Google planta cara a Estados Unidos, no quiere permitir que nos espíen

Software

La compañía de Mountain View ha redactado un escrito público en el que se muestra preocupada por el cambio propuesto en la legislación estadounidense que permitiría espiar redes de ordenadores y dispositivos en todo el mundo. Según explican en este comunicado, Google considera que estas modificaciones suponen un perjuicio importante para los derechos de los usuarios de Internet en materia de privacidad y seguridad.

Los trabajadores de la NSA se mofan con la pornografía casera de millones de usuarios.

La Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, más conocida como NSA, ya ha provocado polémica en varias ocasiones por haber espiado organismos públicos a nivel internacional, pero también los ordenadores de millones de usuarios particulares. Ahora, Estados Unidos está tratando de actualizar la “Federal Rule of Criminal Procedure 41”, que actualmente prohíbe que un juez federal emita una orden de registro fuera del distrito al que pertenece. Según los cambios que se proponen, las agencias del gobierno podrían tomar “acceso remoto” en ordenadores y dispositivos móviles si su ubicación física está “oculta a través de medios tecnológicos”.

privacy

Aunque se propone como una reforma legislativa para descubrir redes de bots y otras formas de tráfico malicioso enmascarado, la propuesta daría a los Estados Unidos la posibilidad de investigar, de forma legal, ordenadores fuera de las fronteras de los Estados Unidos. Según Google, este cambio es perjudicial para las relaciones de los Estados Unidos “con los países que comparte un acuerdo para la cooperación en investigaciones fronterizas”. Ahora bien, la compañía de Mountain View no sólo quiere proteger estas relaciones gubernamentales, sino que se han mostrado especialmente preocupados por las redes privadas virtuales (VPN).

Recomendado: ZRTP, el protocolo que la NSA no puede “hackear”.

¿Quiere EEUU acabar con el anonimato en Internet?

Sin duda, esta reforma legislativa deja en el aire la posibilidad de atacar directamente todo el tráfico anónimo de Internet, donde encontramos formas de navegación absolutamente lícitas y legales bajo redes privadas virtuales (VPN) que se utilizan, única y exclusivamente, para preservar la identidad de los usuarios y mantenerlos en el anonimato en un intento por lograr mayor seguridad en determinadas transacciones.

Aunque Google ya ha dado la voz de alarma, veremos próximamente si la voz de un gigante de la tecnología es suficiente para hacer recapacitar a los órganos estadounidenses correspondientes.

Escrito por Carlos González

Fuente > Google