Nueva victoria de la libertad de expresión: se puede advertir de estafadores y timadores

Hay muchas empresas que no aceptan las críticas; ni siquiera aunque esas críticas, por ácidas u ofensivas que suenen, sean ciertas. Eso fue lo que les pasó a dos empresas acusadas por multitud de personas de estafar por teléfono a personas mayores y vulnerables. Las quejas de los usuarios afectados fueron publicadas en la web de ListaSpam.com, y las empresas decidieron demandar a la web en la que se habían vertido las críticas. Por suerte, se ha hecho justicia.

Así lo ha anunciado hoy ListaSpam, en un proceso legal que se inició en 2017. Las dos empresas de telemarketing que denunciaron a la web eran Bennu AGMC e Iberhome 2015, y ambas fueron acusados por multitud de usuarios de llamar por teléfono a personar vulnerables y prometerles un regalo gratis, que generalmente era una olla express.

Ese regalo era entregado en el domicilio de la persona por un comercial de esas empresas, pero a cambio el comercial intentaba vender otros artículos, como enciclopedias, colecciones de libros o colchones, a precios muy elevados y con una financiación abusiva.

Demandaron a ListaSpam por sus usuarios

Los hijos de los afectados no tardaron en empezar a verter críticas hacia ambas empresas en webs como ListaSpam.com, después de que vieran que sus familiares habían comprado productos con un precio muy por encima del de mercado. En esos comentarios se proferían insultos como «estafadores», «engañancianos», «timadores», «basura» e «hijos de puta».

Desde 2017 ha habido varios juicios, los cuales ha ganado ListaSpam en su totalidad. Sin embargo, las empresas los han ido recurriendo, y ahora finalmente el Tribunal Supremo ha dictado sentencia, avalando los comentarios de los usuarios y dándole la razón a la página web.

La libertad de expresión prevalece

Según el juez, las críticas sobre el modo de actuar de las empresas deben ser conocidas por la opinión pública, y en este caso prevalece el derecho fundamental a la libertad de expresión. Además, también se reconoce la existencia de la necesidad de un debate público sobre la legalidad o moralidad de estas prácticas, de ahí que se ampare el poder tratar de ellas en una web de acceso libre para los usuarios.

Las empresas pedían 12.000 euros a ListaSpam por un ataque contra su honor, además de borrar todos los comentarios negativos que había de ellas en la web. Ahora, las empresas tendrán que pagar las costas judiciales.

Webs como ListaSpam son muy importantes en la red, ya que nos permiten comprobar rápidamente un número de teléfono para ver si se trata de una estafa, o si en su lugar se trata de un número de teléfono de fiar como puede ser el de una empresa de reparto que nos tiene que traer un paquete.

Algunas empresas utilizan la técnica de llamar desde decenas o incluso cientos de números de teléfono diferentes para intentar despistar a los usuarios y saltarse los bloqueos que se suelen imponer a estos números, y en muchos casos vulnerando la Lista Robinson. Por desgracia para ellos, prácticamente todos tienen sus correspondientes comentarios en webs como ListaSpam.