Un documento secreto desvela que pagaríamos hasta 35 euros más por móvil Android en Europa

El pasado miércoles recogíamos que Google había decidido empezar a cobrar a los fabricantes de móviles Android por incluir la Play Store en sus dispositivos. Esto abre la puerta a que los fabricantes creen sus propios forks, debido a la multa que la UE impuso por monopolio a Google, que obligaba a estos fabricantes a preinstalar apps como Chrome o Búsqueda de Google. Ahora ya sabemos cuánto cobrará Google a estos fabricantes.

Hasta 40 dólares por tener la Play Store en el móvil

40 dólares. Esto es lo que todos los fabricantes de móviles como Samsung o Huawei van a tener que pagarle a Google si quieren seguir incluyendo la Play Store en sus móviles de gama alta. Así se ha desvelado en documentos que ha obtenido The Verge, donde se detalla que los “Google Mobile Services” (que incluyen la Play Store) costarán esos 40 dólares (unos 35 euros).

Esta tasa variará dependiendo del país y del dispositivo, y se empezará a aplicar a partir del 1 de febrero de 2019. Además, Google ofrecerá acuerdos personalizados a marcas que decidan incluir Chrome y Búsqueda de Google en sus móviles. En esos acuerdos se establecerá una rebaja en la tasa, o incluso que la compañía no llegue a cobrarle nada.

La tasa estará dividida en tres grupos dependiendo de los países y el tipo de móvil. Donde más alta será es en Reino Unido, Suecia, Alemania, Noruega y Países Bajos. Un móvil con más de 500 ppi pagará los 40 dólares de licencia a Google. Entre 400 y 500 ppi pagarán 20 dólares, mientras que por debajo de 400 ppi pagarán 10 dólares. En algunos países, los móviles de gama baja podrían tener que pagar sólo 2,50 dólares.

No se sabe por qué Google ha elegido los ppi como referencia para cobrar más o menos a los fabricantes, pero probablemente lo hayan hecho por la fuerte relación que hay entre una pantalla de alta resolución y el precio del móvil. En el caso de las tablets, el precio máximo será de hasta 20 dólares.

Los fabricantes podrían trasladar este coste al consumidor final

Los fabricantes que no preinstalen Chrome como navegador predeterminado también dejarán de ingresar dinero por búsquedas y publicidad. Actualmente, Google da un pequeño porcentaje por ingresos de búsquedas a quienes lo incluyen en sus terminales, siendo un gran aliciente para ellos hacerlo. Tanto Chrome como Búsqueda de Google son las aplicaciones que más ingresos generan a la compañía.

La Unión Europea anunció el pasado verano que iba a prohibir que Google obligase a los fabricantes a incluir esas dos aplicaciones en los móviles, ya que decía que estaba impidiendo que la competencia innovase y prosperase, a cambio de recibir una multa de algo más de 4.300 millones de euros.

Muchos críticos con la decisión de la comisión han argumentado que este nuevo coste va a acabar repercutiendo en los precios que paguen los consumidores finales. Uno de los motivos por los que los fabricantes han usado Android durante la última década es que era un sistema operativo abierto y gratuito. Microsoft cobraba dinero a los fabricantes, siendo ese uno de los motivos de su fracaso.