10 cosas que no sabías de las placas solares

10 cosas que no sabías de las placas solares

David Soriano

La instalación de placas solares es una de las muchas formas que hay de apostar por energías más verdes, sostenibles y limpias y así cuidar el planeta y, amortizada la instalación inicial, conseguir también un ahorro económico.

Hoy vamos a sumergirnos en la cara menos conocida de las placas solares para contaros 10 curiosidades sobre esta técnica de absorción de la radiación solar, desde sus orígenes hasta hoy.

La primera celda fotovoltaica

Comenzando por lo que hace que una placa solar pueda funcionar, lo más importante quizás, la primera celda fotovoltaica comercial fue inventada en 1954 por Bell Laboratories, quienes fueron los primeros en dar a conocer la primera célula que obtenía energía eléctrica directamente de la luz solar con eficiencia y fuerza suficiente para hacer funcionar una radio a transistores.

Los autores fueron Gerald Pearson, físico, Daryl Chapin, ingeniero eléctrico, y Calvin Fuller, químico. Después, la URSS los implementó en algunos de sus satélites para hacer diferentes misiones en el espacio. Desde entonces, afirman que la eficiencia de las células solares ha aumentado hasta el 40% aproximadamente.

Albert Einstein y la Ley del efecto fotoeléctrico

Otro de los pioneros en el avance de la energía solar fue el genio Albert Einstein, quien en 1921 ganó el Premio Nobel de Física por su descubrimiento de la Ley del efecto fotoeléctrico.

En 1905 Einstein explicó que la luz se transporta en paquetes diminutos de energía, que dependen de la frecuencia de la luz, aportando así una semilla que contribuiría al desarrollo de la física cuántica y que se convirtió en la base de la generación fotovoltaica.

Cuánto tarda en llegar la luz a la Tierra

Nada puede ser más veloz que la luz que viaja a más de 1.000 millones de kilómetros por hora y a 299.792,45 kilómetros por segundo. ¿Cuánto tarda en llegar la luz a la Tierra? Tarda 8 minutos y 19 segundos en alcanzar el planeta y unos cuantos segundos para ser captada por las placas solares.

Imagen del usuario de twitter
Signify México
@SignifyMexico
¿Te has puesto a pensar, cuánto tarda la luz del Sol en llegar a la Tierra? Vamos a descubrirlo: #LuzDeLaNaturaleza https://t.co/1uWygXwQIT
10 de noviembre, 2017 • 02:00

5

1

Si hablamos de fotones, la cosa cambia y un fotón tarda alrededor de 1 millón de años en salir del núcleo del Sol hasta su superficie.

Cuántas harían falta para dar suministro a todo el planeta

Según diferentes cálculos, si quisiéramos alimentar a toda la Tierra con energías renovables, deberíamos instalar paneles solares en más de 494.687 km². Como referencia, este sería casi el tamaño entero de España que tiene una superficie aproximada de 505.990 km².

Es decir, que si cubriéramos España completamente de placas solares de punta a punta y en cada zona de su superficie, podríamos dar energía al resto del mundo sobradamente.

También funcionan en días lluviosos o nublados

Uno de los grandes mitos del sistema de absorción de energía solar es que solamente funcionan los paneles solares en días radiantes, mientras que están «apagadas» el resto del tiempo.

Pues no. No es necesario que haga un sol radiante para que tus paneles generen energía. Las placas solares podrán seguir produciendo y generando ahorro aunque el día esté nublado, ya que pueden usar tanto la luz solar directa como la indirecta.

En cuanto a la lluvia, puede reducir la capacidad de producción de la planta, pero también el agua de la lluvia arrastra la suciedad o el polvo acumulado para que puedan absorber la luz solar de forma más eficaz. Además, esta agua también ayudará a refrescarlas, disminuyendo la temperatura de los paneles y mejorando su rendimiento.

Tienen su utilidad de noche

Ligado al apartado anterior, una vez que llega el ocaso y se hace de noche, no habrá luz solar que las placas solares puedan recoger. Sin embargo, todavía son útiles porque muchas personas también instalan un acumulador que les permite gastar la energía absorbida durante el día.

Si instalamos este almacenaje, podremos usar por la noche toda la energía que hemos ido acumulando a lo largo del día. El problema es que hacer esto aumenta el precio de la instalación de este sistema, pero poderse se puede, no como dijo hace un tiempo un político.

El líder mundial en energía solar

Si te estabas planteando cuál es el país que domina al resto del mundo en cuanto a energía solar, se trata de China. Según la Agencia Internacional de las Energías Renovables IRENA, China es líder en instalaciones solares con más del 35% de la capacidad mundial y le sigue Estados Unidos con el 10.6%. En el caso de Europa, Alemania es el país que más instalaciones de energía solar tiene a lo largo de todo su territorio.

Algunas de las instalaciones solares más grandes del mundo se encuentran en el país asiático y están sirviendo para acelerar los procesos de urbanización y desarrollo de las grandes ciudades chinas.

Instalaciones fotovoltaicas más grandes

Curiosamente, si nos detenemos en la magnitud de estas instalaciones de placas solares, cuatro de las diez instalaciones fotovoltaicas más grandes del mundo están en India. Este país tiene parques fotovoltaicos como el Parque Solar Bhadla, que se encuentra en el desierto de Thar, al oeste de Rajastán.

Debido a que su clima es soleado durante casi todo el año, esta localidad recibe el nombre de “ciudad del sol”. En concreto, la planta cuenta con una capacidad total de 2.245 MW y ocupa un total de 5665 hectáreas. En pleno rendimiento, el Parque Solar de Bhadla genera la demanda total de energía de la región de Rajastán, donde habitan más de 70 millones de personas.

La energía solar que se pierde

Cada metro cuadrado de nuestro planeta recibe alrededor de 1.366 vatios de radiación solar directa. Si se pudiera capturar toda la energía solar que impacta en la superficie de la Tierra durante una sola hora, se podría llegar a suministrar la energía necesaria para cubrir la totalidad del consumo del planeta entero durante un año.

Como vemos, instalar placas solares es conseguir aprovechar una energía que está ahí y que de otra forma es desaprovechada y daría para mucho más de lo que la usamos actualmente.

No podríamos consumir toda la energía del Sol

El Sol emite mucha más energía a la Tierra que la que somos capaces de consumir, en primer lugar porque es 109 veces más grande que nuestro planeta Tierra (el diámetro del Sol de 1.392.000 kilómetros es de 109 veces, mientras que el diámetro ecuatorial de la Tierra de 12.756 km).

Por esto, es capaz de emitir 4.000 veces más energía que la que consumimos. La radiación solar que recibe la Tierra en una hora, equivale al consumo anual de electricidad en el mundo.

¡Sé el primero en comentar!