España lidera el fraude en reciclaje de basura electrónica

España lidera el fraude en reciclaje de basura electrónica

Claudio Valero

¿Sabías que cada español paga de media entre 5 y 30 euros cada vez que compra tecnología para que los fabricantes se hagan cargo de la gestión de los aparatos cuando termina su vida útil? Pues parece que ese dinero no se está utilizando para su propósito y que tres de cada cuatro residuos tecnológicos no son gestionados convenientemente. Por ello, nuestro país lidera el fraude en reciclaje de basura electrónica.

La Unión Europea ha vuelto a sacar los colores a nuestro país como en tantas ocasiones. Según han publicado recientemente, el 75% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) que se generan en España, no son gestionados de forma adecuada. Más allá del importante daño que esto causa al medio ambiente y a la salud, también supone un importante fraude para nuestro bolsillo. Esto es debido a que pagamos por adelantado para que se realice esta gestión, aunque luego no llegue a realizarse nada con la llamada por el reciclado del producto.

Reciclaje basura

Pagamos entre 5 y 30 euros en concepto de reciclaje de basura electrónica

Y es que los españoles pagamos de media entre 5 y 30 euros cada vez que compramos un aparato electrónico. Este canon está destinado a que los fabricantes se hagan cargo del mismo una vez que ha terminado su vida útil. La Unión Europea señala que los fabricantes destinan poco más del 20% del dinero que perciben por este concepto en el correcto tratamiento de los productos.

Esto coloca a España en la poco honrosa situación de liderar el fraude en reciclaje de basura electrónica a nivel europeo. Otro dato relevante lo aporta un informe de Eurostat. En nuestro país sólo se recicla el 25% de los aparatos electrónicos mientras que la media de los países de nuestro entorno supera el 35%, una notable diferencia que pone en riesgo el medio ambiente y la salud.

Lo preocupante es que, aunque se ha multiplicado por tres el consumo de aparatos electrónicos en España, el reciclaje de los mismos ha caído a la mitad. Esto pone de manifiesto que los fabricantes no están cumpliendo con el cometido que exige la tasa pagada por los consumidores. Medio millón de las 750.000 toneladas aptas para el reciclaje no se procesan adecuadamente.

Al final, la mayoría de residuos termina en vertederos ilegales o se exportan ilegalmente a otros países. También se tratan de forma ilegal para extraer los materiales más valiosos que los componen. Las medidas introducidas por el gobierno no están terminando de funcionar y en España reina el fraude en reciclaje de basura electrónica.