Qué riesgos corremos al conectarnos a una red doméstica

Aunque por lo general las redes domésticas suelen ser redes fiables, no siempre es así. Aunque estemos conectados a nuestra red privada, es posible que otros usuarios no autorizados estén también conectados a ella y podamos ser víctimas de un ataque informático en nuestro propio domicilio.

Velocidad

Aunque generalmente las redes Wi-Fi privadas suelen estar protegidas por una contraseña, en muchas ocasiones esta contraseña no es segura y fácilmente puede ser adivinada o deducida. Además muchos modelos de router tienen vulnerabilidades que permiten calcular en segundos la clave por defecto y permitir al pirata acceder a él.

Principales peligros de la red

En el caso de que un pirata informático consiga conectarse a nuestra propia red, podemos exponernos a los siguientes riesgos:

  • El pirata informático puede acceder a nuestros recursos compartidos (y no compartidos).
  • Obtención de información privada (chats, correos, contraseñas, etc).
  • Uso no autorizado (y probablemente ilegal) de nuestra conexióna  internet.
  • Posibilidad de dañar el router (algunos modelos permiten, por ejemplo, cambiar los voltajes de entrada).

Cómo protegernos de ataques informáticos dentro de nuestra red

Configurar correctamente el router

Debemos cambiar la contraseña por defecto que viene en el router, tanto para acceder a la red Wi-Fi como para acceder a la configuración interna del router. De esta manera, aunque el pirata informático consiga acceder al router, tendrá más complicado abrir el panel de configuración de este.

Otras medidas adicionales de seguridad para evitar que usuarios no autorizados se conecten a nuestro router es desactivar el WPS (una tecnología con multitud de vulnerabilidades) y ocultar la transmisión del SSID de manera que cuando exploren las redes al alcance no verán esta. Así, a la hora de conectarnos tendremos que introducir nosotros manualmente también el SSID de nuestra red.

Configurar nuestro PC y recursos

Si el pirata informático consigue acceder a nuestra red tendrá total acceso sobre todos los dispositivos conectados a ella. Por ejemplo, podrá imprimir archivos si tenemos la impresora como un elemento compartido (aunque no sea una impresora de red) y acceder a los distintos servicios disponibles (carpetas compartidas, servidores, etc).

Debemos desactivar estos recursos compartidos si no hacemos uso de ellos para evitar que usuarios no autorizados puedan acceder a ellos en caso de lograr conectarse a nuestra red.