Semáforos y radares de velocidad, las últimas víctimas de WannaCry en Australia

Escrito por Claudio Valero
Virus

El brutal ataque de ransomware conocido como WannaCry o WannaCrypt sigue dando mucho que hablar. En los últimos días hemos descubierto algunas medidas que se tomarán para evitarlo en un futuro. No obstante, en el presente sigue “haciendo de las suyas”. Semáforos y radares de velocidad, las últimas víctimas de WannaCry en Australia.

El ransomware WannaCry actúa como todos los malware de este tipo, es decir, infecta un ordenador y cifra sus ficheros, para posteriormente pedir un rescate por descifrarlo. Este rescate suele ser una cantidad en bitcoin que se debe pagar a través de una dirección de la Deep web, por lo que al usuario se le pide la instalación de Tor Browser.

Un fallo permite eliminar el ransomware WannaCry en Windows XP pero no en Windows 10

Semáforos y radares de velocidad, las últimas víctimas de WannaCry

Decenas de radares de velocidad y semáforos de Australia habrían sido infectados por WannaCry, algo que ha sido desvelado en el día de hoy por el Minister and Road Safety Camera Commissioner del país oceánico. Hasta 55 cámaras situadas en cruces también estarían afectadas.

wannacry

Sin embargo, a diferencia de otros casos, el ransomware no ha llegado a través de Internet. Según ha confirmado una emisora de radio local, se trató de un “error humano”. Concretamente, alguien habría conectado una memoria USB infectada en una de las cámaras y eso habría sido la causa de todo.

El recuerdo de WannaCry sigue y el sector médico está preocupado por la seguridad

En estos momentos, se habría aplicado un parche de seguridad que “previene” la expansión del virus a más dispositivos. Ahora, el departamento de tráfico trabaja en recuperar las cámaras afectadas, algo que esperan lograr en los próximos días. De todas formas, parece que las cámaras han seguido funcionando y captando las infracciones.

El vendedor de cámaras Redflex Traffic Systems también colabora para intentar que todo vuelva a funcionar según lo previsto en el plazo de tiempo más corto que sea posible. Como siempre, mantener los sistemas actualizados y aplicar todos los parches de seguridad que sean necesarios, es la forma más efectiva de evitar un nuevo WannaCry.

Como sabemos, Microsoft lanzó un parche que cerraba el agujero de seguridad aprovechado por esta ransomware el pasado mes de marzo. La irresponsabilidad de muchas empresas ha sido el socio perfecto para que pasara todo lo que ha sucedido. Por suerte para ellos, casi todos los particulares estaban protegidos al instalar los parches de Windows de manera automática conforme están disponibles.

El culpable de la expansión de WannaCry fue Windows 7

Fuente > 3aw