Descubren cómo hacer pantallas sin reflejos gracias a las mariposas

Hardware

Gran parte de la tecnología que conocemos, y que conoceremos en el futuro, se basa en realidad en el estudio de la naturaleza. En este caso hablamos de pantallas, y también de seres vivos. Y es que las “mariposas de cristal” tienen el secreto para desarrollar nuevas pantallas que eliminen los reflejos. Esta investigación, por lo tanto, permitiría una mayor visibilidad de la pantalla de nuestros smartphones sin necesidad de un alto brillo, reduciendo así el consumo de batería.

Sigue preocupando, en el ámbito de la tecnología, la autonomía de los dispositivos móviles. Aunque los teléfonos inteligentes y tabletas cuentan cada vez con hardware más eficiente, la tarea se complica cuando la potencia crece a un ritmo casi imparable. Y es que el desarrollo de baterías más capaces avanza a un ritmo demasiado lento, pero otros componentes pueden ayudar a mantener la eficiencia energética en el punto óptimo. Uno de ellos es la pantalla, y este “simple” descubrimiento es un gran avance en esta materia.

Así es una pantalla sin reflejos, herencia de las mariposas

La observación de las alas de una “mariposa de cristal” bajo el microscopio ha permitido contemplar estructuras de nanopilares irregulares con alturas de entre 400 y 600 nanómetros separadas entre sí por entre 100 y 140 nanómetros. La disposición irregular de estas estructuras es, precisamente, lo que permite la eliminación completa de la radiación infrarroja y ultravioleta, y por tanto los reflejos.

Este tipo de nanoestructuras irregulares, concluye la investigación, sería la que permita próximamente en teléfonos inteligentes y tabletas, así como otro tipo de dispositivos con pantallas diseñadas para exteriores, la eliminación de los reflejos. Como adelantábamos, supone esto una necesidad inferior en los niveles de brillo y, por tanto, un ahorro de energía considerable. Por otra parte, sería también un avance en el cuidado de nuestra salud. Pero, ¿aquí acaba todo? No, porque además también repelerían el agua.

Quizá también te pueda interesar…

Escrito por Carlos González

Fuente > EurekAlert