Los operadores perderán un 30% de ingresos sin el roaming, ¿cómo lo compensarán?

Un informe acerca del impacto económico de la eliminación del roaming en Europa para 2017, considera que las operadoras de telefonía e Internet móvil registrarán un descenso del 28% en los ingresos que se embolsan hasta ahora con el cargo adicional por hablar o navegar en el extranjero. La medida siembra la duda de si los usuarios de telecomunicaciones verán incrementados los precios de otros servicios accesorios como forma de compensar este caída en los ingresos.

La compañía Juniper Research ha elaborado un estudio acerca de a cuanto puede ascender la repercusión económica de las compañías de telefonía móvil a partir de la fecha en la que el roaming dejará de estar presente entre nosotros y el descenso en los ingresos parece que será del 28%. Desde el sector se ha intentado retrasar al máximo la decisión de suprimir este tipo de tarifas, y aunque hay algunas operadoras que ya han querido adelantarse a este momento, Bruselas prohibirá a las operadoras telefónicas cobrar por estos servicios  partir del 15 de junio del año 2017.

Se abrirá por tanto un tiempo en el que las operadoras de telefonía móvil deban decidir si ven esto como una oportunidad para lanzar nuevos productos enfocados al uso del móvil en países extranjeros, de igual modo a como lo hacemos en casa, o si bien optan por incrementar las cuotas de servicios accesorios como la banda ancha fija o la televisión Premium.

apertura-roaming

 

Los usuarios temen subidas en TV Premium o banda ancha

El roaming de las operadoras se mantendrá para países de fuera de la Unión Europea, pero este mercado se lleva buena parte de la facturación global por estos sobrecostes, creando por otro lado una oportunidad para seguir creciendo al permitir que los propios usuarios consideren la opción de usar el teléfono móvil cuando están de vacaciones o en un viaje de trabajo, sin miedo a mirar el montante de la factura telefónica a final de mes.

Desde Juniper creen que si las operadoras planean bien la jugada, podrán sacarle beneficio a la nueva situación planteada, pero para ello será necesario estar “en contacto con proveedores y agregadores de contenido” de forma que se puedan crear conjuntamente nuevos servicios con los que sacar todo el partido posible a nuestro contrato de telefonía e Internet móvil. Por el contrario, si optan por el camino directo, podríamos estar a las puertas de nuevas subidas en banda ancha o televisión de pago.

¿Creéis que el final del roaming pasará factura a los usuarios en otros servicios?