La próxima versión de Windows 10 no perderá rendimiento por el parche de Spectre v2

Software

Hace dos semanas supimos tras la presentación de los nuevos Intel Core de 9ª generación que Intel había solucionado algunas de las vulnerabilidades de Spectre y Meltdown que más afectaban al rendimiento a nivel de hardware. En concreto, Meltdown V3 y V5 estaban solucionadas mediante software, pero finalmente ya los nuevos chips son inmunes a nivel de hardware. Y ahora Microsoft va a solucionar otra de las que más afectaban al rendimiento, pero a nivel de software y para todos los usuarios.

Spectre V2 recibirá un nuevo parche que no afectará al rendimiento en Windows 10

Aunque estas vulnerabilidades fueran tan fáciles de explotar que un usuario podía verse afectado simplemente visitando páginas web, los parches para ellas podían llegar a disminuir el rendimiento de un procesador hasta un 20%. Por suerte, no ha habido grandes ataques que hayan aprovechado estas vulnerabilidades como sí ocurrió con WannaCry.

spectre-sgx windows 10

Además de los parches que todos tenemos en nuestros ordenadores, y los arreglos a nivel de hardware, Microsoft ha estado trabajando en una mitigación para Spectre V2 (CVE-2017-5715) que va a evitar que disminuya el rendimiento por solucionar este fallo mediante la habilitación de “Retpoline”.

Lo que Retpoline hace básicamente es crear un bucle infinito para evitar que se puedan usar las predicciones y averiguar el contenido que están gestionando otras aplicaciones. Gracias a esto, el impacto del rendimiento bajará a apenas un 1 o 2%; una cifra casi residual y anecdótica frente al gran impacto que había hasta ahora, donde la solución de Spectre V2 era la que más afectaba al rendimiento de entre todos los parches; sobre todo cuanto más antiguo fuera el procesador.

Estará disponible sólo para la próxima versión de Windows 10 y las que lleguen después

Esta solución estará disponible para todos los usuarios de Windows 10 en la actualización 1903 (Redstone 6) que se lanzará en primavera de 2019. De momento no se va a poder habilitar en versiones anteriores por temas de compatibilidad, aunque los binarios estén presentes. Por ello, será necesario actualizar a la última versión del sistema operativo si se quiere disfrutar de este parche que mejorará ligeramente el rendimiento de tu ordenador.

Para comprobar si realmente la mejora de rendimiento se nota habrá que esperar a que se realicen las primeras pruebas de rendimiento de la versión final, o incluso es posible que haya quien se aventure a hacerlas en las últimas builds del sistema operativo que lo incluyan.

Escrito por Alberto García

Fuente > MSPowerUser