Las venas, la contraseña del futuro

Las venas, la contraseña del futuro

Jorge Calderón

Un estudiante sueco de ingeniería ha desarrollado un sistema de pago mediante un lector de venas con el que se podrán realizar pagos mediante la mano. En Suecia ya se está utilizando este sistema en 15 tiendas de la Universidad de Lund y ya hay 1.600 personas que han registrado su mano como medio de pago.

Fredrik Leifland es un estudiante de ingeniería de la Universidad de Lund y ha desarrollado un escáner de patrón de venas para utilizarlo como sistema de pago con la mano. Por el momento, 15 tiendas del campus de la Universidad de Lund tienen instalado un terminal de este tipo que permite a los 1.600 usuarios registrados pagar utilizando, simplemente, su mano y el número de usuarios sigue creciendo debido a la completa confianza en la seguridad de este nuevo método de pago, que de seguir así podría ser el futuro en las compras.

fredrik-leifland

Método de registro

Leifland se sentía frustrado por tener que hacer cola para pagar. Hace dos años, se dio cuenta de que pagar, incluso con una tarjeta de crédito, tomaba mucho tiempo y comenzó a pensar en que un nuevo método de pago que pudiera reducir drásticamente el tiempo de espera. Con la idea del patrón de venas en mente, algunas tiendas y cafeterías de la Universidad aceptaron su propuesta y comenzó el desarrollo. Según él, “tuvimos que conectar a todos los participantes, lo cual fue bastante complejo. Los escáneres, los bancos, las tiendas y los clientes debían de estar conectados a la vez en una única solución que fuera fácil de usar”. Para que una persona pueda registrarse en este sistema tiene que acudir a uno de los terminales situados en las tiendas e introducir su número de seguridad social, un número de teléfono y escanear la mano tres veces. Una vez hecho esto el usuario recibe un SMS de confirmación y una vez activado puede utilizar la mano como medio de pago en las tiendas determinadas.

Imposible de cometer fraude

Para este ingeniero sueco, con este sistema es imposible cometer fraude, a diferencia de otros sistemas biométricos de autenticación, porque el patrón de las venas de cada persona es único y siempre es necesaria la mano para que el pago sea aceptado. Ayer os contábamos que el lector de huellas del Samsung Galaxy S5 había sido hackeado pocos días después de su salida a la venta. La empresa SRLabs utilizó un método similar al usado para saltarse la seguridad del sensor Touch ID del iPhone 5s, el cual consistía en imprimir la fotografía en alta resolución de una huella y la procesarla en un molde con el que consiguen engañar al lector. Estos hechos dejan entredicho la seguridad del sensor de huellas y dan paso a que otros sistemas biométricos puedan ser el futuro de los pagos.

¿Qué te parece este sistema de pagos? ¿Crees que es totalmente seguro?