¿Por qué hay tiendas que venden los móviles más baratos incluso de lanzamiento?

Telefonía

Seguro que, buscando por Internet, en más de una ocasión has encontrado móviles más baratos en determinadas tiendas online. Y sí, es algo que ocurre, aunque con menor frecuencia, en algunas tiendas físicas. Lo curioso no es que ocurra, sino que estos precios más bajos los ofrecen incluso de lanzamiento, cuando la demanda del dispositivo es máxima y la depreciación aún ni existe para él. Pues el secreto, en la mayoría de los casos, está en los impuestos que se le aplican al producto y, por supuesto, el origen del dispositivo.

Puede ocurrir con cualquier otro modelo, pero pondremos de ejemplo los precios del iPhone X. Este caso es especialmente llamativo por la enorme diferencia que existe en su precio en Estados Unidos, que es su país de origen, frente a otros mercados. En estos otros mercados repercuten sobre el precio los impuestos aplicados y, además, el cambio de divisa.

Así cambia el precio de un móvil entre unos y otros países

El ejemplo del iPhone X es bien claro: su precio -en euros- es de 836 euros en los Estados Unidos, y sube hasta los 1.159 euros en España con un sobrecoste de 203 euros de impuestos. En Finlandia alcanza los 1.179 euros con 234 euros de impuestos, y en Portugal el mismo precio, pero con 229 euros correspondientes a impuestos. En Dinamarca, por ejemplo, los impuestos suponen 239 euros de su precio final, que son 1.196 euros.

Países Precio Impuestos Precio final
EE UU 836 (1) 836 (1)
España 956 203 1.159
Australia 962 96 1.059
China 915 156 1.071
Finlandia 945 234 1.179
Austria 955 194 1.149
Francia 950 209 1.159
Bélgica 950 209 1.159
Dinamarca 956 239 1.196
Alemania 955 194 1.149
Irlanda 958 221 1.179
Italia 969 220 1.189
Holanda 954 205 1.159
Portugal 950 229 1.179
Suiza 966 81 1.047
Suecia 963 241 1.204
R. Unido 922 185 1.107
Polonia 956 218 1.174

Tabla de 20minutos

Comprarlo en otro país y venderlo en España más barato ¿el truco de algunas tiendas?

Un español podría comprar el iPhone X por 836 euros exactamente en el mismo momento en que en España cuesta 1.159 euros. ¿Cómo? Comprándolo en Estados Unidos. Y para que eso sea posible, hay algunas tiendas que lo traen de importación y lo venden a un precio intermedio, más económico que en el mercado nacional, y sin verse repercutido de forma directa por el IVA. Porque no es necesario traerse el negocio a España para vender en nuestro país, y por tanto el tratamiento del negocio, en términos de fiscalidad, puede acomodarse de varios modos, en función de dónde se establezca el comercio online.

Hay tiendas que se asientan legalmente en Reino Unido o Andorra, entre otros países, y que tributan de diferente modo a como lo hace un comercio español. Sin embargo, la distribución internacional permite que operen a distancia, con un ‘catálogo’ online.

Garantía e IVA, los problemas para el consumidor en la importación

No todas las tiendas online funcionan de esta manera, evidentemente, pero hay casos llamativos en los que la diferencia de precio, incluso desde el lanzamiento del teléfono inteligente, hacen evidente que esta, u otra muy parecida, es la forma de operar que mantienen determinadas tiendas. Y hay otro factor llamativo, que es la demora entre su inicio de distribución y la fecha de lanzamiento real del dispositivo. Cuando se lanza el dispositivo al mercado, ellos tardan algunos días más en empezar a entregárselo a los consumidores.

Y en todo esto, evidentemente, la factura con IVA no va a aparecer por ninguna parte, porque el ahorro en la compra del dispositivo está en que, como comentábamos anteriormente, en la mayoría de los casos no se pagará el IVA correspondiente por el dispositivo. De un 21% sobre su precio, por cierto, como en cualquier otro producto.

Y si este no fuera un problema suficiente como para plantearse optar por el método de compra tradicional, hay otro factor relevante: la garantía. Cuando se importa un teléfono inteligente, la compra del dispositivo no es desde la fecha que lo adquiere y recibe el usuario, sino la fecha original de compra en su país de origen. Que podría ofrecer únicamente un año de garantíadepende de la legislación de cada país-, y que por supuesto podría ser una fecha muy anterior al día en que nosotros, como usuario, lo hayamos comprado.

Respecto a esto, cuando se opera como comercio español, el propio comercio tiene que responder con dos años de garantía, con independencia de la ofrecida por el fabricante. Con un ticket en el que quede reflejada la fecha de compra, la cual servirá para ‘contar’ esos dos años desde el día de adquisición. Todo esto, de nuevo, no quiere decir que todas las tiendas online sigan esta metodología, ni muchísimo menos. Son sólo algunos casos, y en su mayoría los más ‘llamativos’ por las diferencias en sus precios. En estos casos hay que tener algo de precaución, porque el dinero que nos ahorramos puede que también nos lo estemos ahorrando en derechos como consumidor y garantías.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • Nygma

    Después de ochenta publirreportajes sobre el S9 en una semana (y todos ellos comiénde el ojete a Samsung, no ponéis ni una sola pega a un teléfono caro, continuista y vulgar) resulta que para hacer un artículo crítico acerca de las diferencias de precios de los terminales, usas como ejemplo…

    … A ver, a veeeer….

    …. ¡¡EL IPHONE X!!

