Jazztel busca captar más clientes con la apertura de 400 nuevas tiendas físicas

Pese a los rumores de compra por parte de Orange, la actividad no cesa en Jazztel y durante lo que resta de 2014 abrirán un total de 400 nuevas tiendas físicas en toda España con las que planean captar más clientes y mejorar su posición competitiva respecto al resto de operadores.

Vodafone cerraba hace unas semanas la compra de ONO, y con este movimiento, comenzaban los rumores sobre los siguientes pasos a dar por el resto de compañías, principalmente Orange. La operadora británica conseguía con este movimiento colocarse a la altura de Movistar, sin embargo, la francesa quedaba tocada, y todo apunta desde entonces que serán los siguientes en mover ficha.

La información que ha sonado con más fuerza es la adquisición de Jazztel. La posible adquisición millonaria no frena los planes de la compañía presidida por Leopoldo Fernández Pujals que sigue con su plan para mejorar su competitividad en el sector, esta vez, mediante el aumento de su red de tiendas físicas repartidas por todo el territorio español.

Según nos cuenta Ignacio del Castillo en Expansión, antes de que finalice el año, 400 nuevos establecimientos serán puestos en marcha gracias al acuerdo alcanzado con tres distribuidores de productos de telecomunicaciones (ALN y Noventia que se unirán a Topmóvil), que pasarán a ser vendedores exclusivos de los productos y servicios de Jazztel. Con este movimiento buscan equilibrar los clientes captados a través de llamadas telefónicas e Internet.

Concretamente, sus previsiones son que esta ampliación logrará captar un 15% de los nuevos clientes que se den de alta con la compañía de aquí a final de año, cifras más que significativas y que podrían consolidarlos, según ellos, en un mercado que como decíamos al principio ha entrado en ebullición y se prevé agitado en los próximos meses.

Jazztel pasa por un buen momento, de hecho, tal y como os informábamos la semana pasada, sus acciones aumentaron un 40%, hasta los 10,8 euros. Siguen trabajando en reforzar su posición, lo que tendría su consecuencia más inmediata en un aumento del valor final que tendría la compra por parte de Orange, que podría dispararse por encima de los 3.300 millones de euros. En cualquier caso y si finalmente no se produce, siguen dando pasos para situarse en una mejor posición.