Cómo cambiar el logo de inicio de Windows 10

Cómo cambiar el logo de inicio de Windows 10

Carlos González

Todo sistema operativo tiene algo que se denomina boot screen; es decir, pantalla de arranque. Y en la misma, lo habitual es que aparezca el correspondiente logo del sistema. Es lo que ocurre en Windows 10, y viene heredado de todas las versiones anteriores de Microsoft. Pero, aunque la compañía de Redmond incluye su propio logotipo oficial de Windows 10, como no podía ser de otro modo, nosotros lo podemos modificar. Podemos cambiar el logo de inicio de Windows 10 y poner lo que nosotros queramos.

Si nos estamos planteando hacer un cambio de este tipo, seguramente ya habremos trasteado entre los ajustes del sistema y nos hayamos dado cuenta que es algo que el propio sistema operativo de Microsoft no nos ofrece realizar desde los ajustes o configuración del mismo.

En otras ocasiones, hemos visto cómo un cambio en el registro de Windows 10 nos permite realizar algunos cambios a los que no tenemos acceso desde la propia interfaz gráfica del sistema, pero lo cierto, es que en esta ocasión hay que ir un poco más allá. Por lo tanto, antes de hacer ningún cambio es importante que leas bien todos los requisitos y pasos a realizar para cambiar el logo de arranque de Windows 10 y si te decides a ello, saber que es bajo tu responsabilidad.

Requisitos para poder cambiar el logo

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay un requisito imprescindible para poder cambiar el logo de inicio de Windows 10. El requisito no es otro más que UEFI como sistema de arranque. En caso de que usemos BIOS, entonces no podremos hacer el cambio en nuestro ordenador.

La herramienta que vamos a usar para el cambio únicamente es compatible con sistemas UEFI, de ahí que tengamos esta restricción con los equipos que no admitan UEFI. Si está ejecutando una configuración que utilice el cargador de arranque dual, lo más seguro es que se esté utilizando el cargador de arranque heredado y en ese caso, no podremos usar esta herramienta. En el caso de que no sepamos si nuestro sistema es compatible con UEFI, nada más ejecutar la herramienta que mencionamos, nos aparecerá un mensaje indicando que el sistema no ha sido encontrado.

También debemos asegurarnos que el arranque seguro esté desactivado, algo que tendremos que hacer también a nivel BIOS. En cada fabricante nos podremos encontrar esta opción en una ruta diferente o con un nombre distinto, por lo que tendremos que buscar bien o consultar el manual.

Por otro lado, si nuestro ordenador muestra el logotipo del fabricante, entonces tampoco podremos cambiarlo porque se almacena en el firmware.

Pasos para cambiar el logo de inicio de Windows 10

La herramienta o aplicación a la que nos referimos es HackBGRT, la cual podemos conseguir de forma totalmente gratuita desde el siguiente enlace a Github. Por lo tanto, lo primero que podemos hacer es seguir el enlace anterior y realizar la descarga.

Antes de seguir con el proceso, es recomendable crear un punto de restauración del sistema, ya que si nos encontramos con algún problema, podremos recuperarlo para tener el equipo tal y como lo teníamos antes del cambio. Una vez hecho esto, ya podemos ir a la ruta donde descargamos HsckBGRT, abrimos el ejecutable tras descomprimir el fichero comprimido en formato .zip, y veremos que se abre una consola de comandos.

En ella es donde podemos elegir la opción Instalar, basta con pulsar sobre la tecla I de nuestro teclado para que comience el proceso.Esto hará que se nos abra el bloc de notas para que podamos confirmar la configuración. No obstante, no es necesario que modifiquemos aquí absolutamente nada, basta con cerrar la ventana y automáticamente se abrirá Paint.

Al abrirse Paint podremos hacer cualquier dibujo, o importar una imagen. Esta misma imagen será la que más adelante se utilice como logo de arranque en Windows 10, así que es en este paso en el que realmente se define absolutamente todo con esta aplicación. Cuando terminemos de trabajar con la imagen en cuestión, lo único que tendremos que hacer es guardar como fichero en formato BMP/DIB de 24 bits y, de nuevo, la herramienta lo hará todo por nosotros.

Al pulsar sobre guardar, automáticamente se llevará la imagen al directorio que corresponde. Por lo tanto, la configuración quedará guardada exactamente como es necesario. Lo único que tenemos que hacer, si queremos comprobar los cambios que se han aplicado sobre el sistema, es reiniciar el ordenador y en el arranque del mismo deberíamos ver cómo aparece la nueva imagen que hemos creado, en lugar de mostrarse el logo de inicio de Windows 10 que viene configurado por defecto.

Si por algún motivo no se muestra la imagen que queremos y sigue saliendo la de Windows como logo de arranque, es posible que tengamos que editar el archivos de configuración que se nos abrió en el bloc de notas, especificar de forma manual la ruta de la imagen que queremos mostrar en el arranque del sistema y guardar los cambios.

Con la herramienta HackBGRT vamos a poder poner cualquier imagen, en lugar del logo de inicio de Windows 10 que aparece por defecto. Pero esta imagen tiene que ser en formato BMP de 24 bits y con encabezado de 54 bytes, unas características que podemos conseguir, por ejemplo, con Photoshop.