No todo es velocidad: existe el jitter y así afecta a tu conexión

Las conexiones de fibra óptica son cada vez más rápidas. Los operadores están subiendo las velocidades a cifras de 500, 600 y 1.000 Mbps, con la mínima disponible siendo de 100 Mbps. Todas estas conexiones tienen algo en común si se contratan dentro de un mismo operador: que la latencia y el jitter que ofrecen son las mismas, siempre y cuando no haya otras personas saturando nuestra red con su conexión.

La latencia que tenemos con la fibra óptica tiene la ventaja de ser muy baja y estable. En las zonas de la península más alejadas de Madrid, tenemos latencias incluso de menos de 20 ms, mientras que, en la propia Comunidad de Madrid, la latencia suele situarse al mínimo que permite la tecnología GPON. Con la XGS-PON, la latencia baja aún más a cifras de 1 ms o incluso 0 ms dependiendo de dónde esté el servidor con el que estemos haciendo la prueba.

El jitter: ¿es estable tu latencia?

Sin embargo, hay diversos factores que pueden afectar a esa estabilidad de la latencia. Por lo general, es difícil que haya algún problema técnico por parte del operador, ya que las conexiones de fibra óptica son muy estables. Sin embargo, dentro de casa podemos tener multitud de problemas.

Por ejemplo, si tenemos fibra de 100 Mbps y somos varios en casa, no es difícil que alguien sature la conexión si está descargando un archivo, o hay varias personas viendo Netflix a la vez. En esas situaciones, incluso si tenemos un QoS bueno que priorice la conexión gaming, vamos a tener algo de inestabilidad en la señal.

jitter

Esos problemas de inestabilidad pueden ser aún mayores si utilizamos conexión WiFi. Si estamos alejados del router, o tenemos a varias personas haciendo uso del router por WiFi, se empieza a formar «cola», y los datos que llegan a nuestro ordenador o consola pueden demorarse unos cuantos milisegundos y hacer la conexión inestable.

Esos tiempos de espera inestables es lo que se conoce como jitter. El jitter es una fluctuación medida en milisegundos, que mide la variación de retardo entre los paquetes que recibimos. Si una red se congestiona, el tiempo de espera aumenta, y por tanto el jitter.

Incluso pueden perderse paquetes, lo cual genera, por ejemplo, tirones y teletransportes en un juego online al perder momentáneamente el paquete que determina la posición de una persona, y recuperarla de golpe después. Por ello, el personaje en un juego puede moverse hacia atrás y hacia delante muy rápidamente al haber perdido el orden correcto de los paquetes y tener que compensar y corregir esa pérdida.

Cómo mejorar el jitter

Aunque el jitter suele notarse más en situaciones como el juego online, que es muy sensible a la latencia y la inestabilidad, también puede que notemos problemas en el tráfico de voz en apps como Discord. Cuanto más cercano sea a cero, mejor. Si el jitter que tenemos es de cero, significa que nuestra conexión es perfectamente estable y no estamos sufriendo ninguna pérdida de paquetes, y que todos están llegando en orden.

En juegos como CS:GO es normal que haya alguna inestabilidad con conexiones de fibra, pero casi siempre es de 0,4 ms o menos. En la siguiente imagen podemos ver el jitter en la zona que pone «var», indicando variación.

Por tanto, para reducir el jitter es importante tener un buen router con MU-MIMO con canales independientes si jugamos por WiFi, o en su defecto utilizar un cable Ethernet para garantizar la mejor estabilidad. Si hay mucha gente usando Internet en casa, quizás necesites contratar más velocidad de fibra.

¡Sé el primero en comentar!