    Supongo que habrá sido una inocente casualidad, ¿verdad Carlos? Porque hacer este mismo ejercicio con el S9 (que hubiera sido lo lógico ya que es el teléfono de moda) habría enfadado al patrón que te da de comer… ¿a qué sí?

    Qué gran vasallo de eres, vive Dios.

  • Pingback: Google, Amazon, Apple y otros gigantes pagarán hasta el 6% de sus ingresos en impuestos()

  • Lorena Hernández de Benito

    Si algo no os recomiendo nunca es comprar cualquier dispositivo electrónico en Certideal.
    Cuando mi teléfono empezó a fallar más de lo habitual y quise reemplazarlo pensé en que un móvil reacondicionado podía ser buena opción, combinando calidad y precio. Comencé a buscar en diferentes páginas, algunas recomendadas por conocidos (como BackMarket) y otras de las cuales leí buenas críticas en el internet. Ahora no se decir por qué, pero me decanté por Certideal. Bien. Eso fue lo peor que pude hacer.
    Una vez ojeé entre sus muchos teléfonos, precios, modelos, niveles de mantenimiento,… me decidí por adquirir un teléfono reacondicionado. Lo que a priori me resultaba una página de confianza, seria y competente resultó un fraude para mi persona, tanto en la atención que me han prestado como en la dinámica de resolución de problemas. Realicé el pedido el 26 de febrero de 2019, en principio quería financiarlo en 3 meses, no me dejó optar por ese tipo de pago (aún no se muy bien por qué), mientras preguntaba por correo electrónico por qué no funcionaba la web al elegir ese tipo de transacción. Finalmente decidí pagarlo todo a una. (eso no es apenas relevante, pero la verdad que ya empezó dando problemas). El pedido me debía llegar el 28 de febrero, según me notificaron por correo electrónico. No fue así, no llegó el 28, tampoco el día 1 de marzo. Pasó un finde de semana y el lunes 5 tampoco me llegó nada. Intentaba contactar con ellos por correo, por teléfono y he de decir que es muy difícil que te hagan caso. En el Messenger de Facebook te contestan una vez al día y el correo deben tenerlo abierto entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde (quien tuviera una jornada laboral así, joder), lo de intentar hablar con ellos vía telefónica es otro rollo: debes solicitar en una página web que te hagan una llamada eligiendo tú el horario, en el mejor de los casos puedes elegir una hora para al cual quedan alrededor de 4 o 5 (solicité en varias ocasiones una llamada a las 9 de la mañana y solo podía elegir horarios a partir de las 15:00), en el peor de los casos te toca esperar hasta el día siguiente. Suponiendo que te llamen (que a mi, en ciertas ocasiones no me llamaron pues no me apareció nada en el registro de llamadas) y les respondas a teléfono (tampoco creas que insisten demasiado si no lo oyes a la primera), les puedes contar tu drama, que a veces, a parte de no poder ayudarte, incluso se descojones de ti. El caso, yendo al grano, el paquete no me había llegado el día 5 porque n se había incluido en la expedición en la que debía salir. Me lo contaron y dijeron que se mandaba ya mismito, y como disculpa ante las molestias ocasionadas me mandaban un accesorio adicional (vamos a ver, me la suda el accesorio, necesito un teléfono para pode comunicarme y desarrollar mi vida laboral y estudiantil). En esos días me mantuve sin whatsapp, llamadas ni redes sociales, mi antiguo móvil había muerto. Esperé y Esperé, y no no recibí nada. Eso si, el dinero si lo habían cobrado desde el minuto 1. Durante estos días mandé correos y hable con ellos en varias ocasiones, me dijeron que el transportista debía haber perdido el paquete. Fantástico todo. Sobre el día 11 de marzo volví a llamar, me confirmaron la pérdida del paquete, o que ellos no lo tenían al menos. Me estaba poniendo bastante nerviosa. Me dijeron que hablarían con el transportista, esto ya para el día 11 o 12, no vayan a herniarse por solucionar un problema a un cliente, oye. El día 12 me constataron que el transportista no sabía donde estaba el paquete y que tenía 7 días para declararlo perdido o para encontrarlo. 7 días laborables, que no naturales, lo cual con un fin de semana de por medio, alargó bastante el trámite. En realidad fueron 8, que, contando con el finde, se hicieron 10, en fin, un día más o un día menos llevando 20 días de retraso que más da, ¿no?. Todo esto para que el transportista declarase oficialmente el paquete perdido el día 22 de marzo, viernes, se me notificó al lunes siguiente, ya 25. En un correo me confirmaban que me enviaban otro teléfono y me llegaría el 26.
    En todo el transcurso del mes, por que ha sido un jodido mes, he mandado alrededor de 85 mail, hablado con la empresa por teléfono cuantas veces me han permitido, me he puesto inútilmente en contacto incluso con SEUR (ellos no tenían nada que ver, he de decir, y darles las gracias por su comprensión, trato y ayuda, a diferencia de la empresa remitente).
    De Certieal he de decir que no he podido encontrarme con personas más absurdas e inútiles en mis 22 años de vida, me han hecho preguntarme durante casi un mes cómo se puede ser tan incompetente en su propio trabajo, cómo se puede tener tan poca vergüenza y tanta cara y cómo se puede ser así de gilipollas, con todas las letras. Todo esto se lo he constatado formal y no tan formalmente a ellos mismo tanto por correo como por teléfono (la verdad que me conocieron en seguida). Una lástima no haber podido hacerlo en persona.
    Así que esta es mi historia, una anécdota más donde os invito que no compréis ni un mísero cargador de móvil a esta panda de subnormales.

    Un saludito