus servidores remotos para que podamos hacer uso del mismo guardando todo tipo de información propia y personal.

Al mismo tiempo y como era de esperar, la cantidad de estos servicios de almacenamiento ha ido en aumento, de hecho buena parte de las firmas más importantes relacionadas con la tecnología como Google, Microsoft o Amazon, ya cuenta con su propia plataforma de este tipo que ofrecen a sus millones de clientes y usuarios. Sin embargo y a pesar de las innumerables ventajas que todo esto nos ofrece y de las que os hemos hablado en varias ocasiones, también es cierto que no siempre es lo más recomendable, ya que también presentan ciertos inconvenientes en su uso.

Por un lado, en estos casos, tanto para subir como para recuperar contenidos de la Nube, va a ser imprescindible disponer de una conexión a Internet, como es fácil imaginar, pero no solo eso, sino que es más que recomendable que sea rápida y lo más estable posible. De lo contrario en ambas acciones, tanto en la subida como en la bajada de contenidos, se pueden producir cortes o importantes pérdidas de información, lo que puede ser un tanto exasperante.

Meta

Inconvenientes de los servicios de almacenamiento en la Nube

Por otro lado nos encontramos con el problema de la inmediatez a la hora de acceder a nuestros contenidos personales, ya que si necesitamos tratar con los mismos al instante, tener que acceder a una determinada app, siempre y cuando dispongamos de conexión, y descargar esa información, normalmente va a ser más lento que llevar esos ficheros en un dispositivo USB, por ejemplo.

Y por otro lado nos encontramos con todo lo relacionado con la seguridad, uno de los apartados que en estos momentos más preocupa a los internautas. Hablamos tanto de la seguridad del dispositivo en el que estamos trabajando, algo que también afectaría al almacenamiento local, como a la seguridad de la conexión que usemos, o del servicio de almacenamiento externo que utilicemos en ese momento.

Hay que tener en cuenta que prácticamente ninguna plataforma de este tipo nos garantiza que si se dan determinadas circunstancias, no vaya a acceder a esos datos personales guardados en sus servidores, por ejemplo, en casos relacionados con la piratería, entre otros, lo que genera cierta suspicacia entre un buen número de usuarios de estas plataformas.

Escrito por David Onieva

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • Ezequiel Asecas

    A mi no me gusta absolutamente nada el almacenamiento en la nube. Pagar mensualmente por una miseria de GBs cuando puedo tener un HDD de capacidades varias para almacenar lo que quiera y que a la larga termina siendo mas barato, seguro, veloz. Me quedo con mis HDD, gracias

  • tidus

    Para guardar «copias de seguridad de información que ya tengo en otro disco duro físico» es para lo que lo uso yo y es el uso que se le debería dar si no se quiere perder información ni por el lado físico ni por el lado de la nube

  • Marco Antonio Anaya OliVares

    Muy cierto. Mil veces mejor un Disco externo. Yo era suscriptor de mega. Pero un día seguramente el administrador de mega se fumó algo, pues decidió que MIS mp3 que yo grabe en GarageBand, creados POR MI, promovían la piratería y reatas. Me cancelan la cuenta. Lo más curioso es que esos mismos mp3 los tengo en otros servidores, 4shared y Google one y nunca he tenido líos. Aguas con mega, pues NO RESPETA la privacidad como tanto cacarea.

    • Pietro

      Y qué tendrán que ver las churras con lad merinas ?

  • Sporty Donkey

    Y el dinero mejor debajo del colchón.