El smartwatch podría violar nuestra privacidad y «chivar» el PIN de las tarjetas de crédito

Gadgets

La mayoría de nosotros disponemos de al menos una tarjeta de crédito o de débito que usamos de manera habitual, por ejemplo, a la hora de sacar dinero de los cajeros automáticos. Normalmente para realizar esta sencilla tarea tomamos algunas medidas de seguridad con el fin de evitar futuros disgustos, pues bien, a partir de ahora vamos a tener que actualizar estas precauciones.

Estas tarjetas suelen estar protegidas mediante un PIN compuesto por cuatro dígitos que debemos teclear, bien en el cajero automático, bien en el dispositivo de pago de los comercios en los que estemos comprando. Por regla general tapamos este teclado compuesto de un total de 12 teclas para evitar que terceros puedan ver este código personal de seguridad. Pues bien, tras recientes estudios realizados por el ingeniero de software Tony Beltramelli, se ha demostrado que dispositivos que se están convirtiendo en habituales hoy en día como son los smartwach o las pulseras de rendimiento, podrían estar «traicionándonos» exponiendo a personas malintencionadas este PIN.

Cierto es que este tipo de dispositivos ofrecen una gran cantidad de funciones que pretenden facilitarnos la vida en el día a día gracias a la avanzada tecnología que utilizan, tecnología que puede ser aprovechada por los amigos de lo ajeno, en este caso, los sensores.

Destacado: ¿Es fiable la seguridad y la privacidad en los dispositivos wearables?

Con el fin de demostrar que uno de estos wearables están capacitados para «hacer público» el PIN de nuestras tarjetas, el mencionado ingeniero ha llevado a cabo la siguiente prueba. Tal y como nos indican los compañeros de RedesZone, Beltramelli hace uso de una red neuronal entrenada por él mismo y, utilizado una serie de algoritmos, ha creado una inteligencia artificial que en cierto modo toma el control de nuestro reloj inteligente, entre otros wearables. De este modo el dispositivo estará capacitado, sin que nosotros nos demos cuenta en ningún momento, de acertar por si solo las teclas que estamos pulsando al introducir el correspondiente PIN dependiendo de los movimientos que estemos haciendo con la mano y muñeca.

apple watch

Para lograr esto evidentemente utiliza las lecturas que automáticamente están haciendo el acelerómetro y el giroscopio que monta el dispositivo para posteriormente enviar los datos obtenidos vía bluetooth. Para el experimento que llevó a cabo usó un Sony SmartWatch 3 como wearable que enviaba la información a un terminal Nexus 4, todo ello por medio de una aplicación especial. Por este sistema el reloj inteligente logró identificar y transmitir 5 de los 9 dígitos pulsados. Pero claro, hay que tener en cuenta que las redes neuronales y la inteligencia artificial que se usaron van aprendiendo por si mismas y mejorando con el paso del tiempo, lo que iría aumentando los aciertos.

Quizá también te interese:

No se salva uno: Todos los smartwatch se pueden “hackear”

¿Tienen las pulseras de actividad los días contados?

Escrito por Javier Sanz

Fuente > RedesZone

Continúa leyendo
Comentarios
4 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    17 Ene, 16 9:54 am

    Una preguntita: en una noticia sobre fallos de seguridad en relojes inteligentes cuyo protagonista es un Sony smartwatch 3 (Androide Wear), ¿por qué usáis una foto de un Apple Watch?

    Esto es tan incoherente como que en la siguiente noticia negativa sobre Apple pongais una foto de un Xperia Z6. Pero claro, eso no lo vais a hacer porque se os echarían encima todos los fanboys de Android, ¿a qué sí?

    Vergonzoso.

    1. CCaratorta
      Usuario no registrado
      17 Ene, 16 10:37 pm

      Hola islander, ¿que tal va tu fanatismo?
      Bien por lo que veo.

  2. Minue
    Usuario no registrado
    17 Ene, 16 10:06 am

    Curioso, aunque teniendo en cuenta que la mano con la que introducimos el pin es siempre la opuesta a la que llevamos el smartwatch, poco riesgo le veo…

    1. Anónimo
      Usuario no registrado
      17 Ene, 16 10:34 pm

      Eso es lo que estaba pensando yo.