Hackear coches para frenar o manejar la dirección a distancia es un peligro real

Escrito por David Valero
Motor

La industria del automóvil ha dado pasos agigantados en su carrera hacia el coche inteligente y conectado definitivo. Con vehículos cada vez más completos tecnológicamente hablando, se está adaptando este mercado a los nuevos tiempos y las necesidades de los usuarios, pero a su vez se descubre un problema latente sobre el que algunos empiezan a poner la voz de alarma, el hackeo de coches y los riesgos para la seguridad vial.

El portal Wired ha tenido acceso a una demostración por parte de dos hackers que han podido acceder al ordenador de a bordo del Jeep Cherokee que el periodista Andy Greenberg conducía camino de Saint Louis. Con una inusitada facilidad, los informáticos cambiaron a su antojo parámetros como la temperatura en el interior, la radio del coche, y la calefacción, provocando el empañamiento de la luna del vehículo, en una demostración de los riesgos implícitos en la creación de un automóvil conectado que dependa tanto de la electrónica.

Los hackers incluso se mostraron en la pantalla del navegador de a bordo para reflejar su autoría. Por fortuna para el periodista, este ataque estaba pactado ya que se quería demostrar el potencial de las técnicas usadas para acceder al vehículo. El ataque ha sido posible por una vulnerabilidad de día cero que desde Jeep no habían corregido, y que puede poner en riesgo a miles de vehículos de la marca.

coche panel tesla ordenador a bordo

Lo preocupantes es que los hackers afirman que para llevarlo a cabo solo hace falta un ordenador situado en cualquier parte de Estados Unidos y a través de comandos enviados al coche se puede tener control sobre las funciones del ordenador, dirección, transmisión o frenos, como demostraron más tarde al propio periodista. No hace falta decir las consecuencias que podrían desencadenarse de un uso delictivo de este exploit  podrían provocar muchos accidentes por las carreteras.

410.000 coches corren riesgo de ser hackeados

No es la primera vez que Charlie Miller y Chris Valasek manejan un vehículo a su antojo ya que hace un par de años realizaron una prueba similar en un Toyota Prius y un Ford Escape. Por aquel entonces el hackeo del vehículo necesitaba una conexión directa, pero esta vez el peligro se multiplica exponencialmente al utilizar técnicas vía conexión inalámbrica lo que permite estar a muchos kilómetros de distancia de los coches afectados.

Según Miller y Valasek,  más de 400.000 coches estarían en riesgo. Los fabricantes de vehículos, conscientes, están trabajando a marchas forzadas para lanzar actualizaciones del software incluidos en sus modelos para evitar el ataque de los ciberdelincuentes, pero en casos como el del Jeep Cherokee, contar con un exhaustivo banco de pruebas para evitar cualquier grieta en la seguridad es vital.

Quizá te interese…

La conectividad en coches, un factor de compra decisivo

Utiliza WhatsApp en el coche con tu voz para evitar multas y accidentes

La primera “carretera inteligente” de Europa ya es una realidad

Fuente > Wired

Continúa leyendo
Comentarios
1 comentario
  1. djbill 22 Jul, 15 8:58 am

    Ya se dijo hace tiempo a los fabricante de automóviles y no hacen caso:
    “Separad fisicamente la red de comunicaciones ‘infotainment’ de la red del propio vehículo, o tendréis problemas”