Windows 11 Home vs Pro: ¿cuál elijo para actualizar desde Windows 10?

Windows 11 cumple un mes desde su lanzamiento. En estas semanas, Microsoft ha parcheado algunos fallos que había en este sistema operativo, como los problemas de rendimiento que tenían los procesadores de AMD. Cada vez está más pulido, y muchos ordenadores compatibles están recibiendo la notificación de que pueden actualizar a Windows 11. Sin embargo, ¿qué versión debes elegir si quieres actualizar a Windows 11?

Como todas las versiones de Windows recientes, Microsoft da a elegir entre dos a la hora de actualizar: Home o Pro. La mayoría de ordenadores que tienen Windows preinstalado incluyen la versión Home, ya que esa es la orientada para consumidores en el hogar. Sin embargo, hay algunas funcionalidades interesantes que se quedan por el camino si no usamos la versión Pro, más orientada a profesionales y al sector empresarial.

Si usas el sistema operativo para consumir contenido o jugar, es posible que nunca te hayas encontrado con limitaciones a la hora de usar el sistema operativo. Esa diferencia se ha minimizado aún más en Windows 11, ya que la versión Home ha recibido algunas funcionalidades de la versión Pro. No obstante, faltan algunas.

El cifrado de discos, ausente en Windows 11 Home

Entre las que encontramos en común, tenemos funciones como el cifrado de dispositivos, antivirus, control parental, arranque seguro, Windows Hello, o la posibilidad de encontrar nuestro ordenador si nos lo roban. Microsoft ha hecho de Windows 11 un sistema operativo aún más seguro, y estas funciones han de ser compatibles a un nivel básico.

Sin embargo, hay dos funciones de Windows 11 Pro que no encontramos en la Home. La primera y más importante es el cifrado de dispositivos con BitLocker. Este cifrado es el que permite proteger una unidad de almacenamiento cifrando todos los datos que contiene. De esa forma, si alguien extrae un SSD o un disco duro de nuestro ordenador y lo inserta en otro, no podrá leer nuestros archivos.

Esta opción puede ser algo problemática si cambiamos de componentes con frecuencia, ya que, si por ejemplo reseteamos la BIOS o cambiamos la placa base, dejaremos de poder acceder a esos archivos. Por ello, es imprescindible desactivar BitLocker antes de hacer un cambio en el hardware de nuestro ordenador.

Funciones empresariales que no echarás de menos

El resto de funciones que perdemos están orientadas a empresas. Entre ellas encontramos Windows Information Protection (WIP), que protege las apps y datos empresariales ante filtraciones. También se pierden las Directivas de grupo, algo útil si quieres, por ejemplo, forzar que Microsoft no actualice drivers si te está instalando alguno incompatible.

En definitiva, si no usas el cifrado de BitLocker, no te va a importar mucho utilizar Windows 11 Home o Pro, ya que con la versión Home vas a tener más que de sobra para disfrutar de todo lo que permite hacer el nuevo sistema de Microsoft. Entre esas mejoras encontramos un mejor rendimiento si tienes un procesador híbrido, las futuras cargas más rápidas en juegos, o la posibilidad de ejecutar apps de Android de manera nativa.

¡Sé el primero en comentar!