La Policía confirma que los técnicos en huelga de Movistar están realizando sabotajes

La huelga de los técnicos subcontratados por Movistar para realizar las instalaciones de ADSL y fibra óptica está lejos de resolverse. Los sindicatos se plantan ante la situación de estos trabajadores mientras que un reducido grupo quiere sabotear las comunicaciones: “hay que dejar sin línea a medio Madrid”.

Crece la preocupación en el Ministerio del Interior con los posibles daños colaterales que puede ocasionar la huelga de técnicos de Movistar. Se cree que es posible que se vean afectados servicios tan esenciales como la seguridad en la violencia de género o la tele asistencia. Además, la Policía ha interceptado conversaciones de los sectores más radicales de la protesta que abogan por boicotear y sabotear las redes de comunicación.

14283477896694

Según podemos leer en El Mundo, la policía ha confirmado que ya se han detectado casos de intento de sabotaje. Recordemos que la huelga iniciada a finales de marzo sigue sin solución y las últimas mediaciones entre los sindicatos y la patronal no llegaron a buen puerto. Se han fijado nuevos paros para mañana y pasado (15 y 16 de abril) además de los días 22,23, 29 y 30 de este mismo mes.

sabotaje-madrid

En las conversaciones interceptadas por los núcleos más radicales se pueden leer frases como:

“A saco, a por ellos. Estamos todos jodios sin currar y ellos tienen más penurias que nadie. Como vea alguno se lo va a gastar en ruedas”

“Queremos la mayor difusión de nuestra huelga ya que los medios no nos hacen caso”

“Madrid sin comunicación especialmente la tele, a ver q informan, banda de vendidos, mañana caña caña caña”

“Pienso q hay q dar más presión a esto, para acelerar las negociaciones, y creo q sabemos todos como verdad?”

“Tenemos q ser más malos pensar en una buena estrategia y dejar a medio Madrid sin línea”

Precisamente, la última de las frases ha desatado el temor entre la policía y la propia compañía. Ya se han detectado problemas para atender casos de violencia de género, ya que los controles telemáticos necesitan líneas telefónicas para funcionar. También ha habido incidencias en clínicas y hospitales, incluso en las Comandancias de la Guardia Civil.