Lentes fijas vs zoom: ventajas, desventajas, y cuál es mejor para tu cámara

Actualidad

Comprar una cámara es un proceso bastante complejo, sobre todo si tenemos un presupuesto muy ajustado. Una vez nos decidimos por la caja, otro paso posterior suele ser decidir qué lentes comprarnos si ya necesitamos algo mejor que el 18-55 mm que incluye el kit. Sin embargo, hay dos tipos de lentes entre las que tenemos que elegir: fijas o zoom.

¿Qué es una lente fija?

Las lentes fijas, o prime lenses en inglés, como su propio nombre indica, son lentes que no pueden hacer zoom, y tienen una focal fija. Un ejemplo es un 50 mm, o un 24 mm. Estas lentes suelen ofrecer una serie de ventajas con respecto a las de zoom (un 24-70 mm, por ejemplo), aunque te obligan a moverte para acercar o alejar lo que quieras fotografiar.

Canon 0570C005AA - Objetivo para cámara réflex (EF 50 mm, F/1.8 STM), Color Negro EUR 117,79 EUR

¿Qué es una lente zoom?

Una lente zoom es aquella que permite hacer zoom óptico girando el anillo, permitiendo tener varias distancias focales en una misma lente. Gracias a ello, puedes acercar o alejar el contenido que quieres fotografiar sin tener que moverte. Un objetivo 17-70 mm significa que puede ofrecer un rango que va desde los 17 mm (gran angular) hasta los 70 mm (teleobjetivo corto). Esto tiene sus ventajas e inconvenientes, y vamos a detallarlas a continuación.

Canon EF-S 15-85mm f/3.5-5.6 IS USM - Objetivo para Canon (distancia focal 15-85mm, apertura f/3.5-38, zoom óptico 5.6x,estabilizador, diámetro: 72mm) negro EUR 701,95 EUR

Ventajas de usar una lente fija en una cámara réflex o mirrorless

1. Coste

Las lentes fijas son más baratas. Es por ello que este tipo de lentes suelen ser una buena opción para actualizar tus lentes. Un Canon 50 mm f/1.8 cuesta 120 euros, y no se puede comprar nada con zoom con esa distancia focal y esa apertura por menos de 1.000 euros. No es de extrañar que esa sea la segunda lente más vendida de Amazon, sólo por detrás del 50 mm f/1.4, con una apertura que ninguna lente zoom alcanza.

2. Peso y tamaño

La lente fija, al tener menos partes móviles, menos cristales y no tener estabilizador, es mucho más ligera y pequeña. Un ejemplo muy claro lo tenemos en el Canon 24 mm f/2.8, conocido popularmente como “pancake” por si reducido tamaño, que pesa sólo 127 gramos; 4 veces menos que una lente zoom de marcas como Sigma. Si vas de viaje, puede ser una buena opción, aunque puede que te encuentres algo limitado en escenas de gran angular (lo cual puedes solucionar haciendo varias fotos en vertical y juntándolas luego en Photoshop), además de perder zoom para retratos.

canon lentes fijas zoom

Este factor es muy importante, ya que en muchas ocasiones te vas a dejar la cámara en casa por su excesivo peso con una lente grande. Con una lente pequeña querrás llevar tu cámara a todas partes.

3. Calidad de imagen

Las lentes fijas son, indudablemente, la mejor opción para tener una buena calidad de imagen. Al tener menos cristales y ser más pequeñas, la luz pasa por menos elementos que generen aberraciones, distorsiones y dispersiones en la luz y el color. Estas lentes suelen ser más nítidas, no tiene problemas de aberración cromática, y no viñetean ni pierden nitidez en los bordes; algo que suele ocurrir con las lentes zoom. Gracias a ello, tenemos una imagen final de mucha mayor calidad, lo que te permite darle un toque más profesional a tus retratos.

