Así es la nave con la que quieren desarrollar la economía en la Luna

Son muchas las compañías espaciales que realizan misiones espaciales para obtener información del espacio exterior. Por ejemplo, SpaceX tiene desplegados miles de satélites, al igual que otras empresas han hecho diferentes vuelos espaciales o puesto robots en la Luna o Marte para conocer más sobre ellos. Esta vez una compañía de Japón tiene pensado lanzar un módulo lunar en el 2024.

Una empresa japonesa llamada Ispace ha diseñado un módulo de aterrizaje en la Luna de gran tamaño que podría viajar a nuestro satélite dentro de tres años. Esta compañía tiene como objetivo liderar el desarrollo de una economía lunar.

Soporta las heladas temperaturas de la Luna

Tiene base en Tokio y esta creación se usaría para la tercera misión lunar que tiene pensada hacer la empresa.

Se trata del módulo lunar más grande en cuanto a tamaño y capacidad de almacenar carga útil, llegando a medir casi 3 metros de alto y 4,25 de ancho, incluyendo también sus patas que le ayudarán a la hora de proceder al aterrizaje.

La nave podrá transportar una carga de hasta 500 kilos a la superficie lunar, pero en caso de que sea a la órbita lunar, podrá soportar una carga de hasta dos toneladas.

Este es el módulo lunar llamado Serie 2. Su predecesor, el Serie 1, tan solo puede cargar hasta 30 kilos de peso.

Este nuevo módulo está diseñado para poder aguantar las frías temperaturas que hay en la Luna durante al menos 14 días. Además, cuenta con la posibilidad de aterrizar en cualquier lado de la luna, incluyendo sus superficies polares.

Ispace quiere entrar en el programa de la NASA

Sin embargo, cuenta con otros sistemas técnicos como un sistema de navegación de última generación que le permite aterrizar sin ningún problema sobre la Luna. La empresa que proporciona esta tecnología colabora también con la NASA.

Aunque aún se trate solo de un diseño, Ispace ha asegurado que el módulo ya ha superado la primera fase de diseño preliminar. Por tanto, ahora lo que toca es la fase de fabricación y ensamblaje de las diferentes piezas.

La idea de la compañía japonesa es que este módulo entre dentro del programa de la NASA, fabricando el vehículo en Estados Unidos incluso. En los próximos dos años se harán un par de misiones lunares usando el Serie 1 que está ahora mismo acabando sus últimos pasos en el ensamblaje.

Para esta primera misión ya está a tope toda la capacidad de carga útil, pero para la segunda cualquier cliente aún está a tiempo de solicitar a Ispace la posibilidad de introducir su carga en el módulo lunar.

Este nuevo módulo se ha presentado poco tiempo después de que la compañía nipona anunciara que recibía una financiación de casi 50 millones de dólares. Todo este dinero se usará para cubrir los gastos de tanto la segunda como la tercera misión que se tiene planificada.