Tu router no se enciende: 5 cosas que puedes hacer para solucionarlo

Internet se ha convertido en una pieza clave en nuestro día a día. Ya sea para trabajar, para estudiar o como vía para acceder a algunas actividades de ocio (como películas o videojuegos), tener una buena conexión a Internet es muy importante, y por eso el router es un pilar más de los hogares. Pero, ¿qué hacer cuando este deja de funcionar?

Puede ocurrir que estemos en plena videollamada de trabajo o viendo una serie en Netflix, y de repente nuestro Internet deje de funcionar. Esto se puede deber a muchos factores, pero hay uno que quizás puede ser más preocupante: que nuestro router no se encienda. Si esto te ocurre no debes entrar en pánico, puesto que puede deberse a algún fallo puntual. A continuación, te dejamos las 5 posibles soluciones para un router que parece no querer funcionar.

Comprueba la alimentación del router

Antes de meternos en alguna solución más profunda, lo primero que debemos comprobar en todos los casos es la alimentación del router. Es muy común que el cable de corriente del dispositivo (generalmente suele ser de color negro y con un conector redondeado) se haya salido un poco de su puerto en la parte trasera.

Ejemplo de alimentación de un Router

Una fuente de alimentación de un router.

Para verificar si este puede ser el problema, lo único que deberemos hacer es apretar la clavija un poco. Si este es el fallo, no tardaremos más de un segundo en comenzar a ver al menos una luz verde en nuestro dispositivo, indicadora de que este tiene corriente.

Prueba con otro enchufe

Otro de los errores más comunes también está relacionado con la alimentación del dispositivo, aunque en esta ocasión el culpable estaría en el enchufe. No es nada raro que un enchufe de nuestra casa deje de funcionar de un día para otro, especialmente si la instalación eléctrica tiene ya algunos años. Además, muchas personas optan por enchufar su router en una regleta de varios enchufes, y estas, del uso, pueden sufrir problemas en uno o varios de sus conectores.

Si has intentado ajustar el conector de tu router desde detrás, y no has visto ningún resultado, tu siguiente movimiento debería ser la de probar el dispositivo en otro enchufe. Te recomendamos que dentro de la medida de lo posible intentes tener conectado el router a un enchufe individual.

Una sola luz encendida, ¿qué hago?

De los fallos más comunes que nos puede ocurrir en casa es que el router solamente muestre una luz encendida, y, por tanto, no tengamos Internet en nuestros equipos. Esto ocurre porque el router recibe corriente, pero no señal de la línea. Esto, en el caso de la fibra óptica, es un problema del ONT, el pequeño dispositivo que acompañará a nuestro router y el responsable de recibir la fibra óptica en nuestra casa.

Cable de fibra conectado.

Si el problema es del ONT, el fallo puede estar en el cable de corriente de este (tal y como ocurría con el router) o en el cable de fibra, ya que si no le da señal al ONT correctamente, este tampoco la transmitirá al router. Lo ideal para comprobar y solucionar este escenario es que desconectes absolutamente todos los cables de ambos equipos, y los mantengas así unos minutos. Pasados estos, reconecta todo como estaba, y si se encienden más luces de tu dispositivo habrás dado con la tecla.

Reinicia el router

Un principio básico de la informática es que reiniciar un dispositivo puede ser la solución a todos sus males, y con un router no iba a ser diferente. Este proceso lo que busca es eliminar todos los procesos que pueden estar bloqueando el correcto funcionamiento del mismo, y aunque nos parezca que esté apagado puede que simplemente se haya bloqueado.

La mejor forma de reiniciar un router comienza por apretar el botón de apagado. Este botón se suele encontrar en su parte trasera, aunque es común ver algunos modelos con él en la parte lateral. Una vez hecho esto, procederemos a desconectar todos los cables y esperaremos un minuto o dos, ya que si apagamos y encendemos deprisa puede que el proceso no funcione correctamente.

Última solución: restaurarlo de fábrica

La última solución que podemos intentar es restaurar de fábrica el dispositivo. Esta medida siempre se considera como la «última bala» para gastar, puesto que si hacemos esto borraremos cualquier configuración que le hayamos puesto al router. Eso quiere decir que, por ejemplo, perderemos los puertos que tuviéramos abiertos o la contraseña del WiFi si se la hubiéramos cambiado.

Botón de Reset de un router

Ejemplo de botón de Reset.

Para restaurar de fábrica lo que tendremos que hacer será localizar una pequeña abertura que suele ir acompañada de la palabra «Reiniciar» o «Reset». Tendremos que coger un clip o un alfiler (algo delgado en definitiva) para poder pulsarlo, y deberemos aguantar al menos 30 segundos. Si el procedimiento funciona, deberían de encenderse las luces del router de inmediato.

Si ninguna de estas soluciones te ha funcionado, desgraciadamente se deberá a un fallo en el hardware del router. La única solución en este caso será que llamemos al servicio de atención al cliente de nuestra operadora para abrir una incidencia, y que nos den un nuevo dispositivo.

1 Comentario