La Agencia Espacial Europea apuesta por Linux

La Agencia Espacial Europea apuesta por Linux

Carlos González

El Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) ahora es impulsado por SUSE Linux Enterprise Server y está haciendo una apuesta decidida hacia la fuente abierta y software Linux.

Cuando hablamos de «misiones espaciales», a todos nos viene a la cabeza la NASA, pero en Europa también tenemos nuestra propia Agencia Espacial. Con respecto a esta, no es novedad su buena relación con el código abierto de Linux, pero sí es una novedad el hecho de que estén adoptando de forma generalizada la distro SUSE Linux Enterprise Server en un total de 340 equipos, a los que se irán sumando aún más. El control de misiones de la Agencia Espacial Europea (ESOC), localizado en Alemania, ha querido destacar de SUSE Linux Enterprise Server que les permite una velocidad de instalación más rápida y unas posibilidades de configuración del sistema que permiten un mayor control. Además, han señalado que el rendimiento y la fiabilidad de esta distro de Linux, junto al fuerte apoyo técnico de SUSE, suponen una garantía para la Agencia Espacial, además de una apuesta sobre seguro a largo plazo.

apertura-suse-linux-aee

Linux predomina en los «sistemas espaciales»

En cuanto a la Estación Espacial Internacional (ISS), nos encontramos también con sistemas Debian y Ubuntu, en algunos casos una distribución muy particular denominada Scientific Ubunto. El Gran Colisionador de Hadrones, por su parte, también está rodeado de equipos con este sistema operativo de escritorio y, en general, podemos comprender que las estaciones espaciales y el sector en sí han experimentado una fuerte penetración de los sistemas operativos de escritorio basados en el código abierto de Linux.

Y es que, tal y como ha señalado Eduard Hogg, ingeniero senior del ESOC -control de misiones de la Agencia Espacial Europea, AEE-, SUSE Linux Enterprise Server les abre la posibilidad de aplicar parches y correcciones sobre un sistema operativo de escritorio que, en esencia, es atractivo para ellos precisamente por eso, por su código abierto y la facilidad para la aplicación de modificaciones.

En otros «campos» hemos visto cómo también Linux se ha planteado, aunque en otras distros, en la opción ideal para mantener las mismas posibilidades que con Windows, aunque suponiendo un ahorro de 36 millones de euros.