Multiplican por dos la eficiencia de placas solares con células tándem

Multiplican por dos la eficiencia de placas solares con células tándem

Carlos González

La energía del Sol no se acaba, al menos no en un marco de tiempo que pueda preocuparnos. Sin embargo, aún nos es muy difícil alimentar nuestros dispositivos eléctricos y electrónicos con esta energía. Y es que, aunque tenemos paneles fotovoltaicos que acumulan electricidad que proviene de la energía solar en baterías, lo cierto es que su eficiencia no es aún suficiente. Sin embargo, un nuevo desarrollo ha conseguido multiplicar su eficiencia por dos.

Este es uno de esos grandes saltos para la ciencia y la tecnología que, por desgracia, por el momento sólo quedará como punto de partida. Pero, para entender esto, primero es necesario explicar cómo se ha conseguido duplicar por dos la eficiencia de las placas solares. Básicamente, se ha conseguido gracias a la construcción de estas placas con células tándem, es decir, una superposición de células que amplía la sensibilidad de longitudes de onda y mejora el rendimiento. Ahora bien, esto supone un inevitable encarecimiento de la tecnología.

apertura-pantalla (1)

Además de una capa de silicio, estos paneles con células tándem se componen de una capa adicional de dióxido de titanio. En este compuesto, no obstante, llama especialmente la atención la inclusión de perovskita, un material cristalino organometálico producido en laboratorio que posee excelentes características como semiconductor.

Así se duplica la eficiencia de un panel solar

La combinación de estos materiales, según ha podido comprobar el Instituto Tecnológico de Massachusetts, ofrece como resultado una eficiencia dos veces superior a la utilización de paneles fotovoltaicos simples. Por otra parte, esperan poder conseguir mayores desarrollos investigando, principalmente, el perfeccionamiento de la capa de perovskita. Además, consideran que el uso de células de silicio avanzará próximamente, por lo que las células tándem de este tipo de paneles podría alcanzar una eficiencia aún mayor. No obstante, como adelantábamos, el mayor problema que se plantea son los costes de las células tándem.