La factura electrónica no funciona bien en España

La factura electrónica no funciona bien en España

Carlos González

Con la intención de ahorrar entre 41 y 51 millones de euros, el Gobierno modificó la legislación para obligar a las empresas proveedoras de la Administración, entre otras, a utilizar la factura electrónica en la facturación por importes superiores a los 5.000 euros. Desde el 15 de enero que comenzase a ser obligatorio, no sólo no se están cumpliendo las condiciones, sino que la plataforma ofrecida (FACe) está dando problemas a los usuarios.

En un informe publicado por Seres se refleja la situación actual con respecto a la factura electrónica, gracias al cual podemos comprobar que no se está cumpliendo con lo establecido según la legislación. Aunque FACe es la plataforma que debería estar utilizándose, Comunidades Autónomas como Castilla y León no tienen disponible la herramienta correspondiente, sino tan solo el convenio de adhesión. Su punto de entrada propio, sin embargo, no cumple con lo establecido por la Resolución del 10 de octubre de 2014, donde se fijan las condiciones técnicas mínimas requeridas para plataformas de este tipo. Mientras tanto, aún hay organismos de la administración regional y municipal que facturan en papel.

cuerpo-factura-electronica

Sólo el 68% de las Comunidades Autónomas están adheridas a FACe, mientras que el 32% se mantienen utilizando otro punto de entrada, o bien tienen conexión limitada a esta plataforma. Dada esta situación, las facturas electrónicas se están produciendo, en muchos casos, en formato PDF, en lugar de emitirse como factura-e, que es como debería ser. Ahora bien, importante parte de la culpa de este problema la tiene la inestabilidad de la plataforma digital FACe.

Y es que generar una factura-e y enviarla vía FACe supone problemas para usuarios sin conocimientos avanzados. Por otra parte, los problemas también son técnicos, y es que se basa en la última versión de Java y genera incompatibilidades con los navegadores web Google Chrome y Mozilla Firefox, mientras que con Internet Explorer su funcionamiento es correcto. Aunque el Gobierno insiste en la necesidad de utilizar esta plataforma para mantener elevado el control contable de las administraciones públicas, lo cierto es que su plataforma no está permitiendo un uso regular.