1997-2018: Cómo Netflix pasó de ser un videoclub en California a llegar a tu salón

Actualidad

Netflix es una empresa ‘joven’, para la mayoría de nosotros, porque llegó a España en octubre de 2015; el día 20, concretamente. Sin embargo, la firma lleva existiendo desde el año 1997 en Estados Unidos, teniendo sus comienzos en el estado de California. Nació como un videoclub, que en absoluto era un negocio innovador por definición, pero que introdujo un concepto singular: la suscripción. Por aquel entonces, evidentemente, a vídeo en formato DVD.

Netflix nació en el año 1997, como comentábamos, cuando Reed Hastings y Marc Randolph crearon un videoclub con este nombre. Inicialmente en California, en los Estados Unidos, ofrecían un servicio de suscripción según el cual sus clientes podían solicitar películas en DVD para el envío a domicilio. Algo que, aunque puede parecer ‘antiguo’, sigue existiendo en los Estados Unidos, aunque actualizado a los nuevos formatos: el Blu-Ray, como no podía ser de otra manera.

Pero el servicio comenzó a crecer de forma exponencial cuando se introdujo la visualización en streaming. Es decir, cuando el mismo modelo de suscripción se aplicó a la reproducción online de contenidos. Fue entonces cuando empezó a extenderse a nuevos territorios y popularizarse de forma importante, a la par que crecía la cobertura de conexiones a Internet de banda ancha.

Netflix: crecimiento en el número de abonados a su servicio de suscripción premium

En el año 2007, cuando Netflix había cumplido su primera década de actividad, el servicio de suscripción se mantenía con 7,48 millones de clientes abonados. Un año después se aumentó en casi 2 millones adicionales esta misma cifra, y en el año 2009 se superaron los 10 millones. Concretamente, se registró una cifra de 12,27 millones de suscriptores en los Estados Unidos. Cerrando la década, Netflix consiguió alcanzar durante el año 2010 los 20,01 millones de usuarios duplicando sus abonados en tan solo un año.

Pero fue a partir del año 2011, inclusive, cuando Netflix empezó a registrar una cifra significativa de abonados fuera de los Estados Unidos. Para aquel año alcanzarían los 25,53 millones, y doce meses se colocarían en 33,27 millones. Evidentemente, cifras que quedan lejos de los cerca de 120 millones de usuarios en todo el mundo que tienen actualmente.

Cómo ha evolucionado el catálogo de Netflix

En este interesante crecimiento en la cifra de abonados hay varios factores relevantes. Pero uno de los principales, y que ha ayudado a Netflixdiferenciarse de la oferta tradicional de televisión y de sus competidores son los Netflix Originals. Es decir, los contenidos propios y las producciones de la compañía. Algo que arrancó en el año 2011, en el mes de marzo cuando compraron House of Cards para que debutase en su plataforma en febrero de 2013. Fue entonces cuando arrancó otro importante punto de crecimiento por parte de la compañía dedicada ahora al vídeo en streaming.

Para ese mismo año, en noviembre de 2013, fue cuando Netflix alcanzó un acuerdo con Marvel Television por Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage. Por otro lado, esto les permitió acercarse a Disney. A partir de estos primeros movimientos, Netflix ha seguido apostando por los contenidos exclusivos y por las producciones propias muy por encima de sus alternativas y competidores, y es lo que le ha permitido ofrecer un catálogo especialmente atractivo para los potenciales suscriptores.

La ‘expansión internacional’ de Netflix en una década

El año 2007, cuando Netflix había cumplido su primera década de actividad, fue uno de los momentos más importantes de la compañía porque es cuando se lanzó el servicio de vídeo en streaming sin abandonar su modelo de suscripción al estilo videoclub, soportado en el formato físico. Pero tres años después la compañía se lanzó a Canadá con el mismo servicio de suscripción apostando por primera vez por el mercado internacional el 22 de septiembre.

El siguiente paso sería introducirse en América Latina, el Caribe y Las Guayanas, tan solo un año más tarde. Y en el año 2012, el servicio de vídeo en streaming comenzó a expandirse por Europa llegando inicialmente a Reino Unido e Irlanda el 4 de enero. En el mismo año, aunque en el mes de septiembre, siguieron con esta expansión por Europa ofreciendo el servicio en Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia.

Hubo problemas más adelante en su expansión internacional por los costes de la suscripción. Se ralentizó temporalmente la introducción del servicio de vídeo en streaming a nuevos países, pero entraron en Países Bajos durante el año 2013. Y un año más tarde, en 2014, se volvió al ritmo de expansión llegando a Austria, Bélgica, Francia, Alemania, India, Luxemburgo y Suiza. En los últimos años es cuando Netflix ha concluido su llegada a todos los países del mundo: en enero de 2016 se anunció la disponibilidad en todo el mundo a excepción de China continental, Siria, Corea del Norte y Crimea. Y durante el pasado año se dieron los primeros pasos con China.

Escrito por Carlos González

Fuente > statista