4. Apertura

El anterior punto nos lleva a este. Las lentes fijas suelen tener una mayor apertura. Esto hace que llegue más luz al sensor, y también tiene una profundidad de campo menor. Esto significa que el punto que está enfocado en la foto es más corto, generando detrás de lo que estemos fotografiando ese desenfoque (llamado bokeh) que tanto buscan los fotógrafos. Tener una mayor apertura te permite también hacer fotos en situaciones de baja luminosidad sin tener que recurrir a subir el ISO o bajar la velocidad del obturador.

Canon 200D + Canon 50 mm, 50 mm, f1.8, 1500, ISO 100. Alberto García

Canon 200D + Canon 50 mm, 50 mm, f/1.8, 1/500, ISO 100. Alberto García

Aperturas como f/1.4 que ofrecen objetivos como un Canon 50 mm f/1.4 es algo que sólo pueden soñar tener las lentes zoom. La mayoría de lentes zoom por debajo de 1.000 euros llegan hasta f/2.8 en distancias focales de 50 mm, aunque hay objetivos como el Sigma 18-35 mm que, además de ser impresionantemente nítida, ofrece una apertura f/1.8 en todo su rango focal.

5. Son mejores para aprender

Las lentes zoom te hacen “vago”, y no te hacen moverte. Sin embargo, con un objetivo fijo tienes que moverte, probar enfoques y cambiar la composición, lo que te ayuda a aprender y sacarle más potencial a la lente.

Ventajas de usar una lente zoom en una cámara réflex o mirrorless

1. Versatilidad

Las lentes zoom son mucho más versátiles. Es por ello que, a no ser que seas un fotógrafo profesional, llevarte una ristra de lentes fijas de viaje no suele ser una buena opción. Aunque vayas a obtener mejor calidad de imagen con un 24, 35 o 50 mm que con una lente zoom, tendrías que ir cambiando de lente todo el rato, y en muchas ocasiones perderías fotos que con una lente zoom puedes hacer más rápidamente; con la ventaja añadida de no estar ensuciando el sensor al estar cambiando tanto de lente.

Además, si tu presupuesto es ajustado, te sale más rentable comprarte un objetivo 17-70 o 17-55 en APS-C que comprarte tres lentes por separado, cuyo precio va a ser similar, además de acabar pesando más en tu mochila.

En cuanto a teleobjetivos, suele ser muy común tener algunos como un 70-20070-300, ofreciéndote distancias ideales para fotografiar naturaleza o eventos deportivos desde lejos. También hay lentes fijas de 200 mm o similares, pero la comodidad que ofrece a un aficionado tener un teleobjetivo con zoom suele compensar.

2. Estabilización de imagen

Para mantener el coste lo más bajo posible, y también por la gran apertura que tienen, las lentes fijas no suelen llevar motores de estabilización de imagen. Sin embargo, la mayoría de las lentes zoom de fabricantes como Canon, Sigma, Tamron o Nikon sí que las llevan para compensar una menor apertura en muchas ocasiones.

Gracias a ello, se puede compensar la menor apertura y el mayor tiempo de exposición, equiparándolo a disparar la misma foto con una mayor apertura. En el caso de las mirrorless, la estabilización suele estar incluida en el cuerpo, lo que también rebaja el precio y complejidad de sus lentes.

Conclusión

Si eres profesional, es probable que lleves una mochila con varias lentes, y sí te puedes permitir el lujo de tener varias lentes fijas que se ajusten a lo que buscas. Sin embargo, si eres aficionado y simplemente quieres tener una mejor lente que la que traía tu cámara sin perder versatilidad y ganando en calidad de imagen, y apertura, una lente zoom es lo que más te conviene. Un buen equilibrio suele ser usar la mayor parte del tiempo una lente zoom, y tener una lente fija para realizar fotos de manera puntual, como retratos.

Comprar un zoom excesivo, como un 18-200, hará que la calidad de tus fotos caiga en picado a pesar de tener una gran versatilidad. Un zoom equilibrado, como un 17-50 o 17-70 mm en APS-C o un 24-70 o 24-105 mm en Full Frame te ofrecerá muy buena calidad de imagen, aunque sin llegar al nivel de las lentes fijas.

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone