Así es la primera pantalla OLED del mundo impresa en 3D

La tecnología de los paneles que encontramos en las pantallas cambia cada año debido a que nacen nuevas y más eficientes maneras de reproducir imágenes. En el mercado podemos encontrar monitores OLED, Smart TV, móviles, tablet etc. fabricados por técnicos capacitados en grandes fábricas de alta tecnología. Sin embargo, ahora los científicos han logrado imprimir en 3D una pantalla OLED flexible dando pasos en firme para que algún día pequeñas empresas e incluso personas puedan hacer lo mismo en sus casas.

Flexible y totalmente impresa en 3D

El dispositivo ha sido creado por un equipo de la Universidad de Minnesota Twin Cities, dirigido por el profesor Michael McAlpine y el doctorado Ruitao Su. Aunque otros grupos de investigadores ya han construido anteriormente pantallas OLED parcialmente impresas en 3D, lo hicieron a través de técnicas más complejas como la evaporación térmica y el revestimiento por rotación. Sin embargo, la pantalla creada por el equipo de investigación de la Universidad de Minnesota se imprimió completamente en 3D con una impresora 3D de mesa hecha a medida que cuesta “casi lo mismo que un Tesla Model S”.

Recientemente la revista Science Advances publicó un artículo sobre la investigación y en el siguiente video en formato time-lapse se puede ver cómo es el proceso de impresión de la pantalla OLED.

Una tecnología que no tardará en llegar

La pantalla OLED se compone de un total de seis capas que se han imprimido de dos maneras diferentes utilizando la misma impresora. “Se utilizó la impresión por extrusión para depositar las interconexiones, el aislamiento y el material de encapsulación, mientras que la impresión por pulverización (a temperatura ambiente) se utilizó para las capas activas”.

Una vez terminada, la pantalla tiene forma cuadrada y mide alrededor de 38 mm por lado incorporando una cuadrícula de 64 píxeles emisores de luz. Tras las pruebas realizadas, continuó funcionando en el transcurso de 2000 ciclos de flexión lo que denota que puede ser adecuado para usar en dispositivos portátiles u otros dispositivos electrónicos blandos.

El siguiente paso que quieren dar los investigadores es aumentar tanto la resolución como el brillo de esta pantalla OLED flexible impresa 3D. Además, apuestas por que esta tecnología pueda llegar a utilizarse en el mundo real relativamente pronto.

“Lo bueno de nuestra investigación es que la fabricación está integrada, por lo que no estamos hablando de 20 años con una visión de ‘pastel en el cielo’”, dice McAlpine. “Esto es algo que en realidad fabricamos en el laboratorio, y no es difícil imaginar que podría traducirse en la impresión de todo tipo de pantallas en casa o sobre la marcha dentro de unos pocos años, en una pequeña impresora portátil”.

Fuente > New Atlas

¡Sé el primero en comentar!