Hacen volar las conexiones de fibra europeas a 600 Gbps

Prácticamente todos los países del mundo están interconectados por larguísimos cables de fibra óptica que soportan velocidades de transferencia espectaculares. Más allá de los cables submarinos, Europa cuenta con redes troncales que utilizan el Photonic Service Engine (PSE-V) de Nokia para interconectar centros de datos. Ahora, la compañía ha conseguido mejorar la velocidad de esa red.

Utilizando la quinta generación del PSE-V en una prueba real, Nokia ha anunciado que ha alcanzado una velocidad de transmisión de 600 Gbps. La prueba se ha realizado en la red terrestre de Go-Color de GlobalConnect para servicios de interconexión de centros de datos en los países nórdicos. La prueba valida el plan de GlobalConnect para actualizar sus redes troncales de larga distancia al sistema de transporte óptico Nokia 1830 PSI-M.

600 Gbps a una distancia de 781 km

En la prueba, Nokia demostró un rendimiento sin errores de hasta 600 Gbps en una distancia de 781 kilómetros. En ella, utilizaron once tramos de fibra y seis nodos ROADM con equipos Colorless Directionless Connectionless y Flexgrid (CDC-F). Las señales se enviaron a través de los canales de WDM de 100 GHz, los cuales ofrecen una eficiencia excepcional. La red podría escalarse a una capacidad total de 28,8 Tbps a través de la banda C+.

centro de datos

Centro de datos

La velocidad de 600 Gbps sólo está garantizada para unas distancias determinadas. No obstante, el sistema puede alcanzar velocidades de hasta 400 Gbps en cualquier distancia a través de los 100 GHz, ayudando a reducir costes de red y consumo energético por cada bit que pasa por los cables.

La importancia de los DCI

La interconexión de centros de datos (DCI) es una parte clave para el funcionamiento rápido y eficiente de Internet. Esta parte permite que dos instalaciones puedan compartir recursos. En el pasado, se utilizaban como redes de respaldo, pero actualmente se utilizan para gestionar más eficientemente los recursos y repartir las cargas.

Gracias a los DCI, las empresas pueden escalar su infraestructura conforme aumenta el tráfico de Internet. En el paso, las redes se interconectaban más con el resto de Internet, pero recientemente el tráfico ha aumentado entre los centros de datos, de ahí que cada vez se requieran conexiones más rápidas entre estos centros que conexiones externas al resto de Internet.

Esto también permite una mejora en la seguridad, ya que el intercambio de información se hace cifrado y entre otros DCI con medidas de seguridad equivalentes. Por ello, la mejora de velocidad en estas interconexiones permitirá disfrutar de servicios más estables y con más capacidad para el futuro. Actualmente, las redes utilizan también el PSE-Vc, donde la «c» significa «compact», y que alcanza velocidades de entre 100 y 400 Gbps.