Cabify y UGT se unen para combatir la precariedad laboral de los conductores VTC

Actualidad

Cabify, UNAUTO, la asociación mayoritaria de empresas del sector VTC, UGT (Federación Estatal de Servicios, Movilidad y Consumo – FeSMC) y Vector Ronda Teleport, se reunieron ayer para formalizar un acuerdo destinado, según todas las partes, a la “defensa de la calidad del empleo, la equidad, el respeto a la diversidad y el principio de igualdad”. En plena guerra con el sector del taxi y con un aumento significativo de la precariedad laboral en el sector, los principales actores del sector quieren atajar este problema.

Es un primer paso, aunque sin medidas específicas ni acciones concretas, para acabar con muchos casos de abuso laboral en el sector que, por otra parte, Eduardo Martín, presidente de UNAUTO, se apresuró a desmentir en el evento “son falsas las acusaciones que se han vertido sobre las empresas del sector y una de las principales es que los trabajadores son falsos autónomos. Eso no es cierto, los servicios están prestados por empresas, están dados de alta y cumplen todos los convenios. La mayor parte de los contratos son indefinidos y ofrecen un sueldo medio de 1.100 euros” afirmó Martín.

Así trata a los conductores de Uber y Cabify la empresa con más licencias VTC

Este principio de acuerdo llega precisamente en plena guerra con el sector del taxi y con el propio Gobierno que planea transferir las competencias a las Comunidades Autónomas con el objetivo de reducir el ratio de licencias y así calmar los ánimos del taxi que reclama mayor regulación y control por parte de las autoridades.

Precariedad en empresas de VTC como Moove Cars

Los propios representantes del sector afirmaron que, en realidad, no existe un convenio colectivo propio para los conductores de VTC, una reclamación que hacen al Ejecutivo, ya que actualmente se rigen por el mismo que tiene el sector del taxi, muy beligerante con la actividad de las empresas VTC.

Cómo publicamos hace apenas unos días, los casos de abusos laborales en el sector VTC son evidentes. Jornadas de hasta 60 horas semanales, cambios de turnos sin ningún tipo de control, presiones para aumentar la facturación a toda costa y actitudes despóticas por parte de algunas empresas controladas por fondos buitre como King Street Capital.

Según Martín, esto no ocurre aunque confesó que “puede haber algunas ovejas negras” que se escapen del control de las asociaciones. Según el presidente de UNAUTO “las empresas VTC no se pueden escapar al control fiscal y telemático debido a los sistemas que se utilizan para operar. Es imposible librarse de la inspección laboral”.

También es curioso ver como en el texto del acuerdo se especifica que “exponen la necesidad de conciliar los intereses de los representados en la búsqueda de un objetivo compartido: la buena marcha y competitividad de las empresas VTC, la generación de riqueza, la prestación de un servicio de calidad y la creación de un marco laboral digno que permita el desarrollo personal y profesional de las trabajadoras y trabajadores del sector”.

Es evidente, que al expresar en el texto que hay que crear un “marco laboral digno”… la realidad es bastante diferente a la que quiso presentar el presidente de la patronal VTC en el acuerdo. Es más, se añade que es “preciso articular los mecanismos adecuados para vehicular el derecho de las personas trabajadoras a la defensa de sus intereses dentro y fuera de la empresa”

Los abusos existen pero ¿qué se va a hacer para evitarlos?

Evidentemente, un acuerdo entre todas las partes del sector (aunque hay que destacar que sólo una empresa VTC estuvo presente en la firma cuando UNAUTO, por ejemplo, reúne a cerca de 1.200) es una buena noticia. Es por ello que la siguiente pregunta a los firmantes fue “¿cuál será la primera medida para mejorar la situación laboral de los conductores VTC?”. Y la respuesta no fue demasiado convincente. Ni desde UGT ni desde la patronal se indicó que estuviera ya trazado un plan de mejora o, simplemente, de control de la situación laboral de los conductores. Algún tipo de programa de obligado cumplimiento para las empresas del sector. Se indicó que las partes ahora se sentarían y comenzarían a trabajar en ello. O lo que es lo mismo, hay buenas intenciones, pero ninguna acción real sobre la mesa.

¿Preocupan los conductores o las empresas?

Realmente, la principal y más inmediata preocupación de las empresas VTC es su situación de debilidad ante el sector del taxi. Manifestaron que se sienten injustamente tratados y preocupados porque la regulación de las empresas VTC que parece que se aprobará a finales del mes y hace “peligrar la seguridad de los empleos que se están creando y que se van a crear”. Según datos presentados en la firma del acuerdo, existen en España 15.000 puestos de trabajo “estable y de calidad” en el sector y se espera que se alcancen los 40.000 empleos directos en 2019.

Apelan a que generan empleo en los sectores más desfavorecidos para encontrar un empleo (personas con riesgo de exclusión social, parados de más de 50 años y mujeres que se reincorporan al mundo laboral), algo que dicen que “sustenta la certidumbre de que el marco de actuación de las VTC está totalmente disociado del de otros tipos de plataformas o modelos de negocio que fomenten una relación laboral de precariedad”. Precisamente, de eso se aprovechan determinadas empresas de VTC exprimiendo a sus empleados e incumpliendo sus contratos, saben que no tienen otra salida que el paro.

El verdadero y más inmediato temor es la regulación del sector mediante el Decreto Ley que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez y que podría dinamitar la actividad de las compañías VTC dado que, por el momento y según ellos, se ha realizado con la única intención de aplacar las iras del sector del taxi. Buena prueba es la huelga que se está planteando ante la aprobación de esta ley que, en palabras de Antonio Parrondo (Auro News Transport de Barcelona) que es quien ha llamado a la movilización “significa la quiebra total de las compañías”.

Quizás esta es la verdadera razón del acuerdo de objetivos, que no de acciones, que presenta al sector con buenas intenciones, como un empleador creciente, que quiere enmendar sus errores en cuanto a la calidad de los puestos de trabajo aunque no presente ninguna acción concreta, y que con la nueva ley supondría una importante subida de la cifra que podría importar, o presionar, al Gobierno: los parados.

Escrito por Redacción

Fuente > ADSLZone